ALERTA »  El dólar supera los 14 pesos en bancos

Columna invitada

Los problemas de los recortes en EU

El 1 de marzo, los ajustes presupuestarios afectarán en diferentes maneras, advierte Jeanne Sahadi; entre sus principales inconvenientes es que son generalizados y no abordan el problema de la deuda.

Por: Jeanne Sahadi* |
Lunes, 25 de febrero de 2013 a las 06:01
NUEVA YORK (CNNMoney) — Pocos tienen algo bueno que decir acerca de los 85,000 millones de dólares en recortes presupuestarios que entrarán en vigor el 1 de marzo en Estados Unidos, y por una buena razón.

Los recortes son una mala política.

Son indiscriminados: Hacen mala fama a los recortes de gastos. La legislación que los regula requiere que se apliquen de manera uniforme en todos los ámbitos.

En otras palabras, la carne del Gobierno será recortada junto con la grasa, y en los mismos porcentajes en muchos casos. Así que proyectos e inversiones necesarias serán recortados en la misma medida que proyectos hinchados que tienen funciones duplicadas. Y la gente que hace un buen trabajo perderá sus empleos o recibirá un pago justo igual al de las personas que hacen un trabajo deficiente.

"No hay negocio en un país que realiza sus recortes en todos los ámbitos. Debes... tratar de recortar quirúrgicamente esas cosas que tienen el menor efecto negativo sobre la productividad", dijo Erskine Bowles, quien copresidió la comisión fiscal del presidente Barack Obama, en un desayuno del grupo de medios Politico esta semana.

Recortan desde la parte más pequeña del presupuesto: La mayoría de los recortes provendrá de gastos discrecionales -defensa y no militares- que en conjunto representan poco más de un tercio de todo el gasto.

Además, el gasto discrecional ya ha sido objeto de recortes de gastos. Tanto así que incluso sin los recortes del 1 de marzo, el gasto discrecional está en vías de caer a un mínimo de 50 años como proporción de la economía a finales de la década.

Eso no quiere decir que no sea posible recortar más los gastos discrecionales, pero la magnitud, la forma y el tiempo de los recortes del 1 de marzo son poco aconsejables.

En realidad, no abordan la deuda: La ironía es que aunque los recortes al gasto reducirán el déficit, no van a hacer nada por evitar que la deuda de Estados Unidos crezca a un ritmo insostenible.

Eso es porque los verdaderos impulsores de la deuda del país -en particular los programas de prestaciones de Seguridad Social y Medicare- están en gran medida exentos de los recortes del 1 de marzo.

Los grandes programas sociales ocupan la mayor parte del presupuesto ahora -alrededor del 43% del gasto total- y absorberán porciones cada vez más grandes en las próximas décadas, debido al envejecimiento de la población y el costo aún en rápido crecimiento de la atención de salud.

De hecho, el gasto en prestaciones y los intereses de la deuda, si no se produce ningún cambio, crecerán más rápido que la economía de manera indefinida.

"Ellos siguen recortando el tercio del presupuesto que ya ha sido seriamente presionado por los límites de gasto (de la Ley de Control de Presupuesto de 2011), sin tomar ninguna acción significativa sobre el gasto en prestaciones sociales o desembolsos fiscales", dijo el experto en presupuestos Charles Konigsberg.

Así que, considerando todas las huelgas en su contra, ¿por qué el llamado secuestro sigue en su sitio? Debido a que los legisladores no pueden ponerse de acuerdo para reemplazarlo con algo mejor.

Podrían resolverlo a finales de marzo - o el 27 de marzo, para ser más precisos. Es entonces cuando el proyecto de ley de financiamiento actual, conocido como una resolución continua, expirará. Si el Congreso de EU no aprueba uno nuevo, el Gobierno entrará en un cierre el 28 de marzo.

Ésa es una perspectiva poco atractiva para ambas partes.

Así que es posible que la amenaza de un cierre del Gobierno, junto con la ira pública por los recortes -que afectarán a los estadounidenses en miles de formas- podría obligar a los legisladores a deshacer al menos algunos de los recortes presupuestarios del 1 de marzo antes de que hagan demasiado daño.

La autora es columnista senior de CNNMoney*.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005GMR