Euro fuerte, ¿nueva amenaza para la UE?

Una moneda fuerte no ayuda a las exportaciones de la eurozona ni a su recuperación, dicen analistas; su apreciación se refleja en el fortalecimiento del peso, aunque el comercio México-Europa es bajo.

Por: Isabel Mayoral Jiménez |
Lunes, 04 de febrero de 2013 a las 13:52

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — Esta semana el foco de interés de los mercados financieros estará en las reuniones de política monetaria tanto del Banco Central Europeo (BCE) como del Banco de Inglaterra, en momentos en que la fortaleza del euro comienza a resultar incómoda para las exportaciones y la reactivación económica de la eurozona, consideran analistas.

A lo largo de la semana pasada, el euro observó mayor fortaleza con relación al dólar, favorecido por una mayor confianza por parte de los inversionistas de la región, la moneda se apreció 0.74% con relación a su contraparte estadounidense, al cerrar la semana en 1.365 dólares por euro.

En opinión de los analistas de Saxo Bank, en estricto rigor, de una forma u otra, hay que dejar que la periferia se devalúe. Por lo tanto, en algún momento del primer trimestre habrá una transición de la reducción de riesgos de cola hacia la visión de que el euro debe mantener su posición relativa en la carrera de la devaluación competitiva, en la que lleva tanto retraso hasta el momento.

Si eso no llegase a ocurrir, prevén que un repunte de la fuerza del euro conllevará una ruptura de la Unión Europea si el núcleo disciplinario ve cómo la periferia se despide de la unión monetaria europea. La primera gran prueba para la solidaridad europea serán las elecciones generales decisivas que tendrán lugar en Italia en el primer trimestre, destacan los estrategas de Saxo Bank.

"En Europa, ministros de finanzas se mantienen optimistas respecto a que algunas de las economías afectadas en la crisis salgan de ésta durante el 2013, como es el caso de Grecia, quienes estiman que el 2013 será el último año en el que su economía esté en recesión y que a partir de 2014 crezca", destaca Invex Grupo Financiero.

Un factor más que mantendrá el empuje positivo que se ha experimentado al inicio del año radica en la mejoría en los datos recientes en la zona euro. Destacan los datos de confianza que observan un mejor optimismo en la región, indica en su análisis semanal.

Sin embargo, reconoce que ello no implica que la zona euro esté ya en plena recuperación, los datos siguen demostrando débiles niveles y cifras por debajo de niveles de expansión; de ahí que la expectativa del mercado es que en su próxima reunión el BCE mantenga sin cambios su tasa de interés de referencia en sus bajos niveles actuales de 0.75%.

Europa es el tercer mayor socio comercial de México, después de Estados Unidos y China, pero el comercio de la segunda mayor economía de América Latina está muy concentrado en su vecino del norte, que compra alrededor del 80% de las exportaciones mexicanas, mientras que con Europa es aproximadamente de 5%..

La relación más fuerte se da a través de los mercados financieros y en los últimos días la fortaleza del euro ha beneficiado al peso que finalizó la semana en 12.60 por dólar, luego de haber alcanzado en el mercado interbancario una cotización máxima de 12.76 pesos.

En buena medida, la volatilidad respondió a la fuerte apreciación del euro, estima Análisis Santander, tras precisar que el mercado cambiario mexicano es de los pocos donde hay liquidez suficiente y no tiene trabas para cubrir posiciones, por lo que este movimiento del euro probablemente generó la volatilidad en la moneda mexicana.

En tanto, el área de Análisis Económico de Scotiabank alerta sobre la apreciación que ha registrado el euro que alcanzó mínimos no vistos desde 2011, mientras que el peso se apreció a niveles mínimos de 2012.

"Habrá que ver si con la reciente fortaleza del euro, que debe comenzar a ser incómodo para las exportaciones y para las perspectivas de reactivación económica de la región, el BCE comienza a expresar algo en este sentido o considera modificar su postura monetaria", indica en su informe semanal.

De acuerdo con el equipo de estrategas de Saxo Bank, no existen señales de un escenario positivo para el euro. La abrupta recuperación hacia finales de 2012 se produjo cuando el mercado se dio cuenta que los miembros de la Unión Europea están más comprometidos de lo que se pensaba.

No obstante, las "soluciones" actuales de una protección del Banco Central Europeo y una unión bancaria de la Unión Europea siguen sin ser un alivio real ante la deflación de la deuda en la periferia.

Incluso, si Alemania se dejase convencer para una unión aún mayor y para optar por los eurobonos, la Unión Europea sólo se mantendrá unida a largo plazo con una nueva relajación cuantitativa masiva por parte del BCE.

Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005F10