Ticker
Economía

El ABC de la elección en Alemania

El país es la mayor economía de Europa y juega un papel central en los rescates financieros; la canciller Angela Merkel y su partido buscarán el domingo su tercer mandato consecutivo.

Por: Mark Thompson |
Viernes, 20 de septiembre de 2013 a las 14:00

LONDRES (CNNMoney) — Alemania votará el próximo domingo en las primeras elecciones nacionales desde que estallara la crisis de la zona euro en 2010.

La canciller Angela Merkel y su partido Demócrata Cristiano de centro-derecha están buscando un tercer mandato tras haber gobernado durante cuatro años en una coalición con el Partido Democrático Libre (FDP), y un primer período (2005-2009) en una gran coalición con los socialdemócratas de centro-izquierda (el SPD).

Estos son los cinco puntos que debes saber sobre la elección general germana:

¿Por qué es importante? Alemania es la mayor economía de Europa; una potencia en manufactura y exportaciones. Su PIB de 2.7 billones de euros representa casi el 30% de la producción de la eurozona. Y el país ha ganado influencia debido a su papel como el mayor contribuyente de los rescates financieros europeos.

Merkel puede ser una figura odiada por algunos europeos dada su insistencia en exigir austeridad a cambio de ayuda económica, pero la mayoría de los alemanes aprueban su manejo de la crisis.

Artículo relacionado: La eurozona sale de la recesión

¿Quién es probable que gane? Hasta hace poco, Merkel y sus aliados en la coalición tenían una clara ventaja en las encuestas, pero el apoyo para su partido y el FDP ha disminuido. Si el FDP no alcanza el 5% necesario para obtener escaños en el parlamento, Merkel perderá a su aliado preferido para formar una coalición.

Los analistas opinan que una repetición de la coalición de 2005-2009 con los socialdemócratas es ahora el resultado más probable de la votación del domingo, sobre todo si el nuevo partido euroescéptico AfD logra avanzar.

¿Qué está en juego en Europa? Finalizada la recesión y con mayor calma en los mercados, el ritmo de las decisiones políticas de la Unión Europea ha disminuido.

Sin embargo, persisten desafíos importantes para una región que aún experimenta un lento crecimiento, niveles récord de desempleo, envejecimiento de la población y el aumento de la deuda.

Grecia necesita más ayuda y Portugal podría necesitar un segundo rescate. Lo que es más, los avances para reparar el sistema bancario europeo, fundamentales para descongelar los mercados de crédito y restaurar la salud económica a largo plazo, se han ralentizado.

Alemania, desde luego, seguirá siendo la figura central a la hora de decidir las repuestas futuras de Europa ante las crisis, incluyendo los rescates y una cooperación más estrecha entre los Estados de la zona euro en temas como la unión bancaria. Pero la política europea no va a cambiar si Merkel continúa gobernando con el FDP. E incluso si se ve obligada a una gran coalición, es probable que cualquier cambio sea muy sutil.

Aunque los socialdemócratas han adoptado un tono más suave en materia de austeridad, el partido ha respaldado a Merkel en todas las grandes decisiones europeas durante la crisis.

"El poder y la voluntad del Partido Socialdemócrata para replantear la euro-política desde el lado alemán es muy limitado", señaló la economista Evelyn Hermann de BNP Paribas.

Artículo relacionado: Merkel pide fondo para países endeudados

¿Cómo va la economía alemana? Alemania es la segunda economía más productiva del G7 después de Estados Unidos, en términos de PIB por hora trabajada. Su tasa de desempleo es la segunda más baja en Europa y logró un crecimiento del 0.7% en el segundo trimestre tras haber evitado la recesión que se apoderó de gran parte de la zona euro durante 18 meses. Las acciones alemanas se encuentran en máximos históricos, y las empresas no habían mostrado tanto optimismo en sus perspectivas desde hace más de tres años.

Sin embargo, algunos economistas han advertido de los peligros de la autocomplacencia.

Uno de los temas de debate en la campaña electoral han sido los millones de trabajadores alemanes que apenas alcanzan a cubrir sus necesidades básicas. Los socialdemócratas buscarían aumentar las tasas del impuesto sobre la renta, introducir un salario mínimo nacional y limitar el uso de los contratos temporales de trabajo.

"El impacto en el ciclo económico a corto plazo sería mínimo", señalaron los economistas de Berenberg. "Pero con el tiempo, Alemania podría perder su actual posición como uno de los mejores lugares para hacer negocios en Europa. Pagaría un alto precio".

¿Cómo reaccionarán los mercados a los resultados de la elección? El resultado más probable, una gran coalición liderada por Merkel, tendría poco impacto en el mercado. Pero si Merkel sufre una derrota inesperada y los socialdemócratas se ven tentados a tratar de formar un gobierno con los Verdes y la extrema izquierda, los inversionistas se inquietarán por los riesgos que ello conlleva para la economía alemana y las crecientes posibilidades de un retroceso en los esfuerzos europeos por reducir la deuda.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005WVV