El joven Carlos que llegó antes que Slim

Fue el primer mexicano en comprar un equipo español de futbol. Sus traspiés lo han hecho polémico.

Por: Leticia Gasca Serrano |
Jueves, 03 de enero de 2013 a las 06:00
El hombre que se queda en el camino
1

Juan Carlos Padilla Salgado se convirtió en febrero de 2012 en el primer mexicano dueño de un club español, nueve meses antes de que el empresario Carlos Slim Helú adquiriera al Real Oviedo. Sin embargo, no sólo perdió al equipo sino que éste descendió a tercera división de Liga Española de Futbol y no por razones deportivas sino por dinero.

Ese traspié aunado a otros negocios que no han llegado a buen puerto, han hecho de Padilla una figura controvertida y hasta criticada en el medio. No obstante, confía en su modelo para transformar jugadores amateurs en cracks. Ahora lo ha llevado a Alicante, España, de acuerdo con la revista Expansión del 10 de diciembre.

"(Padilla Salgado) prometió cosas que luego no cumplió, dinero que no pagó, y el Dénia bajó a tercera", dijo Antonio Roselló, entonces presidente del club ibérico cuando se dio el descenso, en entrevista con Expansión. "Es un cuentista".

De 30 años de edad, Carlos es hijo de Juan Carlos Padilla Aguirre, ex vicepresidente del Club Toluca, y dice ser sobrino del actual presidente Fernando Corona Álvarez. Desde los 26 años representa futbolistas. Lo hizo en 2005 con el ecuatoriano Johnny Baldeón y en 2008 con el mexicano, Nery Castillo.

También en 2008 convenció a la Federación Mexicana de Futbol de que el sueco Sven Goran Eriksson, era la mejor alternativa para suceder como entrenador de la selección nacional a Hugo Sánchez.

Dos años después intentó negociar la venta del portero mexicano Guillermo Ochoa al club inglés Fulham. Ninguno de estos proyectos prosperó como debía.

Con el club Dénia intentó hacer una incubadora de talento futbolístico mexicano. Su sueño era hacer del equipo una sucursal de la selección nacional y vender jugadores a equipos europeos. "Dado el nivel del futbol español, su paso (de los jugadores) por un club de segunda o tercera división los revaloriza", dice Padilla.

Pero el promotor únicamente aportó 150,000 euros, de los 400,000 que debía pagar para tener el 51% del equipo. En abril de 2012 dejó de hacer los pagos.

El 1 de julio terminaba el plazo para que el club presentara los avales por 200,000 euros para garantizar la deuda que tenía con sus jugadores. No pudo hacerlo. Al día siguiente la Real Federación Española de Futbol anunció el descenso a tercera división del Dénia.



Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005D8O