Emprendedores

Enova educa a través de Internet

La idea fundamental de la empresa es que educar en zonas marginadas es más fácil con la tecnología; Moís Cherem, Jorge Camil y Raúl Maldonado apostaron por innovar en este sector y ganaron.

Por: Regina Reyes-Heroles C. |
Lunes, 18 de julio de 2011 a las 06:00

Raúl Maldonado, Jorge Camil y Moís Cherem se conocieron en la escuela, "y sí fuimos rebeldes, pero también somos personas que amamos el conocimiento", dice Cherem. Esto y viajar por México los llevó a darse cuenta de que querían darle la vuelta a la educación y reducir la brecha digital.

Crearon Enova, una empresa que diseña, construye y opera centros educativos en zonas marginadas llamados Red de Innovación y Aprendizaje (RIA), que son espacios que cuentan con computadoras y conexión de banda ancha a Internet en donde se imparten cursos.

La tasa de penetración de internet en México, según datos de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), era de 29.7% en 2009. De los internautas, 15% pertenecía a un nivel socioeconómico D/E (de bajos ingresos). Según datos de Enova, 65% de su público objetivo nunca ha tocado una computadora.

Reducir esta brecha digital "es importante porque te quita oportunidades laborales y de crecimiento personal", dice Alejandro Sánchez, director de Vinculación y Desarrollo del Sistema Nacional de Educación a Distancia (SINED).

No fue hasta que el Gobierno del Estado de México "tuvo la visión y nos dio su voto de confianza", señala Cherem, que la empresa pasó de tres socios a 74 empleados directos y 270 indirectos.

Enova opera 42 centros RIA, y creció 509% de 2008 a 2010. También trabaja con (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología) Conacyt. "Hay partes endebles en el proyecto: no todos los cursos tienen certificación de la SEP", dice Álex Ortiz, consultor y mentor de Endeavor.

Los emprendedores supieron aprovechar sus listas de contactos e hicieron un buen networking para entrar a ese estado, "algo natural y óptimo en cualquier negocio, pero uno de los retos es probarse en otra localidad, quizá Hidalgo o Oaxaca", apuntala Ortiz.

Enova, reconocen los emprendedores, debe evolucionar de proveedora de educación complementaria a educación formal, y lo quieren lograr por medio de cursos alineados a las peticiones del mercado laboral. "Jóvenes o amas de casa tendrán una alternativa efectiva y atractiva para avanzar en su educación", dice Cherem. La meta, añade, es "ser la empresa de educación innovadora más importante en México".

"Hay que tener tolerancia al riesgo y saber que todo se puede ir al traste al día siguiente, además, un ‘no se puede' es lo mejor que nos pueden decir como emprendedores", asegura Camil.

Hay pocos proyectos en México que, además del negocio, tienen un impacto social, dice Ortiz. La fortaleza, en parte, es ésa: "Me gusta que son jóvenes que vieron una oportunidad de negocio, pero no es el clásico caso que quiere hacerse rico de la noche a la mañana. Están atacando una parte elemental para construir este país".

Aunque se reconocen inquietos, estos emprendedores ven su proyecto a largo plazo. "Raúl dice, y tiene razón, que esto no es una carrera, es un maratón", señala Camil.

En cinco años quieren impactar el aprendizaje de cinco millones de alumnos por medio de 300 centros a nivel nacional, explica Raúl Maldonado.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n0031JE