Economía

Deuda pública, la herencia italiana

El ganador de las elecciones deberá tener un plan concreto para reducir el endeudamiento de 2.7 bdd; los inversionistas no esperan reducciones significativas en el corto plazo, según analistas.

Domingo, 24 de febrero de 2013 a las 06:00
MILAN (Reuters) — Quienquiera que gane las elecciones en Italia heredará una deuda pública de 2 billones de euros (2.7 billones de dólares) que está consumiendo fondos muy necesarios para generar crecimiento.

Equivalente al 126% del Producto Interno Bruto (PIB), la deuda italiana está en su máximo nivel desde la Primera Guerra Mundial.

El saliente Gobierno tecnócrata de Mario Monti ha aplicado severas medidas de austeridad desde noviembre de 2011 que han evitado que el país entre en un colapso financiero al estilo de Grecia, aunque no han detenido el crecimiento de la deuda.

Las recetas antideuda

En las jornadas previas a las elecciones parlamentarias del 24 y 25 de febrero, los principales partidos han anticipado sus recetas para reducir la deuda.

El movimiento contestatario 5 Estrellas quiere que se suspenda temporariamente el pago de tasas de interés sobre bonos del Gobierno italiano, algo que esencialmente derivaría en una situación de omisión de pagos.

El Pueblo de la Libertad, el partido de Silvio Berlusconi, propone una venta masiva de activos estatales.

El Partido Democrático, de centroizquierda y líder en las encuestas de opinión, planea privatizar algunas empresas y negociar objetivos de deuda más flexibles con la Unión Europea, que actualmente pide reducirla al 60% del PIB en 20 años.

¿Qué dicen los especialistas?

Analistas indican que los inversores no esperan ninguna reducción significativa de la deuda en el corto plazo, dada la complicada recesión de Italia y su historia de anémicas tasas de crecimiento.

El servicio de la deuda italiana costó 80,000 millones de euros el año pasado, el equivalente al 5.5% del PIB y cuatro veces el presupuesto de austeridad implementado por Monti.

"Lo que Roma podría prometer es colocar la deuda en un camino de reducción con privatizaciones y políticas que apunten a crecer la tasa de crecimiento de la economía.

"Nadie piensa que Italia puede reducir su deuda hacia el 90% del PIB en pocos años. Un plan creíble para reducirla tardaría 20 años (...) Italia necesita una terapia de choque para su economía", opinó Alberto Alesina, profesor de Economía Política en la universidad de Harvard.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005GPT