Detroit, entre la agonía y la corrupción

Los negocios de cazarrecompensas son de los pocos que florecen en una ciudad con alta inseguridad; bomberos evitan el uso de escaleras hidráulicas porque no hay dinero para verificar su seguridad.

Sábado, 20 de julio de 2013 a las 11:22
WASHINGTON (EFE) — La quiebra de Detroit, la que fuera capital mundial del motor y una de las ciudades más prosperas del mundo, es la crónica de una muerte anunciada desde los años 90, cuando a la crisis industrial se sumaron la despoblación y gestiones corruptas.

El jueves se produjo lo que ya todos daban por inevitable: la petición de protección por bancarrota de la "Motown" por una deuda de 18,500 millones de dólares.

Se tratará de la mayor suspensión de pagos municipal de la historia estadounidense si la autoriza la justicia.

"La bola de consecuencias que Detroit ha acumulado durante décadas finalmente ha acabado con la ciudad en un tribunal federal de bancarrota; era algo inevitable", abría al día siguiente el editorial del periódico local Detroit News.

Detroit ha sido víctima de un círculo vicioso provocado por la agonía progresiva de la industria manufacturera, que disparó un éxodo poblacional, que a su vez hundió los ingresos municipales y finalmente, acompañado de casos de corrupción, obligará a que los acreedores asuman unas quitas de hasta el 90 % y devaluar las pensiones ahorradas por los funcionarios municipales.

Desde los años 50, cuando Detroit estaba en la cresta de su particular ola de prosperidad tras varias décadas de crecimiento al abrigo de Ford y General Motors, los 1.8 millones de habitantes, la mayoría de clase media acomodada, ponían la urbe al nivel de otras como Nueva York.

Edificios como Book Tower, la Estación Central de Corktown, el United Artist Theater o un gran número de referentes de la arquitectura art-déco, no son ahora más que una muestra fantasmagórica del lustre perdido.

Con 700,000 habitantes, alrededor de 60 % menos que en los niveles de los años 50 y con casi un tercio de ellos que viven por debajo del umbral de la pobreza, el ayuntamiento de Detroit no ha visto otra salida que reestructurar su deuda y pedir una suspensión de pagos histórica.

La ciudad, administrada desde marzo por el gestor estatal Kevin Orr, podría verse obligada a vender muchos de esos monumentos arquitectónicos en decrepitud o deshacerse de una impresionante colección de arte que incluye obras de Tintoretto o Matisse y que podría alcanzar en su conjunto los 2,500 millones de dólares, según cálculos de Detroit Free Press.

Mientras tanto, los autobuses públicos pueden tardar en llegar a su parada más de una hora, no hay suficientes ambulancias para atender emergencias y los bomberos tienen que evitar en lo posible utilizar escaleras hidráulicas porque no hay dinero para certificar su seguridad.

Las zonas verdes que no han cerrado y se han rendido a la mala hierba se financian, al igual que los museos, con aportaciones de los vecinos de la más pudiente zona suburbana que rodea a la depauperada Detroit.

El crimen se ha disparado en la ciudad hasta tal punto que pueden verse negocios de cazarrecompensas, de los pocos que parecen florecer en una ciudad llena de escaparates rotos.

La aislada prosperidad de Detroit está limitada a las gigantescas torres de cristal de General Motors, que mantiene a orillas del estrecho que une el lago Erie y Hurón la sede de la mayor empresa mundial del motor, y al extraño ambiente de los casinos del barrio griego de Greektown.

"Lo que le ha sucedido a Detroit no es muy diferente a lo que le pasó a la vieja Alemania del Este: la región perdió su racionalidad económica y los jóvenes se marcharon. En Detroit no hubo suficiente gente para pagar el legado de deuda que dejaron", indica el economista Edward Hugh.

Detroit ha sumado a la traumática reconversión industrial la mala gestión, con 20 años bajo la batuta de Coleman Young, que antes de su salida en 1994 no pudo lidiar con las crisis, el crimen y los conflictos raciales que pusieron las bases del éxodo y el declive.

Tras Young, el nuevo edil, Dennis Archer, decidió mejorar las cuentas con la llegada de casinos, desarrollo inmobiliario y nuevos estadios de futbol americano y beisbol, pero no consiguieron recuperar la economía municipal.

Entre 2002 y 2008 la ciudad se acercó definitivamente a la ruina bajo la gestión del alcalde Kwame Kilpatrick, plagada de acusaciones de corrupción rampante y escándalos que le llevaron a prisión.

La ciudad, gobernada ahora por la exestrella de la NBA Dave Bing, ha puesto sus esperanzas en inversores como el millonario Dan Gilbert, presidente del gigante de créditos al consumo Quicken Loans, que quiere iniciar colosales proyectos inmobiliarios en los edificios que un día dieron nombre a la "ciudad del renacimiento".


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005SNF