Navidad, una tradición emprendedora

Tlalpujahua es una localidad pequeña en Michoacán que produce 20 millones de esferas navideñas; la Casa de Santa Claus es uno de los ejemplos de las empresas que han aprovechado este mercado.

Por: Viridiana Mendoza Escamilla |
Lunes, 17 de diciembre de 2012 a las 06:00

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — En Tlalpujahua la Navidad dura todo el año; las esferas son una constante en la vida de los poco más de 3.500 habitantes.

Este pueblo tuvo que encontrar un nuevo modelo para la actividad productiva local en los años 40 pues tras el auge minero la localidad se enfrentó a la ausencia de su principal fuente de empleo.

En esas épocas inició la historia de Joaquín Muñoz Orta y su esposa María Elena Ruíz, quienes tras pasar un tiempo en Estados Unidos decidieron volver a su pueblo natal en 1965 y darle vida a lo que hoy es una tradición: la elaboración de esferas navideñas artesanales con vidrio soplado.

"Hubo un auge muy fuerte de este negocio hasta que en el año 2000 la producción de adornos se trasladó mayormente a Asia. Ahora, tras buscar alternativas para ser competitivos en precio y calidad, la producción local está lista para un reposicionamiento internacional", explica José Luis Muñoz, hijo de Joaquín Muñoz, quien ahora es codirector de la empresa La Casa de Santa Claus.

Las esferas provenientes de China empezaron a inundar al mercado, y así la producción en Tlalpujahua cayó de 100 millones de esferas al año a sólo 20 millones. Convencidos de que no podrían competir con el precio de las esferas chinas, la familia Muñoz decidió cambiar la estrategia y posicionar sus productos por calidad e innovación.

"Tuvimos que renovar las técnicas de soplado, organizarnos en un modelo que permitiera que los diferentes productores en el pueblo colaboraran para tener esferas con mejores terminados", explica.

El modelo antiguo de producción buscaba producir esferas que pudieran venderse en 60 centavos de dólar por pieza, ahora, el pueblo entero busca generar piezas que puedan venderse entre dos y tres dólares cada una.

"Explorar nuevos mercados se convierte en oportunidades, desaprovecharlas se traduce en ineficiencias, como emprendedores que somos es tarea y responsabilidad sacar partido de los retos, superarlo y ponernos nuevas metas con estándares más altos", asegura José Luis Muñoz.

Tlalpujahua exporta esferas a Estados Unidos, Canadá, Holanda, Inglaterra y hasta Singapur. El pueblo atrae a más de 30 mil personas al año y cuenta con una Feria de la Esfera cada temporada navideña; incluso este año, las esferas de Tlalpujahua adornarán dos de los árboles de Navidad que decoran las oficinas del Vaticano.

La Casa de Santa Claus es la fábrica principal del pueblo que en su momento llegó a emplear a más de 2 mil personas; a raíz del éxito de la fabricación de esferas, se fueron montando más de 180 talleres.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005CYI