La fusión hace llorar al CEO de United

Jeff Smisek dirige la última fase de la fusión United-Continental, la mayor de la aviación mundial.

Por: Daniela Clavijo López |
Miércoles, 20 de febrero de 2013 a las 06:00
El CEO de United tiene un plan
1
Jeff Smisek, director general de United Continental Holding, quiere tener la aerolínea más eficiente. Pero la fusión que ha coordinado desde 2010 entre las estadounidenses United y Continental aún no termina, situación que no lo deja dormir.

"Duermo como bebé: me despierto cada dos horas y lloro. Hay tantas cosas en este negocio que pueden salir de la nada. Hay muchas situaciones que no te podrías imaginar que sucederían", expresa Smisek a la edición trimestral CEO de la revista ExpansiónCEO.

La operación para fusionar Continental y United se llevó a cabo en 2010 y se estimó en 3,000 millones de dólares (mdd). Hoy, United es la línea aérea más grande del mundo con más de 5,800 vuelos diarios a 375 destinos, de acuerdo con la publicación de febrero 2013.

Aunque de aprobarse la fusión de American Airlines y US Airways, anunciada el 13 de febrero de 2013, la aerolínea resultante pasaría a ser la mayor del mundo, dejando en segundo lugar a United Continental.

Como CEO de Continental, Smisek dirigió a partir de 2010 la fusión más importante de su carrera. Dos años después fue nombrado presidente del consejo de administración y director general de la empresa resultante de la unión: United Continental Holdings. Asumió el cargo en enero de este año.

El directivo confiesa que le obsesionan las sorpresas que le traerá la industria aérea y los desafíos a los que se enfrentará en la última etapa de la fusión entre las aerolíneas.

Además de buscar la eficiencia de la línea aérea más grande del mundo, el CEO quiere evitar que temas como el alza del combustible frenen el crecimiento del negocio.

Dice que la clave será la paciencia. Aún tiene pendiente terminar de armar los equipos de trabajo y lograr que los empleados acepten la idea de que fusionar ambas empresas fue el mejor camino ante la consolidación de la industria aérea mundial.

"A la gente no le gusta el cambio", comenta Smisek.

Los últimos dos años se dedicó a formar equipos de trabajo, unir flotas, hacer más eficiente la operación, elegir proveedores, alinear tecnologías y evitar duplicidad de puestos de trabajo y costos en United.

"Lo mejor que podemos hacer es manejar nuestros riesgos tan prudentemente como podamos y examinarlos con cuidado", indica.



Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005F5T