Banco de Japón, rehén de la política

El Gobierno quiere evitar que el cargo de jefe del Banco Central quede vacante por semanas; estudia varios candidatos que pueden contar con el apoyo de la oposición.

Miércoles, 20 de febrero de 2013 a las 10:01
TOKIO (Reuters) — El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, quiere evitar una crisis como la ocurrida en el 2008 cuando el cargo de gobernador del Banco Central estuvo vacante por semanas, por lo que está estudiando los pliegos de los candidatos potenciales para contar con el crucial apoyo de la oposición.

La dinámica política podría complicar la situación del favorito a liderar el Banco de Japón (BOJ, por sus siglas en inglés), Toshiro Muto, un ex alto funcionario del Ministerio de Finanzas que fue rechazado para el puesto hace cinco años cuando el opositor Partido Democrático de Japón (PDJ) reprobó su nombramiento.

A diferencia del 2008, el PDJ no parece estar dispuesto a descartar a ex funcionarios en esta oportunidad, pero aún permanecen las dudas sobre su postura.

Fuentes políticas, que pidieron no ser identificas por la sensibilidad del tema, dicen que el apoyo del PDJ y de otros partidos opositores menores son claves para determinar quién obtendrá el puesto.

El gobernante Partido Democrático Liberal (PDL) de Abe y su socio menor en la coalición carecen de una mayoría en la Cámara alta del Parlamento, que debe ratificar la nominación del Gobierno.

"El punto predominante es que la nominación se desarrolle sin problemas y con la menor controversia posible en el Parlamento", dijo Jesper Koll, director de investigaciones de activos en JP Morgan en Tokio.

Abe ha prometido controlar la deflación que ha afectado la economía japonesa por décadas y dejó en claro que desea impulsar acciones agresivas de política monetaria tras el reemplazo de Masaaki Shirakawa, quien dejará su cargo al frente del Banco Central junto a dos de sus asesores el 19 de marzo.

Por el momento Abe, que volvió al poder como primer ministro tras las elecciones de diciembre, ha tenido altos niveles de apoyo entre los votantes, pero debe mantener el impulso ganado de cara a unos comicios de la Cámara alta previstos en julio.

"Hasta el momento, ellos han logrado implementar todas sus propuestas. El presupuesto adicional fue aplicado y el Banco de Japón estableció el objetivo del 2% de inflación en un tiempo récord", sostuvo Koll.

El ministro de Economía Akira Amari dijo el martes que Abe "comenzaría los trabajos en terreno" para buscar un acuerdo con la oposición tras su regreso de su visita del 21 al 24 de febrero a Estados Unidos, donde explicará al presidente Barack Obama sus planes de elevar los gastos y aplicar una política monetaria ultra expansiva.

El Gobierno de Abe ha dicho que desea tomar la decisión sobre la nominación a fines de febrero.

Un acuerdo sellado el martes entre los principales partidos para remover una regla bajo la cual cualquier nominación filtrada a la prensa es desechada automáticamente facilita sostener negociaciones no oficiales entre las agrupaciones políticas, según fuentes informadas.

El Partido Democrático de Japón, que era el mayor bloque opositor en el país cuando expiró el mandato del gobernador del Banco Central en el 2008, se rehusó a ratificar a candidatos del Gobierno como Muto que habían sido funcionarios del Ministerio de Finanzas, argumentando que ello comprometería la independencia de la entidad.

La negativa generó una crisis de varias semanas antes de que se produjera una ratificación para ocupar el cargo.

Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005GEP
recomienda
Patrocinado por