Patrocinado por

ALERTA »  La Comisión Federal de Electricidad pierde 13,900 mdp en el primer semestre

Cableras pequeñas están en agonía

Más de 200 firmas regionales podrían sucumbir ante los grandes proveedores de triple play; la solución está en aliarse con otras de su tamaño o venderse a Megacable y Televisa.

Por: Leonardo Peralta |
Martes, 10 de agosto de 2010 a las 06:00
Daniel Cázares buscar alargar la vida de su empresa Cable Z, en Zacatlán, Puebla. (Foto: Héctor Osnaya) Daniel Cázares buscar alargar la vida de su empresa Cable Z, en Zacatlán, Puebla. (Foto: Héctor Osnaya)

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión.com) — La consolidación del mercado de las empresas de televisión por cable amenaza con aniquilar a más de 200 compañías que durante mucho tiempo hicieron negocio en localidades pequeñas.

Mientras Kablex, una cablera de Escárcega, Campeche, que da televisión a 3,500 usuarios, sufre por tener que reparar el receptor de la señal de TNT, en Guadalajara, Megacable presume su más reciente adquisición: Grupo Omnicable.

En junio pasado, la empresa que dirige Enrique Yamuni, y que llega a 1.7 millones de suscriptores con servicios de TV de paga, telefonía fija e Internet, compró a este cablero mediano que opera en Sonora y Chihuahua.

Un reportaje de la revista Expansión muestra este contraste; uno de los que se ven todos los días en esta industria que sólo llega a 16% de los hogares y que encima enfrenta la amenaza de servicios de bajo costo de TV satelital de empresas como Dish y Sky.

En el primer trimestre de este año sólo se registraron 64,000 suscriptores nuevos de TV por cable, frente a 542,000 de TV satelital.

Pero las cableras grandes están bien paradas, pues tienen la capacidad de atender la demanda de triple play (TV de paga, telefonía fija e Internet).

Megacable y Televisa, a través de su participación en Cablevisión, Cablemás y Cablevisión Monterrey, son las reinas del mercado, y las más temidas por las pequeñas cableras que tienen dos caminos: hacer fuertes inversiones e infraestructura que tienen que financiar con recursos propios o despertar el interés de algún comprador, aunque tengan que salir del negocio.

La tranquilidad que gozaron durante décadas estas empresas al ser los únicos proveedores de cable en sus localidades, se ve amenazada por las grandes que han recibido concesiones en esas mismas zonas.

Por si fuera poco, estas cableras tienen que pagar al mismo costo que las grandes por el contenido de Televisa.

"La gente contrata mis servicios para tener una buena señal de los canales de Televisa", dice Daniel Cázares, director de Cable Z, una cablera pequeña.

El combo de canales llega a consumir hasta 16% de los ingresos de este tipo de compañías.

Algunas cableras medianas han integrado a su oferta de TV de paga los servicios de Internet y telefonía fija para sobrevivir. En este bando juega Grupo Hevi, una cablera de Guadalajara que se ha dicho que está en la mira de Megacable, pero su plan es seguir independiente.

Este tipo de empresas son un bocado jugoso para Megacable y las compañías aliadas bajo el paraguas de Televisa. En los últimos cuatro años, la empresa de Emilio Azcárraga Jean ha invertido más de 750 millones de dólares para tener participación accionaria en otras cableras.

Pero no todas las cableras pueden invertir en ampliar su oferta.

Un kilómetro de fibra óptica para ir de una ciudad grande a una localidad más pequeña cuesta hasta 15,000 dólares, según Alejandro Navarrete, director general del Centro de Investigación e Innovación en Telecomunicaciones (Cinit), el brazo de investigación de Canitec.

Pero hay esperanza. Los cableros pequeños se pueden unir para crear redes interlocales y compartir los costos administrativos y la fuerza de ventas, dice Navarrete en el reportaje publicado en Expansión.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n002KA3