Patrocinado por

ALERTA »  La PGR catea instalaciones de Grupo México en Cananea, Sonora

Impuesto molesta a empresarios franceses

El Gobierno busca revivir un gravamen que cobra una tasa de 75% a quienes ganan 1 mde; los expertos consideran que el Gobierno no recudaría lo suficiente pese a esa tarifa.

Viernes, 29 de marzo de 2013 a las 13:10
El nuevo impuesto en Francia no alcanzará a quienes reciben ingresos en opciones de acciones: analistas.  (Foto: Getty Images)
El nuevo impuesto en Francia no alcanzará a quienes reciben ingresos en opciones de acciones: analistas. (Foto: Getty Images)
Otros enlaces

PARIS (Reuters) — El presidente socialista de Francia podrá quedar bien con algunos de sus partidarios al revivir un "súper impuesto" de un 75% sobre los salarios de 1 millón de euros (1.28 millones de dólares), pero su plan enojó a los empresarios este viernes y sedujo a pocos en la izquierda.

Francois Hollande anunció el jueves por la noche una revisión del proyecto, una promesa electoral que había sido rechazada por el Consejo Constitucional. La nueva versión alcanza a las compañías en lugar de los individuos.

Con la revisión podrá mantener una tasa impositiva que es emblemática, ya que pretende ser un símbolo de que se hace pagar a los ricos para sacar a Francia del declive económico. La principal corte francesa decía que tenía que limitarla al 66%, el máximo legal permitido para los individuos.

Pero reforzará la opinión de que Hollande es contrario a los negocios, y podría recaudar aun menos para un Gobierno necesitado de fondos de lo que preveía la versión inicial, que habría obtenido 200 millones de euros al año entre unos 1,500 millonarios.

"No entiendo la forma de pensar del presidente", dijo Laurence Parisot, responsable del grupo de empleadores Medef, llamando al súper impuesto un "golpe al sector empresarial".

El economista francés Thomas Piketty, un experto en impuestos, llamó a la medida propuesta "un parche".

"Es tan inútil como el plan original. Es simbólico e ineficiente y evita la cuestión mayor, que es la necesidad de una amplia reforma fiscal", dijo a Reuters.

Los analistas tenían dificultades para determinar cuántos contribuyentes grandes serían alcanzados pero muchos de los que tienen paquetes de un millón de euros reciben gran parte de la suma en beneficios como opciones de acciones, que probablemente queden exentas.

Un economista de BNP Paribas, Dominique Barbet, dijo que la nueva versión del impuesto tendría un efecto insignificante en la batalla para reducir el enorme déficit fiscal. "Es marginal", dijo.

El impuesto solo apuntaba a estar vigente por un par de años, por lo que las empresas podrían evitarlo ahora reteniendo los bonos por unos años o pagando a los empleados por medio de oficinas fuera de Francia.

"Es un impuesto simbólico que él quería conservar a toda costa, pero esto es ridículo y absurdo. Es muy decepcionante", dijo Michel Rousseau, jefe de la Fundación Concorde, un grupo de expertos liberal.

"No recaudará absolutamente nada, la gente evadirá como locos. Los franceses tienen capacidad para adaptarse a las malas noticias", agregó.

Hollande, quien enfrenta problemas para reforzar las arcas estatales y reactivar la inversión y el gasto en momentos en que se nublan sus metas para el crecimiento, el déficit y la creación de empleos, hizo el anuncio impositivo en una entrevista por televisión en la que buscaba resucitar la fe del público en él.

Incluso el diario de izquierda Liberation se refirió al tema. "Seguía repitiendo 'todos los instrumentos están sobre la mesa' como si todo lo que tuviéramos que hacer es esperar al 2015 para que el país se recupere", dijo en una editorial.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005JPT