Carrera

Encuentra trabajo según tus talentos

Invertir en detectar para qué eres bueno te permite buscar empleo de forma más acertada; si trabajas con tu talento natural rindes más y evitas frustraciones laborales, dicen expertos.

Por: Ivonne Vargas Hernández |
Miércoles, 09 de enero de 2013 a las 06:00

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — La búsqueda laboral es un detonador para plantearse en qué tipo de empresa o actividad puedes encajar mejor según tus talentos.

Emplearse generalmente conlleva un problema de actitud que puede deberse a "falta de auto conocimiento. La persona no sabe de qué es capaz, cuáles son sus talentos, dónde encaminar la carrera, qué tipo de proyectos ir tomando", explica Ana Estrada, directora de la firma Brújula Interior dedicada a realizar estudios psicosomáticos para determinar el cuadrante activo en una persona.

El profesionista que invierte en conocerse tiene una actitud más asertiva y transparente en la elección laboral. Cuando la persona inicia esta búsqueda sin saber sus fortalezas, empieza a "pretender" y  sobrevender ciertas características.

Investigaciones en neurociencia refieren que cada área del cerebro -que se divide en cuatro cuadrantes- tiene tareas específicas, y sólo una de esas partes determina las mayores capacidades de la persona. En esa región se localizan los talentos naturales, lo que realmente disfrutas hacer. Si por costumbre u obligación te esfuerzas en trabajar desde otro cuadrante se presenta una reacción de frustración, cansancio e incapacidad.

Estos son los cuadrantes del cerebro:

Frontal Izquierdo (lógico-matemáticos).

Características: no-emocional; analiza, prioriza, toma de decisiones; habilidad para matemáticas y finanzas y debate desde lo lógico.

Frontal Derecho (visionarios-imaginativos).

Características: innovación y creatividad; sentido del humor; capaces de tomar riesgos, y con alta capacidad de solucionar problemas.

Basal Izquierdo (secuencial - rutinario).

Características: eficiente en ahorrar tiempo y dinero; dar seguimiento a procesos administrativos; monitorea, controlar y supervisar, así como proveer estabilidad.

Basal Derecho (empático-armónico).

Características: construir confianza y sentido de pertenencia; mantener en alto el espíritu de los equipos; facilitar la producción a través de la armonía; y son altamente intuitivos.

¿Sabes lo que quieres?

La mayoría de las empresas siguen pensando que con determinar un horario y tareas específicas, el empleado dará buenos resultados, dice Ana Estrada. Si se quiere gente que no renuncie al primer problema y estén acordes al puesto, hay que empezar por reclutar de acuerdo a talentos reales, y la neurociencia puede apoyar a través de herramientas como el ‘mapeo mental'.

En el mercado de trabajo hay diversos escenarios. Por un lado, tener un trabajo en el cual se va ascendiendo no es la aspiración de muchas personas, se busca la satisfacción inmediata. Además, hay una saturación de quienes se sobrevenden, como resultado del nulo conocimiento personal, comenta Ana Estrada, master en psicoterapia Gestalt.

Una regla sencilla para detectar un talento natural es preguntarse ¿lo que hago lo disfruto?, ¿me cansa o no? Un problema común, sin embargo, es optar por colocarse en actividades que no satisfacen por varias razones: situación del mercado, obligación, mala elección de carrera, la familia y el círculo social opinan que eres "bueno" en algo. Repites un patrón, pero eso no implica trabajar desde tu cuadrante efectivo. No desempeñarse en lo que eres "naturalmente eficiente" implica gastar 100 veces más de energía y eso puede afectar el equilibrio del cuerpo, explica Estrada. 

De acuerdo con la directora, una vez detectado aquello para lo que eres "naturalmente" eficiente, se pueden poner en práctica algunas conductas en la entrevista de trabajo:

1. Si eres ‘basal derecho' funciona hacer uso de la empatía para mejorar la calidad del encuentro frente al reclutador. En las palabras y conducta del empleador se puede "intuir" ¿por qué me vas a contratar?, ¿cuáles son las cosas que quiere escuchar? Si notas que el entrevistador es muy estructurado, ve al punto otorgando datos concretos y ordenados.

2. El candidato ‘basal izquierdo' querrá entregar información de manera factual y organizada, pero qué pasa si el entrevistador no es de mi mismo cuadrante. Un reclutador ‘basal derecho' podría decir: "qué persona más aburrida, se aprendió de memoria sus datos y así se lo recita a cualquiera', ejemplifica Estrada. Los ‘basales derechos' son los "típicos" empleadores que preguntan ¿cuáles son tus capacidades para llevar este puesto?, ¿qué hiciste el fin de semana con la familia? Para el ‘basal izquierdo' esto puede resultar paralizante, por ello es importante pensar cómo contestar temas capciosos, saber de la empresa, cuáles son sus valores, qué tipo de gente contrata.

3. La persona ‘frontal izquierdo' que se entrevista con un ‘basal derecho' sentirá que el reclutador "no está enfocado y pregunta puras cosas fuera de lugar", menciona Ana Estrada. Al igual que el caso anterior, el candidato debe prepararse para manejar su "área débil", por ejemplo su poca o nula ‘empatía'. El frontal izquierdo requiere practicar ejemplos más detallados, no sólo datos estructurados.

4. Los ‘frontales derechos', por el contrario, llegarán con una "lluvia de ideas" para convencer al empleador sobre cómo hacer algo original. Si el empleador es racional, poco expresivo, y le gusta lo eficiente, podría pensar "esa persona soñadora e innovadora nunca entregará el trabajo a tiempo". Para no dejar una mala impresión hay que preparar datos duros y concretos sobre tu actuación, a fin de no aburrir al entrevistador.

La directora de Brújula Interior puntualiza que detectar lo que disfrutas es una cuestión tan intuitiva que no solo la persona puede contestar, con un par de ejercicios y preguntas, sino que llega solo. "Sabes lo que es lo tuyo y lo que no se te da".


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005DV8