Gobierno relaja carga tributaria de 2014

La autoridad anunció apoyos a importadores de turbosina, de jugos con lácteos y al sector turístico; el sector minero tendrá la facilidad administrativa para hacer pagos provisionales trimestrales.

Jueves, 26 de diciembre de 2013 a las 15:06
Los estímulos, simplificaciones administrativas y excepciones tributarias buscan aminorar el efecto de la reforma fiscal.  (Foto: Getty Images)
Los estímulos, simplificaciones administrativas y excepciones tributarias buscan aminorar el efecto de la reforma fiscal. (Foto: Getty Images)
Otros enlaces
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) —

El Gobierno mexicano publicó este miércoles un decreto en el Diario Oficial de la Federación (DOF) en el que otorga diversos estímulos fiscales, simplificaciones administrativas y hasta excepciones tributarias a diferentes contribuyentes con el fin de aminorar el efecto de la reforma fiscal.

Entre las medidas se encuentran beneficios tributarios para los importadores y enajenantes de turbosina para aviones, para importadores de chicles, así como de jugos y néctares que tengan algún tipo de lácteo; facilidades administrativas para la minería y para los pequeños contribuyentes, además de estímulos para prestadores de servicios turísticos y hasta donatarias.

El decreto establece que los combustibles para aeronaves, como la turbosina, que utilicen el energético para el servicio de transporte de pasajeros y de carga estarán exentos de impuestos. La medida pretende evitar una pérdida de competitividad de las líneas aéreas mexicanas frente a las internacionales.

Artículo relacionado: Guía de nuevos impuestos para 2014

En el caso de la minería, que el año entrante deberá pagar un derecho especial y extraordinario de 7.5% sobre sus utilidades, contará con una facilidad administrativa para hacer pagos provisionales trimestrales a cuenta de los derechos anuales.

Con ello, el Gobierno busca disminuir el efecto instantáneo de realizar el pago de forma anual, además de que se permite que los recursos se integren de manera eficaz al Fondo para el Desarrollo Regional Sustentable de Estados y Municipios Mineros para su oportuna aplicación.

Artículo relacionado: Impuestos 'opacan' brillo minero.

En el Capítulo 2, el decreto establece un estímulo a los importadores de jugos, néctares, concentrados de frutas o de verduras y de productos para beber en los que la leche sea un componente que se combina con vegetales, cultivos lácticos o lactobacilos, edulcorantes u otros ingredientes, tales como el yogur para beber, el producto lácteo fermentado o los licuados.

"El estímulo fiscal consiste en una cantidad equivalente al 100% del IVA que deba pagarse por la importación o enajenación de los productos antes mencionados y sólo será procedente en tanto no se traslade al adquirente cantidad alguna por concepto del impuesto al valor agregado en la enajenación de dichos bienes".

Dicho estímulo será acreditable contra el impuesto que deba pagarse por las citadas actividades.

Nota relacionada: Mexicanos gastarán 12% más en productos

El Gobierno federal también eximió a la importación y enajenación de chicles del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) cuando tengan una densidad calórica igual o mayor a 275 kilocalorías por cada 100 gramos.

"Se estima conveniente otorgar un beneficio fiscal que permita que dichos productos sólo queden afectos al pago del impuesto al valor agregado, con el propósito de que tengan condiciones que les permitan ser competitivos en el mercado".

En su Artículo 1.4, el decreto considera el otorgamiento de un estímulo fiscal equivalente al 80% del Impuesto Sobre la Renta (ISR) acreditable a favor de los contribuyentes mexicanos que tengan concesiones de aviones para ser explotados comercialmente y que sean usados en la transportación de pasajeros y bienes.

En materia de hotelería, se elimina el cobro de IVA a los centros de convenciones, organizadores de congresos y hoteles que celebren temporalmente dichos eventos a residentes en el extranjero, como una medida de apoyo al turismo internacional de negocios.

Para los causantes que se encuentran en el Régimen de Pequeños Contribuyentes (Repecos) y que a partir del 2014 deberán migrar al Régimen de Incorporación Fiscal, el decreto estableció que estos negocios tendrán que facturar cuando el cliente lo solicite y por lo tanto deberán desglosar el pago de IVA.

Con la finalidad de no afectarlos, se estableció la creación de un estímulo fiscal equivalente a ese impuesto, lo que significa que quedarán liberados de pagar el IVA.

Artículo relacionado: Régimen de Incorporación va por pequeños

En el caso de las donatarias autorizadas, este tipo de organizaciones que estaban obligadas a acreditar el pago de ISR como plazo final hasta el 31 de diciembre del 2014, ahora podrán hacerlo como fecha límite hasta el cierre del 2015, lo que significa que contarán con un año más.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n00634B