Diversificar economía, el reto de Correa

El mandatario de 49 años impulsó la expansión del país sudamericano en los 6 años como presidente; su reto es atraer inversiones para mantener el crecimiento y reducir la dependencia del petróleo.

Lunes, 18 de febrero de 2013 a las 13:48
Rafael Correa acaba de ganar la reelección presidencial en Ecuador con una abrumadora mayoría. (Foto: AP)
Rafael Correa acaba de ganar la reelección presidencial en Ecuador con una abrumadora mayoría. (Foto: AP)
Otros enlaces

QUITO (Reuters) — Rafael Correa, quien acaba de ganar la reelección presidencial en Ecuador con una abrumadora mayoría, encara sus nuevos cuatro años de Gobierno con el reto de atraer inversiones para mantener el crecimiento de la economía y reducir la dependencia del petróleo sin comprometer sus políticas socialistas.

El mandatario de 49 años ha impulsado la expansión del país sudamericano en los seis años que ya lleva en el cargo apoyado en proyectos de infraestructura, hospitales y escuelas, al tiempo que ha sacado a millones de la pobreza con programas de asistencia directa.

Pero en su carrera tomó medidas que ampliaron el control del Estado en el clave sector petrolero, lo que dejó al país de 15 millones de habitantes aún más dependiente de los ingresos por la explotación del crudo.

En una entrevista con el canal regional de noticias Telesur, Correa destacó el lunes algunas reformas urgentes para su nuevo periodo presidencial.

"Lo primero que vamos hacer es desbloquear leyes fundamentales que han estado durmiendo el sueño de los justos por años (...) Por ejemplo, ley de aguas, ley de tierra, el nuevo código penal, la ley de comunicación".

Las leyes de aguas y tierras apuntan a una mejor distribución y uso de los recursos, mientras que la ley de comunicación es parte de su cruzada para combatir a medios de comunicación privados de tendencia opositora a los que ha acusado de corruptos.

Al mismo tiempo, el Gobierno está llevando a cabo proyectos como represas hidroeléctricas para reducir su propia dependencia de los combustibles fósiles.

En una nota de investigación, la consultoría IHS dijo que "los sectores que más probablemente serán afectados por el renovado radicalismo de Correa serán las industrias bancaria, de medios y de la banana".

Pero añadió que Correa, que ha buscado promover la inversión extranjera en el país de 15 millones de habitantes, podría suavizar las condiciones en sectores claves como la minería.

La calificadora de riesgo Fitch dijo en un reporte que espera pocos cambios en las políticas del Gobierno de Correa. Pero aseguró que una continuación de la inversión pública podría seguir impulsando el crecimiento económico.

"Similarmente, los proyectos de infraestructura básica podrían reducir el costo de hacer negocios e impulsar más inversión privada, un elemento clave en el mantenimiento de altas tasas de crecimiento. La inversión extranjera directa se ha mantenido baja durante la administración del presidente Correa", afirmó la calificadora.

Luego de que Correa decidió en el 2008 una moratoria de deuda internacional por unos 3,200 millones de dólares, el país ha perdido su acceso a los mercados internacionales de financiamiento.

Mr. Simpatía

Los críticos de Correa, un economista formado en Europa y Estados Unidos, dicen que buena parte del éxito de su gobierno se ha debido a los elevados precios del petróleo -Ecuador produce unos 500,000 barriles diarios de crudo- y lo acusan de ser un político autoritario que se ha peleado con diversos sectores.

Pero el mandatario recordó este lunes que a él lo eligieron "presidente de Ecuador, no mister simpatía".

Para llevar adelante varias de esas reformas, el presidente necesitará contar con una mayoría de al menos 70 escaños en la Asamblea Nacional de 137 miembros, que también fue renovada el domingo.

La autoridad electoral, el CNE, aún no ha dado a conocer esos resultados, pero Correa dijo que confía en obtener una amplia mayoría.

Mirada regional

Los programas de subsidios y empleo le ganaron un sólido apoyo en una nación donde, según indicadores oficiales, la pobreza ha bajado desde 37% hasta un 27% de la población desde que Correa asumió en el 2007.

Y su retórica antiimperialista y sonadas renegociaciones con petroleras, mineras y telefónicas ganaron la aprobación de líderes ideológicamente cercanos como el convaleciente venezolano Hugo Chávez -a quien dedicó su triunfo del domingo- el nicaragüense Daniel Ortega y la argentina Cristina Fernández, entre otros.

Correa, quien en el pasado ha dicho que no estaba interesado en asumir un liderazgo regional ante la abrupta salida de escena de Chávez -que se recupera de una complicada operación por el cáncer que padece- pareció sin embargo estar menos cerrado a la posibilidad luego de su triunfo.

"No buscamos nada para nosotros, estaremos donde seamos más útiles, donde podamos servir mejor a nuestros conciudadanos, a nuestros hermanos latinoamericanos", afirmó mientras sus partidarios celebraban en la andina capital, Quito.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005G8J
recomienda
Patrocinado por