¿Cómo prestar dinero a la familia?

Un préstamo a un pariente puede ser un buen acuerdo para ambas partes, si lo haces correctamente; es conveniente cobrar intereses y dejar el acuerdo por escrito para asegurar el pago.

Por: Linda Stern |
Martes, 15 de septiembre de 2009 a las 06:03

Cuando Brian Hetherington se quejó con su padre hace dos años sobe la alta tasa de 9% que él y su esposa estaban pagando por la línea de crédito de su casa, Jim, su padre, tuvo una idea: él podría prestarle a la pareja 100,000 dólares y cobrarles sólo 6%. Desde ahí todos han salido ganando. "No hemos fallado en ningún pago", dijo Brian, de 43 años, y sus padres ven un rendimiento por su dinero.

Los bancos son cada vez más tacaños en sus ofrecimientos de crédito a sus prestatarios y las familias se han dado cuenta de que vale la pena sacar a las instituciones financieras tradicionales de la ecuación. Mientras que la masa de préstamos interpersonales es informal y difícil de rastrear, claramente hay mucho dinero moviéndose. En Virgin Money, una empresa en línea que facilita esos préstamos, el volumen se ha duplicado desde hace dos años a 425 millones de dólares.

Tal vez estén considerando ayudar a un adulto joven a comprar su primera casa, ayudar a un pariente que tiene problemas con una deuda o apoyar a un familiar que perdió su empleo. Estos objetivos son loables, pero hay que poner atención antes de prestar dinero en forma.

"Prestarle a un familiar puede ser peligroso", dice Dennis Stearns, un planeador financiero de Greensboro, Carolina del Norte, quien ha visto a familiares cansados, y malas comunicaciones estropear préstamos y dañar relaciones.

De hecho, según una encuesta reciente de la revista Money, el 43% de los lectores que prestaron dinero a familiares o amigos no recibieron el pago de regreso por completo y 27% no han recibido ni un centavo de regreso. Para evitar formar parte de este desafortunado club, sigan estos pasos antes de ofrecer dinero.

Revisen sus reservas.

El acuerdo puede salir mal por cualquier lado. Por su parte, lo que querrán hacer es asegurarse de dos cosas: primero, si el préstamo se realiza, no debe destruir una relación, y segundo, deben asegurarse de que sí pueden renunciar al dinero que se les está pidiendo.

La parte emocional tiene que ser definida solamente por ustedes: vamos a apegarnos al lado práctico de la ecuación. Para empezar, hay que verificar que el préstamo no ponga en riesgo su retiro. Calculen sus ingresos para ver si serán capaces de administrar cómodamente sus ingresos si ese dinero no se paga de vuelta. Tampoco deberían jugar al banquero si eso implica endeudarse o tener que vender activos que no están preparados para vender, sobre todo si estos últimos ponen en riesgo los impuestos de ganancias de capital.

Incluso si pueden hacer malabares con el préstamo, asegúrense de que su familia inmediata esté involucrada. Los problemas pueden crecer si quieren hacer un acuerdo y su pareja no. Si están prestando dinero a sus hijos, involucren a sus hermanos y hermanas; un préstamo grande podrían reducir los fondos disponibles para los demás o puede ser visto como favoritismo. Es conveniente conseguir y llenar un pagaré. Aquí un ejemplo.

Examinen al prestatario 

Por otro lado, deben considerar las posibilidades de que el prestatario les pague. Probablemente ya tienen una idea de qué tanto riesgo implica esa persona, con base en su comportamiento general. Pero vayamos un paso más adelante: pidan a esa persona un puntaje de crédito para que ustedes puedan ver cómo ha manejado sus otros préstamos (busquen pagos atrasados y moras).  

"También pidan un plan de repago de deuda", dice Burt Hutchinson, planeador financiero de Lewes, Delaware. Esto les ayudará a ver si el prestatario está dispuesto a aceptar el acuerdo con seriedad. Si hay algún préstamo para un negocio, asegúrense de tener una copia del plan de negocios.

Definitivamente no hagan ningún préstamo por culpa. Si la persona parece ser un riesgo negativo, "sólo digan que su asesor financiero les está diciendo que no pueden hacerlo", dice Hutchinson. Reduzcan el daño con una oferta de ayuda no financiera, como cuidar un bebé, para que el prestatario potencial pueda trabajar más tiempo.

Fijen sus términos

Las familias casi siempre bajan las tasas de interés de los préstamos personales, pero si los bajan demasiado, pueden enredarse con las reglas del Servicio de Ingresos Internos (IRS, por sus siglas en inglés), que son muchas. Para empezar, se supone que ustedes deben declarar y pagar impuestos con base en los intereses ganados. Si el préstamo supera los 10,000 dólares, deben fijar los impuestos por lo menos en la tasa mínima, aún si no cobran. El IRS publica lo que llama "tasas federales aplicables" en su sito Web.

En septiembre, las tasas eran de 0.84% para un préstamo a menos de tres años; 2,87% para préstamos de tres a nueve años; y 4.38% para cualquier préstamo que supere los nueve años. Si no declaran el interés en sus impuestos, el préstamo podría ser considerado como una táctica para evadir impuestos por regalos o impuestos estatales, y esto es un gran problema, dice Michael Yuen, contador y planeador financiero de Rockville, Maryland.

Fijen el calendario de pagos con el prestatario, y finalmente aclaren los derechos que tienen con prestamista. Si están rescatando a un hijo con una deuda, tal vez les convenga estipular cómo gasta su dinero hasta que les pague de regreso.

Déjenlo por escrito

Es de mucha ayuda tener todo en papel, tanto para propósitos fiscales como personales. Dejar el acuerdo por escrito enfatiza que es un acuerdo de negocios.

Pueden optar por involucrar a una tercera persona para que administre el préstamo por ustedes, o bajen de Internet un formato de pagaré. Incluyan la cantidad, la tasa de interés y el calendario de repago. Firmen frente a un testigo y cierren en trato con un beso, si quieren.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n0021H6