El legado de Elba Esther a la educación

La lideresa deja un magisterio divido, con profesores poco preparados, dicen especialistas; se movía bajo el cobijo presidencial, y ella les aseguraba su llegada y su salida, añaden.

Por: Ivonne Vargas Hernández |
Jueves, 28 de febrero de 2013 a las 06:02

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — La Procuraduría General de la República (PGR) acusó a la presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) de operaciones con recursos de procedencia ilícita y desvío de dinero del gremio magisterial. En términos educativos, Elba Esther Gordillo Morales, representa el más grande "lastre" para el desarrollo de este sector en el país, advierten académicos.

"Fueron muchos años en que Elba Esther se movió bajo el cobijo de los presidentes y éstos se sirvieron de ella para asegurar su llegada y salida del poder, dejando de lado el tema de educación", expresa Ulises Corona, académico de la coordinación de Ciencias Sociales de la Universidad del Valle de México (UVM).

En 2008 el sindicato de maestros anunció la repartición entre sus agremiados de 59 camionetas Hummer (auto de lujo que supera los 500,000 pesos). Esto habla de lo que Gordillo Morales ha trabajado durante años: "desvirtuó el proceso de sindicalismo, creó una elite burocrática, lo que permitió el control social, económico y político de maestros", apunta el académico de la UVM.

Ese control, aplicado al terreno de la educación, se traduce en un escenario donde la figura del magisterio también se ha transformado. Los altos índices de reprobación académica hablan de profesores que "leen y no comprenden, y desdeñan aprender un segundo idioma". No es el caso de todos los maestros, pero una parte importante del magisterio se mantuvo con mediano crecimiento económico y nada de preparación, refiere el también maestro en Derecho Constitucional.

La educación es el rubro del gasto con la mayor asignación presupuestal en México, sin embargo, el país tiene los menores niveles de gasto anual educativo por estudiante, en comparación con los integrantes de la OCDE. "Los resultados en términos de calidad y aprovechamiento son deficientes", señala una evaluación del Fondo de Aportaciones para la Educación Básica (FAEB), publicada por la Facultad de Economía de la UNAM.

Durante décadas se consintió la concentración del poder en Elba Esther; no hay porque extrañarse si el magisterio se movía de acuerdo a los proyectos que ayudaran a esta persona. "La propia SEP no tiene, hoy, un padrón exacto de cuántos maestros hay y en dónde, y eso se debe a una gran división sindical en la que el dinero" ha sido el protagonista, menciona Ulises Corona de la UVM.

¿Qué más ha vivido el sector en los años que Elba Esther ha liderado el SNTE? Estos son otros ejemplos que dan muestra de la problemática que vive el país en educación.

1.- Baja calidad académica. Leer o estudiar en México no es sinónimo de comprensión y aprendizaje. "Algo que duele en educación son los altos índices de reprobación de estudiantes, por ejemplo en matemáticas, comparado con lo que sucede en otros países", dice el académico de la UVM. La cuestión cívica, explica, también se ha perdido.

Algunos estudios señalan que 40% de los estudiantes mexicanos de entre 12 y 15 años considera que es bueno tomar la autoridad por propia mano, y 50% dejó de identificarse con México como país. "Hay que tomar medidas en civismo", indica Miguel Székely, miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

La educación es la que determina el desarrollo de un país ¿quién se ha preocupado por los alumnos que están terminando sexto año de primaria y en seis años definirán las elecciones en el país? La formación social, a su vez, se ha dejado de lado y esto habla de la poca prioridad que autoridades han dado al tema educativo, puntualiza Ulises Corona.

2.- ¿Quién enseña? Elba Esther Gordillo se convirtió en una "hacedora de votos" y garante de conveniencia política. Los presidentes, indica Corona, no sólo aseguraban su llegada también su salida y que el interés del magisterio estuviera resguardado. El resultado de esta forma de operar: ni siquiera existe un padrón de profesores, entre otros aspectos.

En el país no se tiene la información de cuántos maestros hay en el sistema público, su sueldo y desempeño, apunta David Calderón, representante de la asociación ‘Mexicanos Primero'.

A ello hay que agregar la desigualdad en cuestión salarial: "Hay profesores con amplía preparación académica y poca remuneración, superado por comisionados del sindicato que ganan el triple". Es necesario revisar el escalafón magisterial, indica Ulises Corona.

3.- Relación escuela-niño. No existe por el momento, indica el académico, un proyecto nacional de cómo se mejorará la calidad educativa. Lo que sí hay son algunas cifras: un 53.5% de niños entre ocho y nueve se ‘queja' de sus profesores. Ese porcentaje indicó que su maestro "siempre o a veces" deja solo al grupo en el horario escolar, y un 44% describe que el docente ‘invariablemente' o, ‘en ocasiones', falta o llega tarde, señala un estudio del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) entre 70,434 estudiantes de tercero de primaria en 4,196 escuelas del país del sector urbano y rural.

Los retos

Aunque asegurar la educación debe ser una prioridad en agenda, por el momento se carece de una estrategia o plan educativo -en general- opina el académico de la UVM.

Las cifras dan una fotografía de lo que sucede en cuestión de deserción académica. Cada año de escolaridad entre los estudiantes mexicanos eleva el ingreso de México entre 11% y 12.4%; sin embargo, de cada 100 niños que entran a primaria sólo la mitad concluye instrucción media superior, 21 terminan universidad y 13 se titulan, indica el estudio ‘Transformar el sistema educativo nacional. Diez propuestas para diez años', de la Facultad de Economía de la UNAM.

El informe enlista 13 entidades federativas por debajo de la media nacional en cobertura de educación primaria, y 14 que no alcanzan el promedio nacional en secundaria. En el grado medio superior, más de la mitad de los estados (18) presentan coberturas inferiores a la media. Oaxaca, Chiapas y Guerrero son las entidades más pobres y también los de mayor nivel de analfabetismo (16.5%, 16.1% y 15.7%, respectivamente). También registran el porcentaje más elevado de la población de 15 años con primaria inconclusa (17.3%, 19.1% y 14.6%), y un promedio de escolaridad por debajo de siete años.

El reto es fortalecer la currícula desde niveles básicos y hacer un doble trabajo con la educación rural. Incluso, hay que preguntarse "para qué quiero 50 egresados de cierta carrera donde no habrá empleo, es algo sistémico", expresa Ulises Corona.

En política, agrega, no hay casualidades, el ‘manotazo' realizado por el presidente, Enrique Peña Nieto, estuvo planificado y debiera ser un parteaguas para reconocer que existe un problema y es indispensable trabajar en un proyecto educativo.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005H4Z
recomienda
Patrocinado por