Casas que se empiezan desde el techo

El proyecto MIA ofrece la oportunidad de que la gente de escasos recursos autoconstruya su hogar; esta empresa ayudará en la reconstrucción de Haití y Chile, y tiene planes de expandirse por AL.

Por: Orquídea Soto |
Domingo, 16 de mayo de 2010 a las 06:00
El proyecto MIA además de ayudar en el financiamiento, organiza grupos para que autoconstruyan sus casas. (Foto: Jupiter) El proyecto MIA además de ayudar en el financiamiento, organiza grupos para que autoconstruyan sus casas. (Foto: Jupiter)

Transformar la fórmula de cómo empezar una casa colocó la primera piedra de un modelo de negocio con vocación social rentable que ya acaparó la atención de países de Centroamérica.

El encargado de hacerlo fue Guillermo Jaime Calderón, fundador de Mejoramiento Integral Asistido (MIA), una empresa enfocada a atender a 70% de la población económicamente activa sin acceso a un espacio habitacional.

Como emprendedor, primero se preguntó qué pasaría si la vivienda se construía comenzando por el techo. Encontró cosas muy buenas.

"Si empiezas con el techo, desde el día uno tienes patrimonio. Puedes meter animales, leña o forrarlo con materiales de la región y es una vivienda temporal", explica Calderón.

A partir de esa premisa, se puede dividir la construcción en etapas. Lo que da otras ventajas, como el que los créditos sean de menor tamaño que el que requiere una casa completa y al que los clientes objetivos de MIA, con ingresos de cero hasta cuatro salarios mínimos mensuales, no tendrían acceso.

MIA es un enlace para conseguir microcréditos y materiales, además de organizar a las comunidades en grupos de trabajo de 25 personas para que autoconstruyan sus viviendas, y conseguirles financiamiento. Una labor que cobra relevancia si se toma en cuenta que el rezago es de ocho millones de familias sin casa en zonas rurales.

En marzo, el Panel Internacional de Selección, en El Cairo, Egipto, seleccionó a Guillermo Jaime Calderón, como emprendedor Endeavor. La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) invitó a MIA a ser parte de las empresas que ayudarán a la reconstrucción en Haití y Chile.

Sin embargo, el reconocimiento es sólo una arista de los buenos resultados que ha obtenido en tan sólo un año de operaciones de la compañía que fundó con 500,000 dólares.

"El proyecto va a una buena velocidad. Llevamos 1,500 primeras etapas. Este año pensamos en un crecimiento de 100%, es decir, llegar a 3,000 al menos", explica Jaime.

Las ventas ascendieron a 2 millones de dólares (MDD) y prevé triplicarlas a 6 MDD en 2010.

Ahora Guillermo Jaime trae entre manos la idea de replicar el proyecto en Latinoamérica, empezando por Guatemala, Panamá, Costa Rica y Colombia.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n002F3Z