Carrera

7 reglas que te harán un mejor empleado

Conocer los puntos que te suman valor en la empresa te puede ayuda a tener una carrera ascendente; entre las conductas valoradas por los directivos está demostrar lealtad en los momentos de crisis.

Por: Ivonne Vargas Hernández |
Jueves, 18 de agosto de 2011 a las 06:02
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — Ser un empleado exitoso no es cuestión de ‘azar' ni una tarea que se puede delegar a un tercero. Para asegurar un trabajo y destacar en éste, el primer paso es asumir el control de cómo te desempeñas diario en la oficina.

"Los empleados pueden caer en el error de pensar que serán exitosos o tendrán el trabajo de sus sueños sólo por ser buenos en lo que hacen", dice Leticia Pérez, psicóloga por la UNAM y orientadora vocacional.

La competencia en el mercado laboral demuestra lo contrario: el mejor puesto puede estar en manos de quien no acabó una carrera. Para sobresalir se necesitan otras cualidades, detalla Pérez, como entender en su totalidad la empresa donde se trabaja y ganarte la confianza de personas clave en la organización.

Para Katia Villafuerte, directora de la licenciatura en Psicología organizacional del Tecnológico de Monterrey campus Santa Fe, tener un desempeño destacable implica ejercer otro principio básico: planificar tu crecimiento laboral, ver la carrera como un proyecto ‘en curso', y darse a la tarea de definir hacia dónde quieres ir, por qué y cómo lo harás.

Tener una idea de los pasos a dar en cinco años ayuda a realizar movimientos laborales certeros, sin embargo, además de escribir esas metas, hay que trabajar diario en algunos hábitos que permiten mejorar en la oficina, entre éstos observar lo que te quita y suma puntos como profesionista, agrega Leticia Pérez.

Una encuesta de la empresa de soluciones de recursos humanos Kelly Services refirió que el 96 % de un universo de 5, 000 mexicanos entrevistados aspiran a tener un cargo ejecutivo. Existen reglas que pueden ayudar a cumplir ese cometido, y también permiten trabajar una carrera exitosa. Mayra Ortega, directora general de la bolsa de trabajo Lucas5, menciona los siguientes puntos:

1. Vigila tu reputación interna. Significa cuidar cómo te manejas en la organización y la imagen que deseas proyectar. Si quieres que te ubiquen como alguien responsable, entonces no puedes darte el lujo de llegar poco preparado a una junta. Otro ejemplo: si buscas que tu perfil se relacione con el de alguien serio, mucho cuidado con perder la cordura en el brindis de fin de año.

2. Gánate la confianza. En lo personal y en el ámbito empresarial, a la gente se le conoce por cómo reacciona en una crisis. Si en la oficina hay un problema económico o un ‘bomberazo' de trabajo, los jefes esperarían disposición de tu parte para ayudar en esa situación. Asumir la actitud de "ese no es mi asunto, háganle como puedan, yo me voy a las 6:00 en punto", te resta puntos.

En los momentos difíciles, el director se percata con quién cuenta realmente, el profesionista que ‘da la espalda' es descartado para cualquier promoción en el futuro.

3. Sigue el código empresarial. En toda compañía hay uno, es decir, reglas que -aunque no estén escritas- conforman la convivencia en la oficina. Identificar esos aspectos y seguirlos (si te interesa hacer carrera en ese lugar) facilita tu desenvolvimiento laboral.

En este tipo de código hay aspectos conocidos por todos, como evitar enfurecer al jefe. Si optas por arrebatar la palabra a un superior, desafiarlo continuamente y marcar sus errores (con seguridad los tiene) te verán como alguien totalmente fuera de lugar. "El protocolo empresarial debe seguirse, y si hay diferencias, hay que buscar otra forma de corregirlas que no esté relacionado con retar al otro en todo momento", explica Leticia Pérez.

4. Toma las riendas de tu desarrollo. Es un punto crucial. Hay que grabarse esta consigna: la empresa no es responsable de tu capacitación, tú lo eres, y los escenarios cambiantes demandan que aprendas - continuamente- otras capacidades y habilidades, de lo contrario, estarás obsoleto. Crea un plan de destrezas nuevas a desarrollar, según tus metas planteadas.

5. Súmate a los compromisos. Mucha gente, ante un problema laboral, reacciona con la frase "tienes todo mi apoyo moral", comenta Ortega. Aquí el tema es que las empresas no buscan (exclusivamente) ayuda de ese tipo. El nivel de compromiso se mide por acciones, no por lo que dices que harás, o por dar una palmada en la espalda y fingir que nada pasa en la oficina.

6. Maneja con ‘arte' tus relaciones. Tú puedes ser el mejor vendedor (o cualquier oficio) en la empresa, pero si no hay buena relación con los compañeros, con seguridad no serás la opción a elegir cuando se desocupe un puesto estratégico.

Resulta que para esas posiciones, además de entender la dinámica de la compañía, hay que llevarse bien con los demás. Ser el que "siempre busca comerse el pastel solo, evidenciando las carencias de otros, funciona un tiempo; a la larga, la gente termina por dejar a la persona sola y eso pone en riesgo la permanencia de cualquiera en un puesto", aclara Leticia Pérez.

7. Cuida tu imagen. Pareciera un aspecto poco relevante de enlistar (en el sentido de que las personas tienen valía por lo que saben y no sólo por cómo lucen), pero no es así. Desde los primeros días en una organización debes cuidar la forma de lucir, y recuerda: si quieres ser jefe, hay que empezar a vestirse como tal, puntualiza Ortega.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n0033M4