Neve Gelato reta a Holanda y Häagen-Dazs

Xavier Briseño va por 5 sucursales más, una nueva franquicia y otra presentación en su compañía; su objetivo en 2010 es dar batalla a ‘los grandes’... y también a los pequeños, como La Michoacana.

Por: Gisela Vázquez |
Jueves, 04 de marzo de 2010 a las 06:00

Xavier Briseño vivió un frente frío en 2009, pues Neve Gelato, su negocio de heladerías artesanales, sólo creció 3% frente al 30% de los últimos años. Para rematar, las bajas temperaturas de los primeros días de enero derrumbaron sus ventas en 50%.

Podría ser conservador para reforzar su presencia en el segmento de helados premium, pero este año ajustará al alza el costo de sus productos (los insumos se dispararon 20%), abrirá cinco sucursales para llegar a 30 y lanzará una franquicia nueva: Nieve Mía, para dar batalla a los grandes, como Holanda (de Unilever) y Häagen-Dazs, y a los pequeños, como La Michoacana.

Con sólo 50,000 pesos el franquiciado obtendrá un negocio más sencillo que Neve Gelato y de mayor calidad que las 2,500 pequeñas heladerías diseminadas en el país.

“La nieve cae del cielo, pero hacer helado es todo un arte”, fueron las palabras del heladero Giovanni Sitta que llevaron a Briseño a abrir el primer local hace 10 años, con una inversión de 50,000 dólares en el centro comercial Altavista, en el sur del DF. Ahora tiene 25 unidades y 120 empleados.

“Aquí el helado era visto como un producto sólo para niños y no como un postre para adultos”, dice el emprendedor y presidente de la firma, quien desea conquistar a los mexicanos que apenas comen 1.4 litros de helado al año, mientras que un estadounidense y un italiano consumen 20 y 40 litros, respectivamente.

Además, el egresado de la Escuela de Negocios de Wharton quiere entrar a los hipermercados para obtener un trozo de los 10,000 MDP que vale la industria del helado en este segmento y en el que Holanda tiene 35%. A partir de marzo, su envase de un litro estará en más de 100 tiendas Wal-Mart y Superama del área metropolitana.

“El cliente tendrá la opción de comprar Nestlé u Holanda a 35 pesos el litro, pero de baja calidad; o Häagen-Dazs, por 135 pesos; o Neve Gelato, por 85 pesos y de excelente calidad”, señala. Briseño suele reaccionar sin miedo. Así lo hizo en octubre de 2007 cuando Häagen-Dazs abrió una sucursal casi enfrente de la suya en la colonia Condesa del DF. “Mantuvimos la calma porque sabemos de la calidad de nuestro producto y servicio. El tiempo nos dio la razón: hace seis meses cerraron”, dice mientras saborea un helado de chocolate belga, su favorito.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n002B48