Guía para contratar un seguro educativo

Estos instrumentos tienen un plazo de 15,18 y 22 años y pueden contratarse en dólares o UDIs; cerca del 70% de quienes no concluyen su educación universitaria en México es por falta de recursos.

Por: Tania M. Moreno |
Miércoles, 13 de enero de 2010 a las 06:00
Este instrumento evita que el asegurado abandone la escuela por falta de dinero. (Foto: Jupiter Images)
Este instrumento evita que el asegurado abandone la escuela por falta de dinero. (Foto: Jupiter Images)
Otros enlaces
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión.com) — Contratar un seguro educativo puede hacer la diferencia entre pagar la carrera universitaria de tus hijos sin sobresaltos o recurrir a medidas extremas que pongan en peligro el patrimonio familiar.

Este instrumento financiero constituye además de un ahorro, una garantía para la educación del menor, ya que aunque su finalidad es tener un capital que permita solventar los costos de la escuela, la institución con la que se contrate debe pagar la suma asegurada aunque ésta no sea destinada para gastos educativos.

Cerca del 70% quienes no concluyen la universidad en México se debe a la imposibilidad económica de solventar una educación privada, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Este tipo de seguros, como cualquier otro se realiza entre un particular y una aseguradora, y puede pagarse de forma mensual, trimestral, semestral o anual las primas correspondientes hasta que venza el plazo convenido.

"Más allá de la prevención es necesario elegir un instrumento adecuado a mis necesidades específicas (...), y buscar siempre que el producto me dé un rendimiento por lo menos mayor a la inflación para que mi dinero no pierda poder de compra", dice el director del ramo de Vida de AXA Seguros, Ricardo Ruiz.

Otra de las ventajas del seguro educativo es que garantiza los recursos aun cuando el padre o contratante quede impedido a causa de invalidez por accidente o enfermedad, o en caso de fallecimiento.

Los plazos más comunes para este producto son de 15, 18 y 22 años, por lo que están destinados para cubrir estudios universitarios.

Su costo varía en función de la suma asegurada, que es la cantidad que se quiere ahorrar; y la edad del menor asegurado, así que entre mayor sean la suma y más años tenga el beneficiario el producto será más caro.

Otros factores que influyen en el costo son la edad del contratante, su género, la salud (sobre todo si es o no fumador) y el plazo elegido.

El seguro educativo funciona como uno de vida con un fondo de ahorro, por lo que es importante verificar que está registrado ante la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) para evitar algún tipo de fraude o sorpresa desagradable.

¿UDIs, pesos o dólares?

Ya que la finalidad es que este ahorro para la educación no pierda su poder adquisitivo durante la vigencia del seguro, estos productos generalmente se venden en pesos, dólares estadounidenses o Unidades de Inversión (UDIs).

En el caso del seguro en dólares el pago de las primas y la suma asegurada, la conversión a pesos se llevará a cabo de acuerdo al tipo de cambio vigente al día en que se realice la transacción.

Además el pago en esta moneda asegura al contratante que el beneficiario recibirá la suma asegurada en esa divisa, lo que da mayor certeza.

Por su parte las UDIs son otra excelente opción, ya que el pago en esta unidad asegura que el efecto inflacionario queda cubierto y que la suma asegurada al final del plazo tendrá un poder adquisitivo suficiente, toda vez que el aumento en las colegiaturas generalmente es mayor al alza de precios. Actualmente el valor de una UDI es de 4.348.

En México esta rama de los seguros necesita mejorar su transparencia, ya que la información que dan las aseguradoras a los usuarios recibe una calificación promedio de 6.7 en una escala de 0 a 10, de acuerdo con la Comisión Nacional para la  Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

La prima anual de la aseguradora más cara va desde los 21,000 hasta los 28,000 pesos por un seguro a 15 años para un menor de tres años que recibirá a los 18 años cerca de 480,000 pesos, según la comisión.

En cuanto a penetración también hay mucho trabajo que hacer, ya que de las poco más de 100 aseguradoras registradas por la CNSF, sólo 12 proporcionan este instrumento.

Antes de decidir

1. Evalúa las finanzas familiares, pues el seguro educativo representa una inversión que durará varios años, según el plan a contratar.

2.Si cancelas la póliza por cualquier eventualidad, como falta de fondos o que el menor ya no quiera estudiar, toma en cuenta que no recibirás el total de la suma asegurada, sino únicamente el ahorro que lleves, ya sea el valor nominal de las Udis o la suma en dólares.

3. Si no se paga  la prima correspondiente, algunas aseguradoras brindan financiamiento o en su caso se descuenta de la suma asegurada que se recibirá al final del periodo contratado.

4. Antes de firmar es importante leer detenidamente la póliza. Ante cualquier duda es mejor preguntar al agente de seguros.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n002857