Life & Style

Unreal: comida chatarra ‘saludable’

La firma vende imitaciones de chocolates como M&M y Milky Way, pero con menos azúcar y grasas; Unreal ha enfrentado críticas de defensores de la salud pública sobre su impacto contra la obesidad.

Por: Miguel Helft |
Jueves, 01 de noviembre de 2012 a las 06:02

Tom Brady y Gisele Bundchen son fans. Lo mismo ocurre con Matt Damon, John Legend y Jack Dorsey, el emprendedor de Square y Twitter.

Puede que tengas la oportunidad de descubrir lo que todas estas celebridades están admirando.

Cuando revises este año el botín de Halloween de tus hijos -o la pila de golosinas que sin duda tus colegas llevarán en la oficina- mantente atento para encontrar un nuevo tipo de caramelos envueltos en un empaque brillante. Se llaman Unreal y tienen una misión improbable: 'deschatarrizar' la comida chatarra.

Unreal Brands, una empresa con sede en Boston que cuenta con millones de dólares en respaldo del renombrado inversor tecnológico Khosla Ventures, vende cinco tipos de dulces por ahora.

Son difíciles adivinar basándote sólo en su nombre clínico (Un 41, Un 54, Un 5, Un 8 y Un 77) pero son imitaciones de los M&Ms, M&Ms con cacahuate, Milky Way, Snickers, y de las 'copitas' de chocolate rellenas de mantequilla de cacahuate de Reese.

Las versiones de Unreal están hechas con ingredientes naturales. Tienen menos azúcar y grasa, y más fibra y proteína. No utilizan jarabe de maíz, aceites hidrogenados, colorantes ni sabores artificiales y ni tampoco transgénicos. Y todos los ingredientes son "obtenidos responsablemente".

"La gente va a comer dulces, así que queremos darles una mejor opción", dice Michael Bronner, fundador del Unreal. Dice que el objetivo no es atraer a los consumidores de Whole Foods y de los mercados de granjeros, sino atraer a los consumidores promedio.

Los dulces se venden en tiendas Target, CVS, Staples, y pronto en los 7 Eleven, a precios similares a los de los artículos que imitan.

En última instancia, Unreal está tratando de demostrar a las grandes empresas de alimentos que pueden hacer productos sabrosos -y rentables- que estén libres de ingredientes chatarra, dice Bronner, un exitoso empresario que fundó Digitas, la empresa de publicidad digital ahora propiedad de Publicis Groupe, y Upromise, la compañía recompensas financieras ahora propiedad de Sallie Mae.

A pesar de sus valores éticos, algunos defensores de la salud pública son escépticos acerca de que Unreal puede ser un activo positivo en la lucha contra la obesidad y las enfermedades crónicas.

"La comida chatarra natural va a obstruir tus arterias y te engordará tanto como la comida chatarra", dice Margo Wootan, directora de políticas del Center for Science in the Public Interest. Desde un perspectiva de salud, el azúcar no es mejor que el jarabe de maíz, dijo Wootan. Y añadir fibra a un alimento nutricionalmente inútil puede ser una buena mercadotecnia, pero puede ser malo para la salud, agregó. "Ayuda a la gente pensar en esa comida como algo mejor y podría hacerlas comer cosas que de otro modo no comerían".

Wootan reconoció que los productos Unreal vienen en porciones más pequeñas, tienen menos azúcar y menos calorías que las golosinas rivales, pero esos beneficios podrían desvanecerse, dijo, si la comercialización del producto impulsa a las personas a comer más de lo que comerían de otro modo.

Ya ha sucedido antes. "La categoría de aperitivos con fruta ha tenido un impacto negativo en la dieta de los niños, porque los padres son más propensos a incluirlos en sus comidas", dice.

Bronner afirma que ha escuchado las críticas, pero dice que es poco probable que la diminuta influencia de Unreal tenga un impacto negativo directo en una industria que ronda los 30,000 millones de dólares en ventas anuales, y que continúa creciendo cada año.

"Por mucho que nos gustaría ver que los dulces no fueran parte de la dieta estadounidense, lo son y siguen creciendo", dice. "Si podemos hacer que la gente se detenga y piense acerca de por qué esta basura está su comida, tal vez podamos hacer que las grandes empresas reduzcan el uso del azúcar, el jarabe de maíz e ingredientes artificiales".

Un portavoz de Mars, el fabricante de M&M, Milky Way, y Snickers, se negó a hacer comentarios.

Unreal surgió de una disputa entre padre e hijo precisamente después de Halloween. Tres años atrás, cuando el hijo de Bronner, Nicky, tenía 12 años, sus padres se llevaron la mayor parte de su botín de dulces. Cuando Nicky protestó, sus padres le dijeron que los dulces eran malos para él. Sin estar convencido, Nicky buscó en la web, sólo para descubrir que sus padres tenían razón después de todo. Así que se embarcó en una búsqueda de dos años para averiguar si los sabrosos dulces podían ser hechos sin tanta basura.

Utilizando las conexiones de su padre en el mundo de los negocios y su billetera, Nicky contactó a expertos en alimentos y nutrición, a un chef de renombre, y a inversores como Khosla. Poco a poco, los Bronners construyeron una empresa con veteranos de Procter & Gamble, Kellogg, Google y Godiva.

Los productos fueron lanzados este verano. Con el tiempo, Unreal espera expandirse a las bebidas azucaradas y a otros productos.

Samir Kaul, un socio en Khosla, dice que Unreal tiene sentido para su empresa, que ha estado realizando un número cada vez mayor de inversiones en sustentabilidad, con un mayor enfoque en los sectores de la alimentación y la agricultura. "Vamos a empezar con el caramelo y le daremos a la gente una propuesta de valor", dice. "Tenemos que incidir en el cambio cuando podamos, de manera significativa".

Aún está por verse si Unreal puede cumplir su misión. Kelly Brownell, directora del Centro Rudd para Política Alimentaria y Obesidad de la Universidad de Yale, hace eco de varias preocupaciones de Wootan. Dice que el impacto final de Unreal depende en gran medida de cómo respondan los consumidores a sus productos.

"Digamos que los productos son mejores en un 10%, pero si los consumidores creen que son 40% mejores, entonces no serán buenos", dice Brownell. "Si los consumidores responden comiendo la misma cantidad, estarán mejor con ellos".

Con un montón de golosinas Unreal sobre mi escritorio, trato de poner atención al mensaje implícito de la moderación. Cuando un compañero se detiene y toma una barra de chocolate, hago mi mejor esfuerzo por explicar la misión de Unreal. Sin embargo, antes de poder terminar, él camina hacia la puerta y exclama desde el pasillo: "No voy a comerlo porque sea saludable. Sólo quiero un poco de chocolate".


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005AU7