Economía

Austeridad o estímulo, el dilema del G20

La reunión del Grupo en Rusia es dominada por las discusiones sobre las políticas expansivas; se gesta disputa entre EU y Europa por la extensión de pacto para reducir déficits presupuestarios.

Viernes, 15 de febrero de 2013 a las 06:59
El G7 ha sido durante mucho tiempo el centro neurálgico de la diplomacia financiera. (Foto: Getty Images)
El G7 ha sido durante mucho tiempo el centro neurálgico de la diplomacia financiera. (Foto: Getty Images)
Otros enlaces
MOSCÚ (Reuters) — El Grupo de las 20 mayores economías del mundo se esforzaba este viernes por encontrar puntos en común sobre la moneda y el financiamiento, y quedaban al descubierto diferencias entre los que apoyan un gran impulso al crecimiento y los que prefieren más austeridad para reactivar a la economía mundial.

Una reunión en Moscú de funcionarios de los países del G-20, responsables por un 90% del producto interno bruto (PIB) del mundo y por dos tercios de su población, parecía que estaría dominada por discusiones sobre las políticas expansivas de Japón que han depreciado el valor del yen.

También se estaba gestando una disputa entre Europa y Estados Unidos sobre la extensión de una promesa para reducir los déficits presupuestarios más allá del 2016.

Un pacto alcanzado en Toronto en el 2010 expirará este año si los líderes no logran un acuerdo en una cumbre del G20 en San Petersburgo en septiembre.

El foro del G20, que elaboró un respaldo financiero enorme para detener un colapso del mercado en el 2009, está de vuelta en el centro de atención después de una semana en la que el más exclusivo Grupo de las Siete naciones industrializadas (G-7) intentó, y fracasó espectacularmente, hablar sobre monedas con una sola voz.

El G7 ha sido durante mucho tiempo el centro neurálgico de la diplomacia financiera. Pero la tensión entre Washington y Tokio ha aumentado en torno a la campaña del primer ministro Shinzo Abe para poner fin a dos décadas de deflación.

El G7 emitió una declaración conjunta el martes reafirmando su "compromiso de larga data con los tipos de cambio determinados por el mercado". Sin embargo, la muestra de unidad se vio socavada rápidamente por declaraciones extraoficiales que criticaban a Japón.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi -aparentemente frustrado-, dijo en Moscú que los rumores sueltos sobre divisas eran "inapropiados, infructíferos y autoderrotantes".

Las políticas de los Bancos Centrales en la mayoría de las principales economías desarrolladas para inyectar dinero en sus sistemas bancarios han elevado la posibilidad de "devaluaciones competitivas" en la medida en que cada país intenta impulsar sus exportaciones al debilitar a sus monedas.

Draghi declinó -en línea con su política- decir si el tipo de cambio del euro era apropiado, pero notó que estaba en línea con promedios a largo plazo en términos nominales y reales.

El presidente de Francia, François Hollande, planteó la semana pasada la posibilidad de interferencia política en la política cambiaria cuando llamó a establecer una meta de mediano plazo para el valor del euro, una medida para contrarrestar su apreciación reciente.

"Temo una politización del tipo de cambio", comentó el consejero del BCE Jens Weidmann -que también es el jefe del banco central alemán- en una entrevista con Bloomberg.

EU vs Europa

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, declaró en una entrevista radial antes de viajar a Moscú que esperaba que el G20 respalde la posición del G7 sobre las monedas.

El viceministro de Finanzas del anfitrión Rusia, Sergei Storchak, dijo que la discusión de la redacción está resultando "difícil", pero indicó que el texto final no hará una crítica específica a Japón.

"No hay una devaluación competitiva, no hay guerras de divisas", dijo Storchak a los reporteros. "Lo que está ocurriendo es la reacción del mercado a la toma de decisiones exclusivamente interna", agregó.

Cuando el G20 se reunió en noviembre pasado, su declaración contenía un llamamiento a "abstenerse de toda devaluación competitiva de monedas", lo que fue omitido por el G7 esta semana, y que Tokio asumió era una señal de aprobación a su política.

Indonesia, una de las economías emergentes de la región Asia-Pacífico, dijo que estaba menos preocupada sobre la tasa cambiaria del yen que sobre el crecimiento japonés.

"Si los japoneses aumentan su demanda interna, eso ayudará a Indonesia, especialmente por el lado de las exportaciones", comentó el vicegobernador del Banco Bentral de Indonesia, Hartadi Sarwono.

Estados Unidos, dijeron fuentes de la delegación del G20, está bloqueando los intentos de acordar un compromiso para reducir los préstamos, una postura que refleja el enfoque de Washington en aplicar políticas expansivas hasta que el desempleo baje.

La mayor economía de la zona euro, Alemania, y el Banco Central Europeo, quieren un nuevo compromiso de endeudamiento, en línea con su propia medicina dura para la debilitada periferia del bloque de moneda única.

Un documento sobre la posición de la Unión Europea delineó la disputa en términos duros. Afirmó que Estados Unidos "no está listo para comprometerse a (...) una meta numérica".

"La Unión Europea considera esencial acordar metas creíbles y ambiciosas", sostiene el documento obtenido por Reuters.

Una alta fuente del G20 dijo este jueves por la tarde que no habrá un comunicado separado sobre monedas. Se insertaría un pasaje en el comunicado principal, pero no reiteraría la línea del G-7 de que "no buscaremos tasas cambiarias".

Eso, dijo la fuente, no sería aceptable para China, que ahora es la segunda mayor economía del mundo y tiene buena parte de sus 3.3 billones de dólares en reservas extranjeras en bonos del Tesoro estadounidense.

Funcionarios rusos observan que Japón no ha intervenido en los mercados cambiarios para debilitar al yen, lo que sugiere que Tokio no sería individualizado como un malhechor.

Japón defenderá política

El gobernador del Banco de Japón, Masaaki Shirakawa, defenderá en las conversaciones del Grupo de los 20 el audaz enfoque de Tokio para el alivio monetario, al decir que las políticas apuntan a estabilizar la economía doméstica.

"El Banco de Japón ha dado un paso audaz hacia el alivio monetario y vamos a explicar eso", dijo Shirakawa a periodistas en Moscú antes de una reunión de ministro de Finanzas y funcionarios de bancos centrales del G20.

"Estamos llevando a cabo una política monetaria centrada en la estabilidad de nuestra economía nacional para escapar de la deflación y lograr un crecimiento sostenible en el marco de la estabilidad de precios", dijo Shirakawa, quien asiste a su última cumbre del G20 antes de dejar el cargo.

Shirakawa dijo también que la debilidad del yen en los mercados cambiarios refleja la menor aversión al riesgo entre los inversores.

"La economía mundial está mostrando ciertos signos positivos. Los últimos riesgos están retrocediendo en Europa y Estados Unidos ha evitado caer en el 'abismo fiscal'", dijo Shirakawa a la prensa.

"El principal factor detrás de debilitamiento del yen está en el retroceso de la aversión al riesgo entre los inversores. La demanda por el yen como refugio seguro ha disminuido y eso ha provocado que el yen se debilite", agregó.

"Parloteo inútil"

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, y los dos funcionarios alemanes del BCE rechazaron este viernes cualquier presión política para apuntar a una meta determinada en el tipo de cambio del euro, antes del encuentro de ministros de Finanzas del Grupo de los 20.

En conversación con periodistas antes del encuentro en Moscú, Draghi dijo que los recientes dichos descuidados sobre las monedas eran "inapropiados, inútiles y contraproducentes".

El presidente del Bundesbank alemán, Jens Weidmann, una voz de peso en el Consejo de Gobierno del BCE y con el que Draghi se ha enfrentado en el pasado, dijo más temprano que el euro no estaba sobrevalorado seriamente y que el BCE no cambiará la política monetaria solo en base a su impacto en la inflación.

"Todo este parloteo que se ha realizado en las últimas semanas es o bien inapropiado, o inútil, y en todos los casos es contraproducente", dijo Draghi en Moscú tras reunirse con funcionarios del Banco Central Ruso.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005G2B