Economía

Remesas, a lidiar contra el peso fuerte

Los ingresos de los mexicanos en EU se ven afectados al igual que la dinámica laboral: analistas; estiman que hasta el segundo semestre de 2013 los envíos de dinero tendrán una ligera recuperación.

Por: Isabel Mayoral Jiménez |
Lunes, 04 de febrero de 2013 a las 06:03

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — La incertidumbre en torno a la desaceleración económica en Estados Unidos se reflejó en el bolsillo de los mexicanos en ese país, que en 2012 redujeron el monto de remesas que envían a sus familias del otro lado de la frontera.

Durante todo el año pasado, las remesas acumularon un total de 22,445.75 millones de dólares, monto que resultó 1.6% inferior a lo recibido en 2011, de acuerdo con datos del Banco de México (Banxico) y aun cuando son el segundo monto anual más alto están 14% por debajo del máximo histórico de 2007.

"La reducción de las remesas en la segunda mitad de 2012 refleja la lenta dinámica laboral en EU, principalmente de su sector constructor, con todo y que hacia el final del año repuntó visiblemente", explica Carlos González Martínez, subdirector de Análisis Económico de Scotiabank.

Adicionalmente, la reciente apreciación del tipo de cambio peso-dólar también pudo haber inducido el menor flujo de remesas en los últimos meses, pues de junio a diciembre de 2012 su promedio mensual pasó de 13.98 a 12.87 pesos por dólar, cuando en el mismo lapso de 2011 ocurrió lo contrario (subió de 11.80 a 13.75 pesos por dólar), destaca.

Este viernes, el banco central mexicano dio a conocer que las remesas familiares cayeron 4.4% en diciembre a tasa anual para ubicarse en 1,706.90 millones de dólares, con lo que acumularon seis meses consecutivos a la baja.

Sin embargo, la recuperación de la demanda interna derivará en un aumento de la confianza de los consumidores y un incremento en la creación de empleos, lo cual impulsará las remesas en 2013, estima el director de Estrategia Económica del Grupo Financiero BX+ Manuel Guzmán Moreno.

Las remesas "comenzarán a recuperarse en el segundo trimestre, y crecerán 1.6% en todo 2013 con respecto a 2012", expone en un análisis.

Agrega que un factor que podría catalizar el envío de dólares al país es el proyecto de ley migratoria en Estados Unidos, el cual estará listo en marzo y se votará probablemente en junio. De ser así, en la segunda mitad del año las remesas podrían acelerar su ritmo de crecimiento debido a una regularización de empleos que se reflejará en mayores ingresos.

BBVA Research indica que dos variables con las que las remesas guardan gran relación son el empleo de los migrantes mexicanos y el tipo de cambio (peso/dólar); cuando ambas se incrementan, también  aumentan los ingresos por remesas hacia México y lo contrario ocurre cuando disminuyen. Ambas disminuyeron en el segundo semestre de 2012.

En el ámbito regional, durante enero-diciembre de 2013 18 entidades del país concentraron 85.3% de las remesas (Michoacán, Guanajuato, Jalisco, México, Puebla, Oaxaca, Guerrero, Veracruz, D.F., S.L.P., Hidalgo, Zacatecas, Chiapas, Morelos, Sinaloa, Tamaulipas, Chihuahua, y Baja California); 17 reportaron un mejor desempeño que el promedio nacional, y en 12 aumentaron.

González Martínez, de Scotiabank, comenta que el menor dinamismo de las remesas siguió reflejando una lenta generación de empleo en EU, principalmente en su sector constructor que es donde se ocupa una proporción mayoritaria de la mano de obra inmigrante que procede de México.

"Así, y pese a que las contrataciones repuntaron en el último trimestre de 2012, resultó insuficiente para revertir la negativa evolución de las remesas en la segunda mitad del año, si bien ayudaron a moderar su ritmo descendente".

Aunque en Estados Unidos el empleo en algunos casos y para ciertos grupos parece mejorar, no ha sido en general la situación de los mexicanos, menciona BBVA Research.

Esto se ha debido a diferentes factores, entre los más importantes se encuentran: los migrantes mexicanos están concentrados en sectores con bajo crecimiento en el empleo, situación que se vio afectada por la sequía que se presentó en algunos estados que demandan mano de obra de migrantes mexicanos.

También, agrega, los migrantes mexicanos han sido de los principales afectados por las leyes antiinmigrantes, que ha llevado a algunos de ellos a moverse a otros estados y competir entre sí por ciertos empleos; además está el hecho de que la economía estadounidense demanda trabajadores con mayor calificación laboral y los mexicanos son -entre los grupos de migrantes con mayor presencia- los que tienen los niveles de escolaridad más bajos en promedio.

En principio para 2013 BBVA Research espera que el empleo para los migrantes mexicanos pueda tener cierta mejoría, pero no suficiente como para que las remesas tengan un impulso extraordinario, por lo que podrían ubicarse en niveles cercanos a los de 2012.

El Grupo Financiero BX+ explica que la caída se explica por dos factores. En primer lugar, a pesar de que los inicios de construcción de diciembre fueron superiores a lo estimado, los permisos de vivienda y las ventas de viviendas, tanto existentes como nuevas, crecieron menos que lo previsto por el consenso.

Esto derivó en que el empleo en el sector de la construcción avanzara a un ritmo anual de 0.75% en diciembre, en línea con la débil recuperación del sector.

En segundo lugar, la incertidumbre que rodeó las negociaciones en el Congreso estadounidense sobre la reforma fiscal y el alza en tasas impositivas se tradujo en un incremento del ahorro como proporción del ingreso de 4.1% en noviembre hasta 6.5% en diciembre, su mayor nivel desde mayo de 2009.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005EZT