Actúa lento y acertarás en tu empresa

El mundo moderno nos pide más velocidad, pero al tomar decisiones a veces es mejor actuar despacio.

Por: Hernán Iglesias Illa |
Viernes, 09 de noviembre de 2012 a las 06:00
Ser el primero no siempre es mejor
1
En el libro ?Wait: The art and science of delay?, Frank Partnoy expone varios casos empresariales y hasta del deporte en los que la espera condujo al éxito. (Foto: Especial)
En el libro ?Wait: The art and science of delay?, Frank Partnoy expone varios casos empresariales y hasta del deporte en los que la espera condujo al éxito. (Foto: Especial)
Otros enlaces
Hace algunos años, la compañía de operaciones bursátiles UNX lanzó una nueva plataforma para comprar y vender acciones. Era un software mucho más rápido y moderno que el anterior. Gracias a él, la empresa ascendió rápidamente a la cima de los rankings del sector.

Sus clientes obtenían los mejores precios al vender y al comprar en el dificilísimo mercado de operaciones instantáneas manejadas por computadoras ultrarrápidas.

En 2008, sus ejecutivos decidieron mudar los servidores de la compañía desde California hasta Nueva York, para reducir aún más el tiempo que tardaban sus computadoras en comprar y vender en la bolsa.

Desde California, las operaciones demoraban 65 milésimas de segundo. Desde Nueva York, unas 35 milésimas.

Aquí es cuando la historia se pone extraña, según cuenta Frank Partnoy en su libro Wait: The art and science of delay (Espera: el arte y la ciencia de posponer), un libro sobre el valor de saber esperar.

Tras la mudanza de un estado a otro, las operaciones de UNX se hicieron más rápidas, pero no mejores.

Sus costos por operación aumentaron: los clientes estaban pagando para comprar acciones y recibiendo menos cuando las vendían.

La velocidad era más alta, pero el desempeño del sistema era inferior.

"Una de las cosas más raras que vi en mi vida", dice el CEO de UNX en el libro. La compañía entonces hizo más lentas sus computadoras a propósito (otra vez hasta las 65 milésimas de segundo), para ver qué ocurría. Lo que sucedió fue que UNX volvió al tope de las listas.

Esto parece raro, pero es más o menos habitual, explica Partnoy. La gestión de la ‘latencia' (el tiempo de espera disponible en un sistema), se ha transformado en una industria de miles de millones de dólares.

Ahora UNX sabe que a veces es mejor ser más lento y entrar al mercado después de otras empresas. "No siempre llegar primero es lo ideal", dice el autor.



Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005B35