La comida del futuro

Sequías, inundaciones y la clonación animal cambiarán radicalmente los alimentos como los conoc en 2050 la comida será de preparación rápida, pero en porciones más pequeñas y saludables.

Por: Verónica García de León |
Lunes, 17 de noviembre de 2008 a las 06:00
Sequías, inundaciones y clonación de vacas cambiarán radicalmente los alimentos, según el futurólogo Timothy Mack. Sequías, inundaciones y clonación de vacas cambiarán radicalmente los alimentos, según el futurólogo Timothy Mack.

El futuro es la obsesión de muchos. Y la imagen más esencial para imaginarse cómo sera es cómo nos vamos a alimentar en varias décadas. Timothy Mack es uno de los que vive pensando en eso. Preside la Sociedad Mundial del Futuro, una de las organizaciones que lideran los estudios sobre el tema en EU.

Su obsesión atrajo al departamento de Defensa estadounidense y el Instituto Chino para Asuntos Globales. Lo contratan para el desarrollo de la planificación estratégica, innovación tecnológica y gestión del cambio de tácticas para un futuro que cambia cada segundo.

Después de ser investigador en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard y en la Academia de Ciencias, formó parte de la oficina de auditoría del Congreso. Desde entonces combina su experiencia en análisis de políticas legislativas y su experiencia como consultor para asesorar a gobiernos y corporaciones. Participó en México como orador del Foro Global Agroalimentario 2008 con la conferencia magistral ‘El mundo en el 2020’. Su visión sobre el futuro de los alimentos en México fue captada por Expansión.

¿Demandaremos más alimentos?

El mundo crecerá tanto en población (en 2050 habrá 130 millones de habitantes) como en ingreso. Mientras la economía de EU crecerá 3% anual, la de México lo hará en por lo menos 4%. Eso cambiará el tipo de comida, es decir, más carne, vegetales y frutas, así como alimentos procesados.

¿Dónde cosecharemos esos alimentos?

Es muy probable que haya menos comida proveniente del norte de México, toda vez de que la sequía será ya una condición permanente por el decremento de 20% en lluvias y por el agotamiento de las fuentes subterráneas de agua. La agricultura se llevará a cabo cerca de las ciudades, para sacar ventaja de la mano de obra disponible y reducir los costos de transporte.

La disposición de tierra, de agua y de temperatura óptima ¿cómo modificará las formas de producción?

Habrá un incremento en la temperatura que podría significar una caída en la producción agrícola de hasta 35%. Maíz y caña de azúcar serán los que más resentirán estos efectos. El uso de irrigación y fertilizantes químicos se añadirá al contenido de sales de la tierra por lo que ésta será menos fértil.

Y siguiendo el efecto dominó ¿Cómo repercutirá en los inventarios, los precios y las políticas proteccionistas?

Me temo que veremos más escaladas en los precios y políticas proteccionistas en otros países durante las próximas décadas, especialmente en cosechas básicas como el maíz, el trigo y el arroz. Mientras la habilidad para almacenar granos podría ser cada vez menor, es probable que la demanda global de alimentos se duplique para 2050. Incluso con nuevas tecnologías, la producción de granos sigue en picada.

¿Qué ocurrirá con nuestros problema de energía?

Es uno de los mayores obstáculos que la tecnología puede superar. México tiene un importante potencial en energía renovable, pero no se ha utilizado. Para 2030 se proyecta que 59% de la energía que use el país provendrá del gas, 19% del carbón y 10% del petróleo. Sólo 7% será energía hidráulica y 2% nuclear (1% menos de lo que representa hoy).

¿Qué tipo de comida habra en 2050?

Alimentos rápidos, pero serán en porciones más pequeñas y más saludables; menos presentaciones grandes porque el tamaño de los hogares continuará reduciéndose, y menos alimentos especiales para niños pues habrá 11% menos de infantes en la familia promedio. Aumentarán los alimentos que se cocinarán casi al servirlos o calentarlos.

En términos de seguridad alimentaria e inocuidad, ¿qué se puede esperar?

El crecimiento de la biocontaminación por bacterias y otros contaminantes orgánicos se incrementa y continuará haciéndolo.

Una razón es la creciente demanda de frutas y vegetales frescos en el mercado, pero también una mayor habilidad para detener esos factores de contaminación en tránsito. Esto implicará incrementos de tarifas y controles de alimentos considerados como riesgos a la seguridad alimentaria.

¿Qué tipo de problemas de distribución habrá?

El mayor reto es llevar los alimentos del campo al consumidor o a los centros de producción. Además de los evidentes costos del transporte por los incrementos de los energéticos, los retos de la infraestructura de México son relevantes. Las carreteras, puentes y sistemas de comunicaciones ineficientes constituirán enormes retos en términos de gastos de operación.

¿Veremos la agricultura del futuro con tractores e invernaderos?

Uno de los desarrollos más probables es el crecimiento de las ‘fábricas de cultivos’, que no es simplemente el manejo de enormes masas de tierra con maquinaria pesada. También veremos el desarrollo de producción de carne—sin las preocupaciones humanas que han complicado la producción actual— a partir de la clonación y el cultivo en tinajas de partes animales sin el cuerpo del animal. En lo que será un proceso de laboratorio, la producción de carne será más eficiente, aunque radicalmente diferente a los ranchos ganaderos y granjas de pollos actuales.