EU, lejos de lograr un pacto fiscal

Obama y varios republicanos se reunieron para tratar el presupuesto sin alcanzar algún avance; el presidente busca aumentar los impuestos y la oposición pretende más recortes al gasto.

Sábado, 16 de marzo de 2013 a las 19:30
Obama no ha logrado más apoyo de los republicanos para un aumento en los impuestos.  (Foto: Cortesía CNNMoney.com)
Obama no ha logrado más apoyo de los republicanos para un aumento en los impuestos. (Foto: Cortesía CNNMoney.com)
Otros enlaces

WASHINGTON (AP) — Durante una cena en un hotel de lujo cerca de la Casa Blanca, varios senadores republicanos querían saber si el presidente Barack Obama estaba dispuesto a apoyar un aumento gradual de la edad para tener acceso al Medicare, fijada a los 65 años desde la creación del programa de salud hace más de cuatro decenios.

El mandatario no se comprometió a ello, según varias personas presentes en el evento, y recordó la discusión sobre cambios para ahorrar costos al mismo programa gubernamental para adultos mayores a los que la mayoría de los principales legisladores demócratas se oponen resueltamente.

Uno de los presentes recordó más tarde que Obama "no trazó una línea clara" de hasta dónde se opondrá, pero el legislador se marchó con la idea de que el presidente "mostraría mucha resistencia" incluso si la medida pudiera destrabar un acuerdo largamente esperado para reducir el déficit y la creciente deuda federal.

Ese legislador y algunos de los otros que describieron lo ocurrido en las reuniones hablaron a condición de no ser identificados, ya que las discusiones debían ser privadas.

El momento políticamente tenso ocurrió al comienzo de la muy publicitada serie de reuniones recientes del mandatario con los legisladores de base. El hecho de que el presidente dedicara parte de su atareada agenda a las reuniones le ganó el aplauso de sus críticos más implacables. También hubo numerosas conversaciones entre los propios legisladores y altos asesores de la Casa Blanca.

No se anticipaba ningún avance sustancial y no lo hubo. A pesar de las palabras de aliento, John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes, lo resumió cáusticamente.

"Los republicanos quieren equilibrar el presupuesto. El presidente no. Los republicanos quieren resolver nuestro problema de deuda a largo plazo. El presidente no", expresó, al tiempo que agregó que a las dos partes les toca buscar un terreno común.

"A final de cuentas es un asunto de la Casa Blanca y el Senado... reunirse y estar dispuestos a alcanzar una solución negociada", dijo el presidente cuando salía del Capitolio el jueves.

Los republicanos le insistieron numerosas veces a Obama que él debe tomar la iniciativa, bajar de tono las críticas a ellos y presionar a los demócratas a que acepten concesiones en los programas de prestaciones sociales.

Una y otra vez, Obama les dijo a los republicanos que para que él haga concesiones sobre el Medicare y en otras áreas, ellos tienen que aceptar un aumento de impuestos.

Pero no hubo apoyo a un incremento fiscal, recordó uno de los comensales. Varios dijeron que esa postura se deriva del acuerdo de fines del año pasado de aumentar los impuestos en proyectos de ley que sólo incluían recortes de gastos menores.

En la última reunión el jueves, Obama expresó a los representantes demócratas que, al menos por ahora, no necesitan preocuparse de tener que hacer concesiones tales como reducir el aumento de las prestaciones en el Seguro Social con base en el alza en el costo de la vida y otros programas. Los republicanos, dijo, no están dispuestos a contemplar que el gobierno reciba suficientes ingresos adicionales por concepto de impuestos como para que la concesión valga la pena.

Pero, diferencias políticas a un lado, hubo una falta de confianza de fondo por parte de los republicanos. El representante Tom Price mencionó la falta de confianza de ambas partes. Según participantes en la reunión, Price achacó a la politiquería la demora de Obama en presentar un presupuesto esta primavera.

Por su parte, el senador John Thune mencionó una entrevista en que dijo que el presidente acusó a los republicanos de querer destrozar el Medicare, el Medicaid (el financiamiento gubernamental en servicios médicos para personas pobres) y el Seguro Social.

"Aquí nadie cree que se debe afectar esos programas", recuerda Thune haberle dicho a Obama. El presidente se mantuvo firme en su opinión y expresó que el plan republicano para convertir el Medicaid y los cupones de alimentos en asignaciones en bloque a los estados conduciría inevitablemente a fuertes recortes en los servicios a los necesitados.

Según todas las opiniones, el Medicare, que ofrece servicios médicos a millones de personas mayores, es la clave en un acuerdo de reducción del déficit.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005IT3