Economía

Ley financiera ignora el ahorro formal

La reforma aprobada tiene límites que impiden fomentar la inclusión a sistemas formales de crédito; expertos anticipan que será hasta dentro de tres años cuando haya beneficios en el costo del dinero.

Por: Isabel Mayoral Jiménez |
Miércoles, 04 de diciembre de 2013 a las 06:01

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — La reforma financiera aprobada recientemente por el Congreso tiene un alcance limitado para fomentar la inclusión de los sistemas formales de ahorro y crédito, por lo que las tandas, casas de empeño o "guardar el dinero debajo del colchón" seguirán siendo los esquemas informales más utilizados como fuente de ingresos, advirtieron expertos.

"A la reforma no se le dotaron de mejores mecanismos para fomentar una política pública de inclusión financiera y convencer a la gente que vive en las poblaciones más remotas de que el sistema financiero es incluyente y protege los ahorros", indicó el socio líder de la Práctica Regulatoria y de Cumplimiento del Sector Financiero de la firma consultora PwC, Eduardo Gómez Alcalá.

Por su parte, el director de la licenciatura en Administración  Financiera del Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe, Oliver Ambía, afirmó que se requiere un mayor conocimiento y dominio de las finanzas personales para fomentar un mercado demandante y exigente de usuarios de los servicios financieros y, por consecuencia, que los bancos sean más competitivos.

Ambos expertos consideraron que pasarán al menos tres años para sentir los efectos de la reforma financiera en el mercado, reflejados en mayor competencia, baja en tasas de interés y comisiones, y la participación de la gente en estos servicios.

"Una baja en las tasas de los créditos se verá en el tiempo, en uno o dos años se empezarán a ver los efectos de la reforma en tasas, competencia, penetración, porque muchos transitorios tardan seis meses para instrumentarse", expuso Gómez Alcalá.

Nota relacionada: Nueve puntos clave de la reforma financiera

En México, el 63.7% de las personas que ahorran lo hacen a través de mecanismos informales como guardar el dinero en su domicilio (28.35%); a través de una tanda (13.87%); prestar dinero (8.43%); ahorro popular (6.41%) y "guardando" el efectivo con familiares o conocidos (6.64%).

Con lo anterior, sólo el 35.50% de los ahorradores utiliza métodos formales para invertir,  maximizar sus recursos o pedir prestado, acorde con datos de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Oliver Ambía opinó que por decreto o legislación es poco probable que el sector financiero detone la competencia entre los participantes, aunque reconoció que la emisión de reglas claras estimulará la participación de los usuarios y ayudará a promover en el largo plazo condiciones certeras para el desarrollo económico.

"En los próximos seis meses no vamos a ver una guerra de tasas de interés entre los bancos,  que alguien baje o elimine comisiones o que haya mejores condiciones para aquellos que sean buenos pagaderos. Por lo general toma entre tres y cuatro años para que se vea el impacto".

Necesaria más inclusión y educación financiera

En México la barrera más importante para acceder a los servicios financieros es la insuficiencia o falta de ingresos, seguida de la autoexclusión, según datos de la ENIF.

Adicionalmente la condición ocupacional, los ingresos asociados y la región geográfica son algunos de los determinantes de estas barreras.

La reforma financiera, aprobada por el Congreso el 27 de noviembre, precisa que las Sociedades Financieras Populares, las Sociedades Financieras Comunitarias y las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo son entidades que tienen como propósito fomentar el ahorro popular y expandir el acceso al crédito hacia sectores que no se han visto favorecidos con la oferta de los servicios de la banca comercial.

Por ello, destaca la reforma, se impulsará el desarrollo del sector de ahorro y crédito popular, mediante la incorporación de mecanismos que les permitan ampliar su cobertura y participar de mejor forma en las acciones de inclusión financiera que se han llevado a cabo en otros ámbitos financieros, como en el caso de las instituciones de crédito.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n0061QR