Ticker

La evolución de la manufactura global

La colaboración es un valor que hace la diferencia entre empresas exitosas y aquéllas que no lo

Por: Juvencio Roldán |
Miércoles, 26 de noviembre de 2008 a las 16:36
Manufactura
En la colaboración el trabajo se organiza a través del auto-interés mutuo.
En la colaboración el trabajo se organiza a través del auto-interés mutuo.
Confianza... Este valor cultural es el elemento pivotante con el que la colaboración apalanca los esfuerzos dentro de las organizaciones por alcanzar sistemas más flexibles de producción. Pero la colaboración es una actitud que está alcanzando una relevancia nunca antes observada en la historia económica de la humanidad.

Paradójicamente, la intensa competencia global ha demandado un nuevo salto evolutivo entre las empresas manufactureras que aspiran o han alcanzado el estatus de empresas de clase mundial: colaboración, muy por encima de la tradicional actitud depredadora que marcó el paradigma de la revolución industrial a lo largo del siglo XX. ¿Difícil de creer? ¿Utópico? En lo absoluto.

En los últimos meses he hallado información seria y soportada por un constante rigor académico, que me permite afirmar que la colaboración es un valor que crea la diferencia entre empresas exitosas globalmente y las que no lo son. Sin embargo, seré más explícito en contarles las diversas formas en las que la colaboración ha impulsado ese salto evolutivo en la manufactura global:

Alianzas estratégicas. Las alianzas estratégicas son mucho más que fusiones y adquisiciones, que en algunos casos son depredadoras. Cuando se habla de colaboración, las alianzas estratégicas más frecuentes son las licencias, franquicias, joint ventures, contratos de manufactura y participaciones minoritarias. Son una forma de colaboración entre empresas, grandes o pequeñas, que puede incluir a los mismos competidores actuales o futuros competidores.

Enfoques de abastecimiento equilibrado. Es mejor conocido como desarrollo de proveedores. Cientos de ingenieros de empresas americanas y europeas han tenido retiros hasta de dos años dentro de las instalaciones de la empresa japonesa Toyota para empaparse de su filosofía y aplicarla en sus respectivas plantas de origen; pero sus resultados son magros porque no han logrado impregnar sus organizaciones de la esencia de Toyota: su actitud de colaboración y apoyo hacia sus proveedores, que no se contrapone con elevados niveles de exigencia en calidad y cumplimiento de entregas.

Crowdsourcing (Colaboración masiva). Los casos más relevantes de esta innovadora forma de colaboración son Linux y Wikipedia, que Don Tapscott y Anthony Williams ilustran en detalle en su obra Wikinomics. Éstos y otros casos ponen en tela de juicio el futuro del capitalismo depredador y sientan las bases de un análisis sobre la colaboración en red, voluntaria y de nuevas actitudes exentas de afán de lucro, con un prometedor horizonte en los negocios.

Organizaciones colaborativas vs organizaciones jerárquicas. Lowell y Joyce, autores de Mobilizing minds, sostienen: “Hay sólo dos formas reales que los seres humanos han encontrado para organizar el trabajo: jerarquías, que organizan el trabajo a través de la autoridad; y la colaboración, la cual organiza el trabajo a través de auto-interés mutuo.

En una jerarquía, las interacciones entre trabajadores son principalmente de arriba hacia abajo. La jerarquía funciona porque reduce los costos de las interacciones. Es eficiente decir a la gente qué hacer. En la colaboración el trabajo se organiza a través de auto-interés mutuo. Los trabajadores son libres de interactuar con alguien más, y ellos escogen sus asociaciones basados en la naturaleza del trabajo a ser hecho. La colaboración, sin embargo, usualmente requiere de un mayor volumen de transacciones y de interacciones más complejas que las jerarquías para organizar el trabajo. Es sólo con el advenimiento de las tecnologías digitales en red de hoy, que la colaboración a gran escala entre un gran número de trabajadores se ha hecho posible.

La colaboración y la confianza son pilares de empresas basadas en intangibles, de lo cual les platicaré más en la próxima entrega. Así que… colaboren… y nos leemos pronto en este espacio.

El autor es ingeniero industrial y candidato a Doctor en Planeación Estratégica.