ALERTA »  Herdez acuerda la compra del negocio de helados de Nestlé

Cambiar el mundo y ganar dinero

Las empresas que atacan problemas sociales y generan ganancias causan polémica. ¿Deberían limitarse a un trabajo altruista?

Viernes, 12 de abril de 2013 a las 16:17

 

"El filántropo moderno ya no da su dinero a rendimiento cero".

Hernando Aguilera,

Director ejecutivo del Social Value Institute.

Muchas organizaciones sociales trabajan con donativos en un contexto en el cual los recursos son cada vez más limitados. Además, están obligadas a demostrar que lo que hacen es la manera más eficaz de resolver un problema social o ambiental. Por eso, cuando llega el momento de elegir su figura legal, optan por ser organizaciones sin fines de lucro, ya que asumen que así lograrán cumplir su misión.

Sin embargo, si algunas de esas organizaciones se constituyeran como empresa, podrían obtener ventajas sobre las organizaciones sociales tradicionales.

Cuando los emprendedores dejan claro desde un inicio que van a desarrollar un modelo financieramente sustentable, el filántropo moderno no lo ve mal, porque ya no regala su dinero a rendimiento cero. Busca que sus recursos generen una rentabilidad social (y ya hay formas de medirla).

Los modelos de negocios sociales más exitosos son los que logran replicarse: el valor social que generan es mayor que la inversión y eso tiene sentido. Si una organización, gracias a un donativo, puede crear una fuente permanente de ingreso, no sólo es válido, sino deseable.

"El sector sin fines de lucro es sin fines de lucro".

Jorge Villalobos,

presidente del Centro Mexicano para la Filantropía.

En el esfuerzo por resolver los problemas del mundo, el mundo de la filantropía y el de los negocios se fusionan en algunos puntos y aprenden uno del otro.

Sin embargo, no hay que olvidar que una empresa, aunque tenga objetivos sociales, siempre va a ser empresa. De forma similar, el sector sin fines de lucro es sin fines de lucro. Si una fundación enajena un patrimonio y destina los rendimientos a una obra social, ése es dinero filantrópico y así debe permanecer. No se vale usar dinero que fue donado como capital para un negocio.

No lucrativo quiere decir reinvertir. Lucrativo es repartir los remanentes. En México no se ha explorado suficiente el concepto de lo no lucrativo. Que las ONG le pasen dinero a las empresas no se vale.

En México aún pensamos que las ONG no deben cobrar. Eso solamente denota ignorancia acerca de cómo funciona el sistema de lo no lucrativo.

Por eso, a los emprendedores que desean arrancar un proyecto social, les digo que pueden hacerlo como empresa, pero a las ONG que quieren desarrollar un modelo de negocio les diría: mejor generen empleos no lucrativos.

Comentarios: opinion@expansion.com.mx


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n0060ZN