La fuerza de Summers para liderar la Fed

El exsecretario del Tesoro parece ser el favorito del presidente Obama para ser banquero central; la cercanía entre ambos podría ser determinante para proponerlo como sucesor de Bernanke.

Por: Nin-Hai Tseng |
Miércoles, 11 de septiembre de 2013 a las 06:02

Lo ames o no, Larry Summers ha emergido abruptamente como el favorito para ser el candidato a próximo presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, el banquero central más poderoso del mundo.

Tiene la reputación de ser brutal y contundente y ha sido criticado por hacer comentarios groseros sobre las mujeres durante su presidencia en la Universidad de Harvard. Algunos lo culpan de plantar las semillas de la crisis financiera: Glass Steagall, la ley de la era de la Depresión que evitó que los bancos comerciales asumieran negocios usualmente realizados en los bancos de inversión, fue derogada cuando Summers era secretario del Tesoro.

Más información:  "Y el sustituto de Ben Bernanke será..."

A pesar de su reputación, el economista parece ser el elegido del presidente Barack Obama. Se espera que enfrente una rígida oposición durante las audiencias de confirmación, pero Obama aún parece dispuesto a respaldarlo al menos por ahora.

Estas son cuatro razones por las que el vínculo es tan fuerte:

Se unieron durante tiempos difíciles

Los lazos a menudo son creados en tiempos difíciles. Durante las secuelas de la crisis financiera, el titular del ejecutivo estadounidense acababa de comenzar su primer mandato. Él designó al exdirector de Harvard como su principal asesor económico, una función crucial que lo convirtió en el autor intelectual de la política económica dentro de la Casa Blanca.

Aunque la economía estadounidense está lejos de ser perfecta, y durante años sentirá los efectos residuales de la crisis financiera, es difícil descartar el papel de Summers en la estabilización de los mercados: fue el principal arquitecto del plan de estímulo del presidente para impulsar el crecimiento; ayudó a moldear el rescate de la industria automotriz estadounidense. Pese a los problemas, creó un plan para ayudar a los propietarios de casas en dificultades cuando el mercado inmobiliario se desplomó.

Obama ha visto lo que el economista es capaz de hacer durante una crisis. Puede que no sean exactamente compañeros de golf, pero el hecho de que el exsecretario del Tesoro generalmente acudió en apoyo del presidente en los momentos críticos ciertamente dejó una huella en Obama.

Concuerdan acerca de las regulaciones financieras

A pesar de todas las críticas acerca de que el candidato es demasiado suave con Wall Street, él quiere que los bancos mantengan más fondos de emergencia en reservas para reducir la excesiva especulación y las burbujas, una meta que el presidente ha dicho que es importante que concrete el próximo titular de la Fed.

Algunos dicen que el señor fue un constante defensor de los requisitos de capital más estrictos años antes de la crisis financiera... pero no todos lo creen, incluyendo al economista del Center for Economic and Policy Research, Dean Baker. El analista considera que se le ha dado demasiado crédito, señalando que no fue sino hasta febrero de 2008 (después de que la crisis ya estaba definitivamente en marcha) que Summers presionó por mayores reservas.

No obstante, como señala el Washington Post, el académico llamó la atención de Obama con su analogía de por qué la economía necesita una nueva agencia para proteger los intereses de los consumidores y por qué los reguladores bancarios no podían hacerlo: al igual que no pondrías a la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) a cargo de garantizar la rentabilidad de las compañías aéreas, no pondrías a la Dirección de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) a cargo de la protección de la salud financiera de las compañías farmacéuticas, dijo Summers. La Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés) se convirtió en una pieza central del plan del presidente estadounidense.

El efecto Clinton

Actualmente, los puestos más altos del equipo económico del ejecutivo están en manos de expertos económicos del Gobierno de Bill Clinton, así que resulta poco sorprendente que el presidente quiera que Summers dirija el Banco Central, señaló el periodista del Washington Post Ezra Klein.

El adversario de Janet Yellen fungió como Secretario del Tesoro de Estados Unidos entre 1999 y 2001, durante la presidencia de Clinton. Si es confirmado como líder de la Reserva Federal profundizará el efecto Clinton.

Todo esto puede sonar a compañerismo entre grupos de poder, pero es lo que ha dado al polémico economista una ventaja sobre otros candidatos externos.

Obama conoce a Summers

Janet Yellen, la actual vicepresidenta de la junta de la Fed y su rival Donald Kohn, un exvicepresidente de la Fed, pueden ser opciones menos espinosas, pero el líder del país simplemente no los conoce como a su exasesor.

El presidente nombró a Yellen para ser vicepresidenta de la entidad en 2010. Si la nombrara presidenta, Obama podría pasar a la historia por haber designado a la primera presidenta mujer de la Fed, pero como el New York Times reporta a través de entrevistas con expertos, el presidente no la conoce bien.

Si Larry Summers es nombrado el sucesor de Ben Bernanke, se comprobaría que realmente todo se trata de a quién conoces.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005W5Z
recomienda
Patrocinado por