5 formas de reducir el estrés laboral

En medio de la crisis, los empleados tienden a sentirse rebasados por el trabajo y la preocupación; conoce cinco maneras de ayudar a reducir la presión que no cuestan nada.

Por: Anne Fisher |
Jueves, 08 de octubre de 2009 a las 06:20

NUEVA YORK — Si encontraron la forma de estar más felices en el trabajo, tal vez ahora se preguntan cómo hacer que la gente que trabaja con ustedes también esté más contenta y sea más productiva. Últimamente, varias empresas han tenido recortes laborales drásticos, y eso puede tener a toda la gente trabajando como loca. Además de eso, muchas oficinas tienen pagos congelados, y este año el monto de los bonos será más bajo que antes.

Las razones de esto son bastante claras, pero también existe la preocupación de que una vez que la economía mejore, esa gente decidirá tomar otras opciones. Hay que encontrar la manera de mejorar los ánimos en el trabajo sin tener que gastar una fortuna.

El estrés de los empleados puede ser peor de lo que imaginan, según Deb Bright, presidenta de Bright Enterprises, cuyos clientes de asesoramiento y consultorías incluyen a Morgan Stanley, General Electric, Pfizer, la Bolsa de Nueva York (NYSE), y Disney.

"El aumento de las horas de trabajo, la reducción de sueldos y otros factores son sólo la punta del iceberg", dice. "Mucha gente está enfrentando problemas serios en casa, como temores financieros y muchas veces tener una pareja desempleada. Todo esto se ha ido amontonando durante esta larga recesión, y la gente se desespera al ver todas las cosas que no puede controlar. Pierden la perspectiva". 

¿Cómo pueden ayudar a que lo recuperen? Primero hay que tomar en cuenta que "cuando la gente está cansada y distraída, no prestan la misma atención que prestan normalmente", dice Bright. "Necesitan ser mucho más claros en lo que dicen". En segundo lugar, deben darse cuenta de inmediato de que "la gente está desesperada por tener éxito", dice Bright. "Necesitan recuperar el sentido de control".

Ella sugiere que intenten poner en práctica los siguientes cinco pasos. "Son muy sencillos", dice Bright, "pero mis clientes me dicen que funcionan, y no cuestan ni un centavo".

1. Expresa con claridad tus expectativas: "Los gestores pocas veces se dan cuenta de cómo suman estrés al trabajo diario de la gente si no expresan bien lo que quieren", dice Bright.

Por ejemplo: un jefe dice: "vamos a tener una junta el viernes para hablar del recorte de costos". Eso prende de inmediato la alarma de rumores (¿va a haber más despidos?), y deja en la incertidumbre cualquier cosa, si no es que todo, lo que pueda presentarse en esa reunión.

"Si en vez de eso dicen: "vamos a tener una junta el viernes, y me gustaría que cada persona hiciera dos sugerencias sobre cómo podemos reducir costos", están dando un mensaje completamente diferente", dice Bright. "Al ser tan sólo un poco más específicos, dejan que la gente sepa lo que esperan y cómo pueden lograrlo".

2. Al final de cada reunión, pide a alguien que recapitule las conclusiones y que diga quién va a hacer qué: "Al saber que al final alguien tendrá que recapitular todo lo que se dijo en la junta reducirá las horas que la gente pase jugando con sus BlackBerrys", dice Bright. "Pero además de eso, varias juntas son sólo discusiones generales, donde toda la gente se apresura a salir de ahí sin tener una idea clara de los pasos a seguir". Nadie puede tener éxito en algo si no saben qué es.

3. Limita las horas de trabajo: "Si alguien trabaja 60 horas a la semana, haz que ese sea el límite", dice Bright. ¿De qué va a servir? "En varias oficinas no se menciona nada sobre el aumento de las horas de trabajo", explica, "así que la gente sigue aumentando y aumentando las horas de trabajo, no porque realmente deban hacerlo, sino porque tienen miedo de no hacerlo".

El resultado, como pueden haber visto, es que los trabajadores están cansados y sensibles, y la calidad de su trabajo también empeora. Por otro lado, "si dejan que la gente sepa que hay un límite, y fijan ese límite en el número de horas que ya están trabajando, la diferencia es impresionante".

4. Agenda algo de "tiempo de reorganización" cada semana: "Una de las cosas que tiene a todos estresados es que no tienen tiempo para ponerse al corriente", dice Bright. "Si tu buzón de entrada está hasta el tope, y tu oficina es un desastre porque no has tenido tiempo de organizarla, eso provoca un sentimiento de pérdida de control que hace que todo empeore aún más".

Intenta anunciar un "tiempo de reorganización", por ejemplo, los lunes y los viernes de 1:00 PM a 3:00 PM, y en ese horario no habrá ninguna reunión. Al darle permiso a la gente para eliminar todos los estorbos de tareas inconclusas, se les da "una excelente liberación de estrés", dice Bright.

5. Ayuda a la gente a establecer prioridades realistas: "Si le piden a la gente que haga una lista de prioridades, normalmente tendrán tantas que obviamente de ahí viene su frustración", dice Bright. "Pueden ayudarlos a establecer objetivos alcanzables. Una vez más, es una forma de crear éxito y volver a tomar el control".

"Claro que, antes de que discutan las prioridades de las demás personas, deben tener claras las suyas, lo que significa que deben conocer también las prioridades de sus jefes", dice. "Hoy en día, las compañías pocas veces dejan que esa información se comparta". Esto es muy cierto. 

¿Cuántas horas a la semana trabajas últimamente? ¿Cómo lidian con el aumento del estrés en tu sitio de trabajo? ¿Cómo ayudas a que tus  compañeros de trabajo se sientan más cómodos? Opina en nuestra sección de comentarios.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n00231C