Ford Cuautitlán cambia de vocación

La planta reinaugurada pone a México como un punto estratégico en los planes de la armadora; trabajará con ingeniería nacional y desplazará en el país al modelo Fiesta fabricado en Brasil.

Por: Shaila Rosagel / Enviada |
Martes, 11 de mayo de 2010 a las 22:36
En las tres plantas de Ford trabajan actualmente 400 ingenieros mexicanos llevando a cabo tareas de desarrollo, y se espera que en uno o dos años sean 600 los dedicados a proyectos de ingeniería. (Foto: Mario Caballero) En las tres plantas de Ford trabajan actualmente 400 ingenieros mexicanos llevando a cabo tareas de desarrollo, y se espera que en uno o dos años sean 600 los dedicados a proyectos de ingeniería. (Foto: Mario Caballero)
CUAUTITLÁN IZCALLI.- (Manufactura) — La planta de Estampado y Ensamble de Ford Cuautitlán en el Estado de México fue transformada para producir automóviles compactos de nueva generación como parte de los planes de inversión y de reconversión One Ford hacia vehículos más pequeños y eficientes en consumo de combustible.

En la ceremonia de reinauguración, el presidente Felipe Calderón Hinojosa, y los directivos de Ford Motor Company aseguraron que México ocupa un lugar privilegiado en el sector automotriz con el lanzamiento del nuevo Fiesta 2011 que será manufacturado en esta planta para exportar a Estados Unidos (EU), Canadá y Europa.

En su transformación se realizó una construcción adicional para la planta en procesos de manufactura de 28,800 m2.

"La planta de Cuautitlán representa una pieza importante para los planes de estrategia de Ford como fortalecimiento de la base manufacturera", dice Eduardo Serrano Berry, presidente y director general de Ford México.

La compañía invirtió 3,000 mdd en la reconversión de la planta de Cuautitlán para transformarla a su nueva vocación: la manufactura del auto semicompacto Fiesta 2011.

En un inicio se producirán 464 unidades diarias para cubrir la demanda al 29 de junio —cuando el automóvil llegue hasta los distribuidores—, y 80,000 al cerrar el año.

Paul Mascarenas, vicepresidente de Ingeniería y Desarrollo Global de Productos, señala que el nuevo Fiesta 2011 cumple con especificaciones de sustentabilidad como el ahorro de combustible.

El automóvil Fiesta cuenta con ingeniería mexicana y será producido en tres series: la serie S con un costo de 179,900 pesos, la SE, 206,300 y la SES de cinco puertas cotizado en 239,900 pesos.

El Fiesta que actualmente se vende en México, manufacturado en Brasil, se convertirá en el Fiesta Ikon —que vende entre 600 y 700 unidades al mes—, y estará dirigido a un sector de poder adquisitivo más bajo.

De este modo, la planta de Cuautitlán coloca al país en el tercer lugar de importancia como productor automotriz para la compañía después de EU y Alemania.

Opera con una línea de cinco prensas de alta productividad, 270 robots instalados y sistemas de medición en línea; plataformas ergonómicas ajustables en el área de vestiduras. En el área de pintura se incorporó un modelo conocido como three wet que realiza la aplicación de pintura base y transparente en húmedo.

La creación de empleos en un inicio es de 2,000 directos y 6,000 indirectos y la meta a dos años es llegar a la manufactura de 160,000 unidades anuales.

Jim Farley, vicepresidente global de Mercadotecnia y Operaciones de Canadá, México y Sudamérica indicó que la empresa realiza investigaciones en el área eléctrica y que el año próximo prevé el lanzamiento de un automóvil eléctrico para el mercado estadounidense.

Por ahora, en la planta reinaugurada sólo se manufacturará el Fiesta 2011 y aún no hay planes de armar otro modelo.

Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n002F0B