Alza al salario mínimo en EU, ¿positivo?

El 57% de las pequeñas empresas cree que un ingreso de 10.10 dólares por hora impulsaría el consumo; sin embargo, la oposición en el Congreso asegura que la medida provocaría despidos masivos.

Por: Elizabeth G. Olson |
Martes, 11 de marzo de 2014 a las 06:02

La presión por aumentar el salario mínimo federal en Estados Unidos está cobrando fuerza mientras la Casa Blanca da prioridad al asunto en el periodo previo a las elecciones de otoño. Y los partidarios están posicionando al alza salarial como la mejor manera de combatir la desigualdad de ingresos.

La semana pasada, los partidarios publicaron una encuesta nacional de propietarios de pequeñas empresas que encontró que el 57% apoya la propuesta del Gobierno de Barack Obama de aumentar el salario mínimo a 10.10 dólares por hora y de indizarlo para que se eleve anualmente junto con el costo de vida. La propuesta aumentaría el actual mínimo federal de 7.25 dólares a 10.10 dólares en un plazo de dos años y medio. El último aumento entró en vigor en 2009, aunque varios estados han establecido sus propios pisos de salarios.

La encuesta, encargada por la Small Business Majority, un grupo de defensa para las pequeñas empresas, encontró que la mayoría de propietarios de Pymes creen que un alza en el salario mínimo alentaría el gasto de los consumidores y generaría un mayor crecimiento económico.

“Las pequeñas empresas ven de primera mano cómo los bajos salarios de cadenas corporativas como McDonald's o Walmart drenan a las comunidades locales del poder adquisitivo necesario para sostener la demanda del consumidor”, dijo la directora ejecutiva del National Employment Law Project, Christine Owens, en una rueda de prensa para anunciar los resultados de la encuesta.

El estudio recopiló las respuestas de 500 propietarios de pequeñas empresas con menos de 100 empleados. 47% de los dueños de negocios se identificaron como republicanos; 35% como demócratas; y el resto como independientes o de otro partido.

La publicación de la encuesta se produjo poco después de la visita del presidente Barack Obama a Connecticut para hacer campaña por un mayor salario base federal. En una parada en New Britain, dijo que “nadie que trabaje a tiempo completo debería tener que criar a una familia en la pobreza”.

El mes pasado, Obama emitió una orden ejecutiva para aumentar el salario mínimo de los trabajadores federales contratados en nuevos proyectos a 10.10 dólares, la cual entrará en vigor en 2015. Esto ocurre tras medidas en 22 estados y el Distrito de Columbia para elevar sus salarios mínimos a entre 7.40 y 9.32 dólares por hora.

Republicanos, un obstáculo

Sin embargo, el Congreso tiene que aprobar cualquier aumento en el salario mínimo federal general, una acción a la que los republicanos se han opuesto firmemente bajo el argumento de que conduciría a despidos y a menor contratación.

Ambas partes todavía están debatiendo un informe del mes pasado de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés), el cual concluyó que un salario mínimo de 10.10 dólares podía reducir hasta 500,000 puestos de trabajo en todo el país. La Casa Blanca ha negado firmemente a esa conclusión.

Los empleos de bajos salarios han constituido una gran parte de los nuevos empleos creados en los últimos años, y esos puestos han registrado mayores descensos en los salarios reales durante la recuperación que las ocupaciones con salarios más altos. El año pasado, los sindicatos y otros grupos trataron de llamar la atención sobre esta tendencia que muestra pocos signos de cambio.

El sector restaurantero ha sido golpeado por manifestaciones y acusaciones de que sus trabajadores de bajos salarios deben depender de beneficios federales como cupones de alimentos y Medicaid solo para sobrevivir. Poco más del 20% de la fuerza laboral de la nación sería impactada por un alza propuesta en el salario mínimo, según estimaciones.

Se espera que el Senado de Estados Unidos vote sobre una medida de salario mínimo en las próximas semanas. Además de indexar el salario por hora a la inflación, la propuesta aumentaría el salario mínimo para los empleados que reciben propinas al 70% del salario mínimo completo. Combinar esos grupos significa un estimado de 28 millones de trabajadores de bajos ingresos que se beneficiarían de este aumento, según estimaciones del Economy Policy Institute.

La encuesta de Small Business Majority encontró que el 54% de los propietarios de pequeñas empresas creen que el aumento del salario mínimo ayudaría a los trabajadores de bajos ingresos a afrontar gastos básicos como alimentación y vivienda, lo cual reduciría la necesidad de que los trabajadores utilicen los programas públicos de la red de seguridad.

Artículo relacionado: EU busca frenar salarios de los CEO

Casi dos tercios de los que respondieron se identificaron como propietarios de comercios minoristas o restaurantes, dos industrias que han luchado en contra de elevar el salario por hora.

El aumento del salario mínimo a nivel nacional no solo dará a los trabajadores más dinero para gastar, sino que también nivelará las condiciones para las empresas, dijo un copropietario de Penney Ice Creamery en Santa Cruz, California, Zach Davis. “La facturación de los servicios de comida es un problema, y un salario mínimo federal ayudaría a colocar esos costos en línea con lo que las empresas pagan en otros lugares”, dijo, durante la conferencia telefónica.

Las organizaciones a favor del aumento al salario mínimo han estado destacando estudios que refuerzan el argumento de un piso salarial más alto. El Center for Economic and Policy Research, por ejemplo, dijo que su revisión de las investigaciones realizadas en las últimas dos décadas muestra que elevar el salario mínimo no afectó negativamente al empleo.

La encuesta Small Business Majority se enfocó en propietarios de pequeñas empresas, porque “los opositores de aumentos al salario mínimo normalmente mencionan a las pequeñas empresas para justificar su posición”, dijo Owens del Employment Law Project. “Esta encuesta deja claro que las pequeñas empresas están en la misma página que el pueblo estadounidense acerca de los beneficios de los salarios más altos para los millones de trabajadores de bajos salarios”.

Entérate: Desigualdad, el gran destructor de EU

Otra investigación, que incluye un estudio reciente de la Universidad de Massachusetts-Amherst, descubrió que un salario por hora de 10.10 dólares elevaría a un estimado de 4.5 millones de trabajadores por encima de la línea de pobreza durante varios años.

Otro estudio realizado por dos investigadores de la Universidad de California Berkeley, Rachel West y Michael Reich, llegó a la conclusión de que el importe del salario federal propuesto permitiría a unos 3 millones de personas salir del programa de cupones de alimentos, lo cual ha sido un objetivo reciente de las medidas de reducción de gastos del Congreso.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n006823