Ticker
Economía

Reforma energética abre debate en México

La izquierda dice que el Gobierno quiere privatizar a Pemex al permitir la inversión extranjera; expertos indican que la petrolera necesita los recursos para modernizarse.

Miércoles, 19 de junio de 2013 a las 16:08

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — México asiste al resurgimiento de un debate en torno a la necesidad o no de permitir que la iniciativa privada participe de manera más amplia en la industria petrolera, en lo que se prefigura como una de las mayores pruebas de fuego a la capacidad del actual Gobierno para sacar adelante reformas consideradas vitales.

En medio de publicaciones en medios internacionales y comentarios esta semana del presidente Enrique Peña Nieto de que se exploran mecanismos para ampliar la capacidad de producción de petróleo mediante la participación del sector privado, algunas figuras de la izquierda han comenzado a advertir de posibles intentos oficiales de querer privatizar la industria.

Nacionalizada en 1938, la industria petrolera es uno de los mayores símbolos del nacionalismo y la soberanía mexicana, y ante cualquier comentario que algunos interpreten como privatizador de la estatal Pemex se desata de inmediato una serie de críticas.

Desde Londres, el presidente Peña Nieto dijo que su Gobierno planea promover una reforma energética que permita entre otras cosas la participación del sector privado en la industria petrolera, aunque insistió que eso no implicará una privatización.

Pero en México, miembros de la izquierda opositora reclamaron que el gobierno parece tener un plan para entregar el petróleo a empresas, sobre todo a raíz de un reporte del diario The Wall Street Journal que esta semana publicó que la administración de Peña Nieto busca que el sector privado pueda finalmente participar en la exploración y producción de crudo en lugares como aguas profundas, donde se estima que están cerca de la mitad de los recursos prospectivos del hidrocarburo.

"Algunos han creído que la participación del sector privado es privatizar. Al contrario... el Estado seguirá siendo propietario, dueño de los hidrocarburos del país, dueño del petróleo, pero necesitamos ampliar su capacidad", dijo Peña Nieto.

Tras el reporte del The Wall Street Journal, el Gobierno ha señalado que aún no se tienen los detalles de la reforma energética.

"Grave error estratégico para México la privatización de Pemex que Peña ofrece a USA (EU) y Reino Unido ,el PRD debe oponerse enérgicamente", escribió en su cuenta de Twitter, Marcelo Ebrard, ex alcalde izquierdista de la ciudad de México.

El líder del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Zambrano, dijo este miércoles en MVS Radio que el Ejecutivo actúa con una "audacia irresponsable" el creer que la modernización de Pemex pasa por "entregársela a extranjeros".

En los últimos años, los gobiernos han planteado una reforma en el sector petrolero que lo saque del estancamiento en que se encuentra, lo que para autoridades pasa por permitir la participación de empresas privadas ante la falta de capacitación y tecnología de Pemex.

El Gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) promovió una reforma energética para permitir que entraran empresas privadas a realizar trabajos con Pemex, aunque el Congreso modificó la iniciativa y sólo avaló participaciones limitadas.

Hacia 2004 México llegó a su pico de producción de crudo, con 3.4 millones de barriles diarios, aunque comenzó a caer hasta mantenerse en los niveles actuales de 2.5 millones de barriles diarios.

Para Lorenzo Meyer, académico y analista de la Universidad Nacional Autónoma de México, el petróleo es una parte esencial del nacionalismo mexicano y una apertura al sector privado puede ser interpretada como que el país fracasó en su capacidad de hacerse cargo y manejar una empresa como Pemex.

"Sólo la nacionalización del petróleo logró por fin hacer que el grueso de los mexicanos sintieran que algo en principio era suyo, (porque) se habían enfrentado a intereses muy poderosos extranjeros, se había triunfado y se tenía que demostrar que los mexicanos pueden con la industria petrolera, que no es algo tan difícil y fuera de sus alcances", dijo el experto a The Associated Press.

Para otros, sin embargo, es momento de superar el debate ideológico y darse cuenta de que Pemex no tiene la posibilidad de explotar el crudo por sí solo.

"Si no tenemos capital, si no tenemos tecnología, si no tenemos capacitación, si no tenemos lo más importante en el negocio del petróleo que es la distribución, pues ese recurso natural siempre estará allá abajo y no lo podremos transformar en un recurso que aporte mayor crecimiento y desarrollo a la economía del país", comentó a la AP Roberto Sánchez de la Vara, académico de la Universidad Iberoamericana.

Ambos académicos, sin embargo, coinciden en que la reforma energética será una de las principales pruebas que enfrentará el presidente y el llamado Pacto por México, un acuerdo firmado entre el Ejecutivo y los tres principales partidos políticos del país -incluido el izquierdista PRD- para sacar adelante iniciativas consideradas claves para el país y que hasta ahora se han traducido en la aprobación de modificaciones en materia educativa y en telecomunicaciones.

"Creo que va a ser una de las pruebas más difíciles, (junto) con la reforma fiscal", dijo Sánchez, para quien el gobierno deberá "hacer un gran trabajo político previo para se puedan llegar a concretizar".

El gobierno ha dicho que en el segundo semestre del 2013 presentará propuestas de reformas en materia hacendaria y energética.

Esas dos, consideró Meyer, "son las pruebas de fuego".


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005QER