El reto de Luis de Llano: reinventarse

El productor de Televisa cuenta cómo maneja el liderazgo para motivar a la gente que trabaja con él; este texto fue publicado originalmente en el Especial Liderazgo 2008 de la revista Expansión.

Por: Tania Lara |
Miércoles, 04 de noviembre de 2009 a las 06:00
El productor dice que cada día se programa para hacer las cosas distintas. (Foto: Archivo) El productor dice que cada día se programa para hacer las cosas distintas. (Foto: Archivo)

El reto: Reinventarse todos los días.

La solución: Hablar con gente joven.

Un día estaba organizando la misa del Papa para 100,000 personas en el Estadio Azteca; otro, el regreso de Timbiriche y después participando en la organización del concierto Alas en el Zócalo de la Ciudad de México.

¿Cómo le hace el famoso productor de telenovelas como Agujetas de color de rosa, de los concursos Nuestra Belleza México y el creador de talentos como Aleks Syntek y Kabah para mantenerse vigente?

"El liderazgo no es un organigrama ni cuestión de mando. Se trata de motivar a la gente que trabaja conmigo", dice el productor de Televisa que ha hecho más de 2,500 programas de televisión.

Para lograrlo, cada mañana, se ‘programa' para hacer las cosas de manera distinta.

"Tengo que cambiar de estilo y concepto todos los días para dirigirme a un público diferente", agrega De Llano, quien forma parte de una familia de famosos, como su hermana, la también productora teatral y actriz Julissa. Detrás de todo, está siempre su equipo.

Para él, un productor es tan bueno como el último proyecto que hizo, por eso se necesita evolucionar.

Uno de sus secretos es ir con frecuencia a las universidades para dar pláticas.

Hablar con los jóvenes mantiene frescas sus ideas y comprende mejor las actitudes y formas de pensar del público.

Entre los cambios más notables que ha experimentado Luis De Llano desde que empezó su carrera como productor a la actualidad, es que antes las personas solían sentarse a mirar los programas de televisión en compañía de alguien más y ahora la ven solas; la música se descarga de iTunes y un producto se lanza de manera simultánea en varios países.

"Cuando no le agarro la onda a algo, le pido ayuda a mi hijo", dice. Y es que a final de cuentas, "la pantalla y el rating no perdonan".

Texto publicado originalmente en el especial Liderazgo 2008 de la revista Expansión.

Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n0024KO