Empresa familiar, planea la sucesión

La repentina muerte de la cabeza de las firmas familiares representa un reto que puede anticiparse; el 49% de las empresas de este tipo carece de procesos para planear la sucesión.

Por: Tania M. Moreno |
Miércoles, 13 de enero de 2010 a las 12:44

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión.com) — La repentina muerte del empresario Moisés Saba Masri (1963-2010) pone sobre la mesa la tarea de preparar la sucesión para permitir una transición ordenada en la dirección de las empresas familiares.

La ausencia de este proceso, para el que el 49% de las compañías de este tipo a nivel mundial no están preparadas,  pone en riesgo la continuidad del negocio, de acuerdo con PricewatherhouseCoopers (PWC).

La sucesión es un proceso difícil para las compañías familiares cuya principal causa de fracaso es la falta de planeación, según una encuesta hecha por la consultoría internacional a finales de 2008.

Un punto de quiebre para la sucesión es precisamente cuando la cabeza de la empresa familiar muere de forma intempestiva, como en el caso de un accidente, ya que las acciones son reactivas y no planeadas dice el experto en dirección de Personal de la escuela de Formación y Perfeccionamiento Directivo ICAMI, José Antonio Pérez Cruz.

Saba Masri  falleció el domingo pasado al caer el helicóptero en el que viajaba con otros miembros de su familia.

El empresario presidió empresas como Unefon, fue accionista de TV Azteca y era dueño de la cadena de cines Ecocinemas, una firma de textiles y tenía diversos negocios inmobiliarios que fue diversificando apoyado por su padre Alberto Saba Raffoul.

El 90% de los negocios en México son familiares y sólo dos de cada seis empresas de este tipo logran sobrevivir a la segunda generación. De acuerdo con datos del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE).

Para evitar que la empresa sea afectada por problemas de sucesión, los especialistas recomiendan hacer un testamento en el que se establezcan las condiciones de operación, tener un plan de continuidad y preparar a la siguiente generación.

"Aunque se trate de una Pyme lo mejor es que los sucesores tomen cursos empresariales y de gerencia", asegura el profesor de la Thunderbird School of Global Management y consultor, Ernesto Poza.

El experto también recomienda que antes de trabajar en la compañía familiar, deben hacerlo en otra empresa para adquirir mayor experiencia y probarse en el mundo laboral.

En cuanto al testamento, lo ideal es designar a un heredero, que no siempre corresponde al hijo mayor del dirigente actual. Los especialistas recomiendan que el puesto sea traspasado a la persona que tengo mayor capacidad y dominio de los procesos de la empresa.

Designar un sucesor no es suficiente, por lo que la capacitación y el traspaso gradual de responsabilidades es un proceso que puede durar entre 6 y 15 años.

Lo importante en todo caso es evitar que incidentes como la muerte prematura o invalidez del líder pongan en riesgo la continuidad de la compañía.

Aunque la empresa esté pasando por problemas internos, los compromisos con clientes y proveedores continúan, y no atenderlos puede afectar tanto a la organización que incluso ésta podría no recuperarse.

"Construir una empresa es un proceso largo, pero perderla es cuestión de meses o días de un trabajo poco sólido y un ambiente de incertidumbre", finaliza Poza.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n00286D
recomienda
Patrocinado por