Ticker

Mujeres abren taller mecánico ‘femenino’

Dicen que no hay diferencia... fuera de sus calendarios con fotos de hombres y besos en las paredes; 10 mujeres profesionistas lo abrieron junto con una concesionaria de autos en Berlín, Alemania.

Por: Yaotzin Botello |
Sábado, 15 de mayo de 2010 a las 06:00

BERLÍN, Alemania — Alemania es el país donde nació la idea del gran hombre con su gran auto. Pero un grupo de 10 jóvenes mujeres de Berlín, la capital, rompió este sueño del hombre tradicionalista.

El sueño lo rompió Señorita Maria' una concesionaria de autos, con taller mecánico, donde sólo trabajan mujeres que estudian o han estudiado Administración de Empresas o Mecánica, y que anhelaban reparar y vender autos en un ambiente femenino, donde no tuvieran que jugar al macho para escalar puestos.

A cinco meses de abierta la concesionaria, el negocio ya es autofinanciable. Además encontraron un nuevo nicho de mercado: el de las mujeres que prefieren comprar a sus pares para no sentirse engañadas por los hombres.

La mitad de los 20 autos que han vendido es a mujeres. Originalmente se tenía planeado atraer a más hombres con un negocio de puras mujeres, pero resultó que las féminas han sido un mejor nicho de mercado.

"Queremos ser profesionales. Es un trabajo como cualquier otro pero hecho por mujeres", refiere Maria Erkner, gerente del negocio. "Es estresante, pero está dando frutos".

Erkner de 24 años cuenta que la idea del negocio, surgió hace más de un año mientras estaba en la universidad. Su bisabuelo, el abuelo y el padre, fueron grandes empresarios berlineses de la venta y reparación de autos.

Maria quería ser enfermera, pero tras platicar con algunas empleadas de las concesionarias que tiene su papá en Berlín y a los alrededores, decidió seguir la tradición familiar.

"Me animaron a ver que este trabajo no es exclusivo para hombres; las únicas barreras son las mentales", señala.

Pero encontró una barrera más: no quería trabajar para su papá. Así que habló con él y acordaron en que ella seguiría la tradición pero con un equipo de puras mujeres.

Con la asesoría de Sven Erkner, su padre, el 3 de octubre de 2009 nació ‘Señorita Maria' (el nombre es tal cual en español. En aleman la palabra ‘Fräulein', equivalente de ‘señorita', adquirió una connotación nacional socialista durante la era de Adolfo Hitler y hoy es un tabú en Alemania). "El nombre en español se escucha más coqueto ¿no?", dice Maria Erkner.

En el taller el único sonido que se escucha e incluso con ritmo es el raspar de una carrocería que hacen las lijas de Jeanny y Janine, las mecánicas.

"No es un trabajo que hagamos mejor, pero sí demostramos a los hombres que podemos hacer lo mismo", dice Janine.

A su alrededor no hay huellas de aceite en el piso. Las herramientas se ven como de catálogo, por lo limpias que están. Eso sí, en una pared se ven dos calendarios, como en cualquier taller mecánico, la variante es que en lugar de mujeres con poca ropa, las fotografías son de hombres con el torso desnudo.

El negocio destaca por el rojo carmín. Besos en la pared de la oficina de Maria Erkner, besos cosidos en las blusas y sudaderas del uniforme. Nicole Steffens, encargada de atención a clientes, va por la suya, se la pone y coquetea con la cámara.

Anette Kühne, otra vendedora, atiende a un cliente por varios minutos. Le pide información sobre los modelos de Seat, la marca que representa la concesionaria. Gerhard, el cliente, no parece intimidado por el hecho de ser atendido por una mujer con una blusa llena de besos.

"Es agradable que te atiendan mujeres, y si además tienen la calificación para hacerlo, pues no hay diferencia", dice.

Según Maria Erkner la relación con los clientes es mejor. Las mujeres les tienen más confianza a las vendedoras; los hombres las miran con respeto; la gente opina que tienen valor.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n002DUJ