Un reloj que marca la historia deportiva

La primera mujer en nadar el Canal de la Mancha fue la primera en usar un Rolex Oyster en 1927; desde entonces la firma está presente en el alpinismo, el automovilismo, las regatas y el golf.

Por: Carlos Matamoros |
Sábado, 10 de noviembre de 2012 a las 06:00
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — En la mayoría de las actividades deportivas, el tiempo es lo que define si se gana o se pierde. Hay que llegar antes, más lejos con más fuerza; y tiene que haber una medición temporal de algún tipo.

En ese espíritu, el fundador de la legendaria marca Rolex, Hans Wilsdorf, un relojero alemán educado en Suiza y posteriormente establecido en Londres, comenzó su camino como empresario al establecer la firma en 1908. Durante la primera Guerra Mundial, mudó la empresa Montres Rolex S.A. a Bienne, Suiza.

La visión de Wilsdorf iba más allá del mundo relojero, ya que su entendimiento de la economía de mercado estaba muy adelantado a su época.

Poco después de que patentó el concepto 'Oyster' en 1926, una historia colmó las primeras planas de los diarios británicos: la nadadora Mercedes Gleitze, primera mujer en cruzar a nado el helado Canal de la Mancha el 7 de octubre de 1927, había sido puesta en entredicho cuando alguien dijo que había batido su tiempo sólo días después. La señorita Gleitze decidió hacer un segundo cruce el día 21 del mismo mes.

Wilsdorf vio entonces una gran oportunidad de mostrar al mundo su Rolex Oyster, el cual acompañaría a la nadadora en su heroico intento.

Debido a la temperatura extremadamente baja del agua, el cruce no se completó y Mercedes Gleitze tuvo que ser subida a una lancha poco antes de llegar a la orilla.

Sin embargo, la nadadora se ganó el respeto del público y además un periodista notó el pequeño reloj de oro que colgaba de su cuello y que funcionaba perfectamente después de estar sumergido en agua helada por 10 horas.

Con este impulso, Wilsdorf lanzó el Oyster comercialmente en Inglaterra tan sólo un mes después.

De la natación a las cumbres y a las pistas

Con importantes incursiones posteriores en el campo de la exploración, Rolex también dejó huella en la conquista de la cima del Monte Everest, ya que los integrantes de la expedición de Sir Edmund Hillary y Tenzig Norgay llevaban en sus muñecas el que después se convirtió en el Rolex Explorer.

De igual manera dejó su marca en la incursión a las profundidades marinas con los relojes-instrumento Submariner y después el SeaDweller.

Estar asociado a actividades de alto riesgo era algo natural para Rolex, ya que muchas de ellas requieren un alto nivel de confiabilidad por parte de un reloj; el automovilismo era, por tanto, natural.

Los convenios de Rolex con el deporte motor y actividades relacionadas van mas allá de un mero patrocinio.

Simplemente, uno de los productos más emblemáticos de la firma suiza lleva el nombre de un escenario clásico en las carreras de resistencia: Daytona, y ha derivado en un soporte total a importantes competencias de resistencia como las míticas 24 Horas de Le Mans en Francia desde hace algunos años y es ya prácticamente inseparable de las mismas.

El 'deporte de reyes' por excelencia, el golf, es también fuertemente apoyado por Rolex, ya que da soporte a importantes campos que se convierten en escenarios para torneos de la PGA y en particular el U.S. Open, celebrado este 2012 en el Olympic Club de San Francisco, parte del llamado Grand Slam de esta disciplina.

Los golfistas de Rolex

La firma suiza también ha reunido a un impactante grupo de embajadores, que al combinar nuevos valores con establecidos veteranos, representan lo mejor del golf mundial: Tiger Woods, Phil Mickelson, 'Bubba' Watson y Retief Goosen, al igual que el más grande en la historia del golf, la leyenda Arnold Palmer, quien está con Rolex desde 1967, la asociación de este tipo más longeva en la historia.

Las competencias de veleo y clubes de yates gozan igualmente de una importante presencia de Rolex y se llevan a cabo no menos de 20 importantes series de regatas a nivel mundial, elemento clave en la relación con algunos de los más importantes clubes de yates internacionalmente y en diversas categorías, incluyendo yates y veleros antiguos.

La presencia de Rolex como patrocinador del emblemático campo de golf de Pebble Beach en la península de Monterey en California también llega a uno de los eventos más importantes que se realizan en ese sitio: el Concourse d'Elegance de Pebble Beach para automóviles clásicos y excepcionales.

La participación en este concurso de automóviles de colección se logra exclusivamente por invitación.

Igualmente se lleva a cabo cada año durante el mismo fin de semana del concurso la Rolex Motorsports Reunion en la cercana pista de Laguna Seca, evento en que un auténtico museo rodante toma la pista.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005AC7