Los motores del emprendedor

En México, seis de cada 10 profesionistas desean poner su propio negocio, dice una encuesta; tener ingresos complementarios a un salario es el detonante inicial de esta decisión.

Por: Ivonne Vargas Hernández |
Jueves, 23 de mayo de 2013 a las 06:00

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — Seis de cada 10 profesionistas mexicanos tienen interés en poner su propio negocio como una forma complementaria de ingresos que en el futuro pueda convertirse en la primera, revela una encuesta de OCCEducación.

"El dinero es un detonante para esta decisión, pero no puede ni debe ser lo único, esa es la razón por la que poca gente se convierte en empresarios. Emprender determina el proyecto de vida, hay que tomar consciencia de ello", dice Esperanza Ricalde Sarmina, directora institucional de la Red Incubadoras de la Universidad del Valle de México (UVM).

¿Dónde emprender?

Los participantes en la encuesta de OCC refirieron qué tipo de negocio desean. Un 39% estaría interesado en invertir en un proyecto de prestación de servicios y el 27% en ventas. 7% optaría por una franquicia o la producción de un bien, mientras que el 5% destinaría sus recursos a una empresa online.

La consultoría es otro de los nichos que crece entre profesionistas ya que requiere de poca inversión. Para innovar en este servicio es importante buscar segmentos con competencia escasa, pero que representen mercados en auge. Hay que ofrecer especialización y aprovechar los espacios descartados por las grandes firmas, porque no les representa un ingreso atractivo, explica Ricalde.  

Muchos se asoman a la idea de emprender, pero tres de cada 10 encuestados desconocen cómo hacer un plan de negocio, seguido por experiencia para vender un producto o servicio.

También requieren entrenarse en manejo de finanzas y los aspectos legales para poner el negocio, y cómo desarrollar liderazgo para manejar un equipo, dijeron los participantes.

Para desarrollar los conocimientos en los que no se sienten "sólidos", el 32% de los encuestados optaría por tomar un curso de desarrollo de plan de negocios. El 15% se capacitaría en financiamiento a Pymes; 12% en toma de decisiones para hacer más eficiente la operación; otro 12% se entrenaría en contabilidad administrativa, y el 11% quiere un taller enfocado a aprender un oficio.

En otros conocimientos para abrir y manejar un negocio, el 20% considera importante estudiar administración de proyectos; 16.5% mercadotecnia, 14% planeación estratégica; 11% se apunta a liderazgo, calidad y competencias directivas, y 7% se capacitaría en finanzas para no financieros.

La mejor educación que puede tener un emprendedor es la experiencia, "porque provee un currículo que ningún plan de estudios tradicional puede tener", apunta Keith Cameron Smith, autor del libro ‘Las 10 diferencias entre empleados y emprendedores'.

Algunos de los ‘maestros de esa experiencia' -cita la autora- se llaman fracaso, rechazo, pérdida, actitud, mentalidad, perseverancia y prosperidad. Muchos de los sistemas escolares, clásicos, se enfocan en formar empleados, no cómo ser empresario. "Entrena y condiciona a la gente para pensar en el dinero y el éxito en forma muy limitada", y eso es algo en lo que debe trabajar el emprendedor, subraya Cameron Smith.

Cuando una profesionista decide cambiar para convertirse en su propio jefe, requiere plena convicción de su decisión. Si no puede hacerlo porque debe resolver otros compromisos fuertes, o si sólo lo mueve la idea del dinero y no observa esto como un plan de vida, "ni la idea más brillante da resultados", puntualiza Esperanza Ricalde.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005OB9