Carrera

Tu ex jefe, ¿freno a tu nuevo empleo?

Tu antiguo superior siempre será una referencia de consulta para empleadores, advierten expertos; en México 17% de los trabajadores termina mal una relación laboral, según Trabajando.com

Por: Ivonne Vargas Hernández |
Miércoles, 13 de febrero de 2013 a las 06:00

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — La relación con un superior puede ser agradable, superficial o pésima. Si es el último caso, hay que saber convertir las diferencias entre con tu jefe en una despedida cortés, pues será una referencia potencial para futuros empleadores, advierten especialistas en recursos humanos.

"Hay jefes que enferman a sus trabajadores. Son las personas que no estimulan a sus colaboradores, ni contribuyen a que sean parte de un proyecto", dice Eugenia Vallejo Granados, psicóloga industrial. Aún en esa situación hay que sobrellevar la renuncia, pues los empleadores suelen solicitar la opinión de los ex jefes y nadie quiere contratar a alguien considerado como un trabajador ‘problema', agrega la especialista.

En México, el 17% de los trabajadores asegura que al abandonar un empleo no queda en buenos términos con su jefe y el 5% se va con una relación pésima, de acuerdo con una encuesta entre 2,000 profesionistas por el portal Trabajando.com.

En una salida conflictiva, el trabajador no puede hablar "abiertamente" de la trayectoria que acumuló en esa empresa y suele eliminar esta experiencia de su currículo por temor a que el ex jefe haga comentarios negativos sobre su rendimiento. Algunos superiores, en los casos extremos, ‘boletinan' a la persona, expresándose mal de su desempeño con otros clientes, expresa Vallejo Granados.

Del 78% de quienes terminaron en buenos términos con su jefe, un 45% asegura ponerse al día de vez en cuando con él o ella. El 36% no mantiene comunicación con su ex jefe, sólo el 12% habla constantemente con su antiguo superior y 7% lo ve de manera frecuente, indica el sondeo del portal laboral.

Un 3% de los encuestados dijo que les resulta indiferente quedar bien o mal con el jefe. Antes de asumir esa actitud, debes recodar que siete de cada 10 empleadores revisa las referencias antes de contratar, indica el portal laboral Monster.com.

Además, los cambios laborales se mueven por contactos y es importante armar buenas referencias, "nunca se sabe cuando puedes volver a encontrar al ex jefe, si éste te recomendará o hasta podría convertirse en un cliente", indica Margarita Chico, Directora Corporativa de Comunicación de Trabajando.com México.

La misma cautela que se tiene al despedirse de un trabajo, hay que conservarla en la entrevista. "Hablar mal del otro empleo deja al candidato en una mala posición", indica Vallejo. Sin embargo, es común el caso de profesionales que evidencian al ex jefe al preguntarles ¿por qué dejaron la empresa?

"No lo hacen ofendiendo con groserías, pero sí enfatizando que el superior era desorganizado y no sabía pedir los proyectos". En términos de referencia, detalla la psicóloga, es importante recordar que es la palabra de un jefe contra la del candidato, y la empresa puede reconsiderar una contratación que ya era eminente a causa de una mala referencia.

Irse de un lugar de trabajo en malos términos no significa que la relación con el jefe haya sido mala, así lo señaló 87% de los encuestados por Trabajando.com. El 11% dice haber tenido una relación regular con altas y bajas, y 2% dice que nunca tuvo a buena relación con el ex jefe.

"Si el profesional estima que el ex jefe puede dar una referencia negativa, una opción es buscar que otra persona, con buen nivel en la organización, extienda una carta y esté disponible para referencias. Haber tenido diferencias con el jefe directo no implica, en la mayoría de los casos, que hubo mala relación en otras áreas", sugiere Eugenia Vallejo.

Cuando la mala referencia surge en el momento de la entrevista, el candidato podría manejar la situación reconociendo una diferencia personal, pero sin dar detalles. Hay que concentrarse en los resultados de lo que consiguió laboralmente, y tener a la mano el nombre de otras referencias personales positivas, puntualiza la psicóloga industrial.

Las referencias son importantes porque permiten al reclutador garantizar que su intuición sobre la capacidad del candidato tiene bases, indica Miriam Berger, consultora de Hire Authority, empresa de Illinois que ofrece servicios de reclutamiento. Además del ex jefe, otras fuentes comunes de referencia son recursos humanos, supervisores, cliente o algún socio de la empresa.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005FOL