Inversionista primerizo, cómo empezar

Buscar un asesor para manejar tus recursos es una tarea ardua e implica evaluar diversos factores; en México, la comisión por administración ronda 1.34% en fondos y 2.66% en sociedades de inversión.

Por: Viridiana Mendoza Escamilla |
Martes, 06 de noviembre de 2012 a las 06:02
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — Los pagarés bancarios, cuentas de ahorro y aportaciones con retiro a corto plazo de tu Afore son los primeros pasos para perder el miedo a las inversiones; sin embargo, el salto a los mercados financieros no es una decisión sencilla.

Uno de los puntos clave en las inversiones es la elección de tu asesor financiero. Para ello, es necesario entender las diferencias entre los proveedores de servicios y productos de inversión, recomienda el director para Educación a Inversionistas de CFA Institute, Robert Stammers.

"No sólo ofrecen diferentes tipos de servicios y cobran distintas comisiones, también están sujetos a diferentes regulaciones y obligaciones legales hacia sus clientes", explica. En  una primera clasificación, el CFA Institute divide a los asesores en tres grupos:

1.- Corredores de Bolsa: Ejecutan la compra o venta de valores bajo la petición del cliente. Proveen información, estudios/estadísticas, y en algunos casos, asesoramiento de inversiones y recomendaciones.

2.- Asesores de Inversiones: Brindan la gestión continua de las inversiones de acuerdo a los objetivos del cliente, generalmente el cliente da autoridad a su asesor para que pueda tomar decisiones de las inversiones por cuenta del cliente.

3.- Planificadores Financieros: Desarrollan y a veces implementan planes financieros completos que abarcan desde las necesidades de seguros, bienes y planificación fiscal; además del asesoramiento de inversiones en otras áreas como por ejemplo, el retiro y la planificación para la universidad de los hijos. La regulación de los planificadores depende del tipo de servicios que presten.

Según explica Robert Stammers, los asesores de inversión están sujetos a un deber fiduciario, que es la obligación de poner los intereses de sus clientes por delante de los de él y de la empresa financiera para la que trabajan en todo momento.

Otro factor fundamental en las inversiones son los activos en que se depositará tu dinero y las comisiones que debes pagar. Si bien un asesor es justo la persona indicada para orientarte sobre lo que mejor te conviene, es importante que tengas noción de cómo funcionan y cómo están compuestos los instrumentos.

En México, la comisión por administración de activos ronda 1.34% en fondos y 2.66% en sociedades de inversión, según cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Para conocer la composición de los fondos en que las sociedades invierten los recursos, la CNBV puso en marcha en julio su Buscador de Sociedades de Inversión, que es una aplicación para obtener información importante sobre cómo se integran y cuáles son los rendimientos y comisiones de los distintos instrumentos.

Para principios de 2012,  el sector de fondos de inversión representaba el 9% del PIB nominal con 1.43 billones de pesos administrados, el 82% de los recursos están depositados en renta fija y el 18% en renta variable.

¿Qué tipo de proveedor es el más adecuado?

Para evaluar el tipo de servicio se asesoría que necesitas es importante tener claro tus objetivos; Robert Stammers afirma que hay un tipo de asesor para cada necesidad, toma nota:

1.- Si sólo deseas comprar y vender productos de inversión, un corredor de bolsa puede ser la mejor opción.

2.- Si necesitas alguien que te ofrezca continuamente asesoría y administración, y además vigile tus inversiones, un asesor de inversiones es la mejor opción.

3.- Si lo que buscas es desarrollar a largo plazo un plan financiero, seleccionar a un planificador financiero o administrador de patrimonio probablemente tenga más sentido.

Los honorarios son otro factor importante a considerar para tomar tu decisión, existen diferentes esquemas:

Comisiones: Varios corredores de bolsa reciben su compensación por las comisiones que los clientes pagan cada vez que compran o venden valores o un producto de seguro. Las comisiones pueden ser una opción accesible si no buscas comprar o vender constantemente, pero pueden exponerte a un posible conflicto de interés al crear un incentivo hacia tu proveedor de recomendar frecuentemente compra-venta de acciones o de ciertos productos de inversión.

Porcentaje de activos bajo administración: Algunos proveedores, incluyendo a muchos de los asesores de inversiones, cobran una cuota en base al porcentaje de los activos que tiene el cliente.

Cuotas: Algunos proveedores, incluyendo a muchos de los planificadores financieros, cobran cuotas por sus servicios que el cliente paga directamente a su proveedor. Pueden ser desde pago de cuota por hora, una tarifa fija o una cuota establecida de acuerdo a un servicio en particular o un rango de servicios, y pueden variar significativamente de un proveedor a otro. Algunos proveedores de servicios basados en cuotas fijas también pueden recibir comisiones al comprar ciertos productos financieros, tales como seguros de vida y pensiones.

 


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005B1E