Columna invitada

¿Cómo frenar la desigualdad de ingresos?

El 10% de las familias en EU concentran la mayor proporción de riqueza global, dice Adam Lashinsky; los bienes vinculados al mercado bursátil son la principal explicación de la desigualdad.

Por: Adam Lashinsky |
Viernes, 13 de septiembre de 2013 a las 15:03

FORTUNE — En estos días no dejo de pensar en la desigualdad de los ingresos. El New York Times publicó el miércoles un artículo pasmoso citando datos que muestran que el 10% de las familias con mayores ingresos en Estados Unidos concentraba hoy la mayor proporción de la riqueza global (más de 50%) desde que comenzaron a elaborarse estas estadísticas. Ese periodo incluye la era de la desigualdad extrema antes de la Gran Depresión.

Sobran los datos que ilustran el problema. El editor general de la revista Fortune, Andy Serwer, habló sobre la desigualdad en un reciente ensayo. Citó la desatinada corriente de pensamiento que sostiene que en realidad no importa que pocas personas concentren toda la riqueza, el resto aún pueden ser felices. Serwer (mi jefe) rechazó esta absurda línea de razonamiento. Yo también la rechazo.

Más información: Brecha entre ricos y pobres crece: OCDE.

Este verano leí el apasionante libro de George Packer. ‘The Unwinding' es una descripción a menudo desgarradora de la difícil situación de los que nada tienen. Yo estaba interesado en ese texto en parte por el retrato que hizo en la revista New Yorker de una cultura de Silicon Valley tan centrada en el dinero que apenas si le concede valor a otra cosa, incluyendo los méritos de una buena gobernanza o fabricar productos que mejoren a la sociedad.

Cuando se trata de lo que hay que hacer para remediar la brecha, sin embargo, nadie parece tener buenas sugerencias. California parece estar a punto de subir el salario mínimo. Probablemente sea un esfuerzo digno, pero no cambiará el problema de fondo.

Entérate: Apoyo de países ricos a pobres retrocede.

Ya hemos elevado drásticamente los impuestos, un tema que el secretario del Tesoro, Jacob Lew, abordó en la entrevista que me concedió el mes pasado. Esa medida tampoco es la panacea, sino un paso más hacia la igualdad. La mayoría de las personas que han reflexionado sobre el tema están de acuerdo en que mejorar la educación es la clave para resolver el problema. No hay soluciones rápidas.

La ironía, cuando estudias los datos, es que la riqueza vinculada al mercado bursátil es la principal explicación de la desigualdad. Me parece irónico porque se suponía que una amplia participación en el mercado de valores era la salvación de la clase media estadounidense. Ese fue, por ejemplo, el mensaje que nos vendió la industria de los fondos mutuos antes de todo eso se fuera al infierno.

Mi amigo y excolega Joe Nocera, hoy columnista del New York Times, escribió un libro sobre cuán genial era que más personas pudieran participar en el mercado de valores, otrora el dominio exclusivo de la gente rica. (¿Qué piensas ahora Joe?)

No voy a terminar este pequeño texto con una solución. Planteo la pregunta: ¿Qué debemos hacer?


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005WFV