Trabajo en casa, derechos y obligaciones

Ante el brote de influenza, las empresas optan por este esquema que permite contener el contagio; aunque es un método flexible, significa los mismos derechos y obligaciones que acudir a la oficina.

Por: Tania M. Moreno |
Jueves, 30 de abril de 2009 a las 07:27
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión.com) — El trabajo a distancia es una opción que 41% de las empresas mexicanas utiliza ante el riesgo de contagio de influenza para continuar sus labores sin comprometer la salud de sus empleados, según una encuesta de Mercer.

Esta modalidad aporta grandes beneficios a las compañías, como el aumento de la productividad y el ahorro de recursos por concepto de luz, renta y equipo.

Sin embargo, este esquema de trabajo no está contemplado dentro de la Ley Federal del Trabajo (LFT), por lo que se presta para incumplimiento de obligaciones por parte del patrón y de los empleados, aseguró el abogado laboral Jorge Sales Boyoli.

En el caso particular de esta contingencia sanitaria, el trabajo a distancia puede ser una opción ideal, siempre y cuando se entienda que como cualquier relación de trabajo presenta compromiso de ambas partes, señaló el abogado.

La modalidad permite diferentes opciones:

Jornadas compactas; donde el empleado inicia sus labores a muy temprana hora del día, por ejemplo seis o siete de la mañana y concluye antes que el resto de sus compañeros, pero trabajando horario corrido las mismas ocho horas diarias. Jornadas mixtas; en las que trabajador acude físicamente al centro de trabajo sólo uno o dos días de la semana, laborando el resto de la semana desde su casa o un lugar remoto al centro de trabajo. Jornadas reducidas; donde el trabajador por necesidades  personales: salud, familia, etc., presta sus servicios dentro de horarios menores a los tradicionales; este último caso puede suponer una reducción proporcional de la percepción económica. Trabajo Remoto; en ellas el operario no presta sus servicios en una oficina de manera presencial sino desde un lugar diferente entregando el resultado de su trabajo conforme a pautas convenidas previamente.

Para los empleados

Algunos trabajadores no están acostumbrados a laborar por objetivos, por lo que este esquema puede ser complicado. Para que esta relación funcione ha de entenderse que es necesario trabajar por resultados.

Para ello es necesario tener capacidad de administrar el tiempo y mucha disciplina para cumplir la jornada, pues el no hacerlo satisfactoriamente puede derivar en sanciones de los empleadores.

"Aunque esta modalidad no esté regulada por la LFT, sí se contempla en tratados de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que México firmó, que son reconocidos legalmente", aseguró Sales Boyoli.

Lo importante es entender que bajo este esquema de flexibilización, el patrón busca el beneficio del trabajador, por lo cual es importante adquirir un compromiso y aprovecharlo.

Para los patrones

Este esquema contempla las mismas obligaciones para el empleador, que en ningún caso se verá exento de cumplir los derechos que establece la ley en México.

"Si el patrón no respeta la jornada establecida con el empleado, puede ser sancionado; pero también tiene derecho a  exigir que el trabajo sea cumplido conforme a los requerimientos establecidos", agregó Sales.

La clave está en entender que no es una figura para evadir responsabilidades legales, sino para ahorrar costos y en este caso, preservar la salud de trabajador y patrón.

Por ejemplo, si en casa y durante su trabajo un empleado sufre un percance, éste deberá ser cubierto por el patrón, ya que la ley del Seguro Social califica como accidente de trabajo el que se presenta durante la jornada establecida, sin importar lugar.

"Todo es cuestión de acuerdos y compromiso entre las partes".


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n001SZ7
recomienda
Patrocinado por