Los salarios en México, estancados

En seis años, la pérdida del poder adquisitivo de los salarios supera el 25%, dice estudio del Tec; el bajo nivel de innovación y preparación en el país limita la generación de mejores sueldos.

Por: Ivonne Vargas Hernández |
Viernes, 24 de mayo de 2013 a las 06:01

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — En México, los salarios han permanecido estancados porque siguen ligados a medidas para controlar la inflación. Esto provoca un ciclo en donde con pocos ingresos hay menor capacidad de compra e impacto nulo en la economía del país, según el análisis ‘2013 ¿Crecimiento económico?' del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey campus Estado de México.

"Hay un problema de modelo económico, se busca competitividad en función de sueldos bajos, así difícilmente tienes buenos resultados ", recalcó José Luis de la Cruz, director del Centro de Investigación.

El Producto Interno Bruto de México en el primer trimestre del año creció sólo 0.8%, afectado por la caída de 1.8% de la economía en marzo. El mensaje de las cifras oficiales es contundente: "si México quiere evitar que la debilidad de Estados Unidos le siga arrastrando hacia una nueva fase de estancamiento, necesita reactivar su mercado interno", añade el catedrático.

De la Cruz explica que los aumentos salariales por bonos o productividad son importantes, como herramienta de incentivo, pero no generan un impacto a largo plazo. Mejorar el poder adquisitivo se logra a través de cambios más sustanciales "que no están en agenda", precisa.

Tener una economía con salarios castigados limita que funcionen los motores de crecimiento y perjudica la capacidad de compra. Una solución pueden ser las acciones fiscales que favorezca el financiamiento y mejores políticas para las empresas, opina el también director del Departamento de Economía y Finanzas en el Tec.

De la Cruz resalta que el problema en el país es el bajo nivel de innovación, por ejemplo, se realizan actividades de manufactura que tienden a la maquila, por ello la posibilidad de generar y distribuir mejores salarios es menor. "Algunas empresas grandes sí tienen la capacidad de trasladar parte de sus ganancias a mejores salarios, pero son las menos, es otro mundo", agrega.

Lo importante, a nivel macro y profesional, es ubicar actividades productivas donde haya más valor agregado. Actualmente es complejo tener mejores salarios para personal con menores calificaciones, explica el académico.

En los últimos seis años, la pérdida en el poder adquisitivo de los salarios en México superó el 25%, esto contrasta con el nivel de la inflación anual de 4.4%, de acuerdo con cifras del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

En 2012, la inflación promedio en alimentos alcanzó 6.5% y en energéticos 5.2%, mientras que en este periodo el salario mínimo creció sólo 0.3%.

Industria en picada

La realidad respecto a mejores salarios y economía interna se aleja de "escenarios optimistas". A principio de 2013 se habló de una reacción positiva en las manufacturas. Se pensó que Estados Unidos comenzaba una reactivación y eso redundaría en exportaciones e incremento de la actividad industrial mexicana.

Sin embargo, durante el primer trimestre del año el sector secundario de la economía nacional retrocedió 1.5% y el problema se agravó en marzo al desplomarse 4.9%, informa el análisis del Tec.

La fabricación de equipo de cómputo, eléctrico y electrónico, así como automóviles en Estados Unidos condicionan la evolución de las manufacturas de México. Incluso, el rubro automotriz, el más vigoroso, no tiene el mismo crecimiento que en épocas pasadas. Mientras que hace dos años incrementaba a un ritmo de entre 40% y 50%, este año "no se puede sostener los mismos ritmos, tiene cifras positivas pero menores, especialmente en exportaciones", describe De la Cruz.

El resultado de esa situación es que la economía mexicana se recarga en servicios, es decir, un sector que necesita del poder de compra interno. Pero las cifras de baja creación de empleo, alta inflación en alimentos y caída en salarios "no permiten augurar que en (este rubro) se podrá mantener una dinámica favorable que pueda superar al crecimiento de 4.7%, que se dio en el segundo trimestre del 2012", refiere el documento elaborado por el CIEN.

De la Cruz explica que es natural recargarse en servicios si el sector industrial no avanza. "Algo tiene que ser tu motor", pero en México esto no puede durar mucho tiempo, mucho menos sin consumo interno.

El entorno económico deteriorado contrasta con el avance "en las llamadas reformas estructurales", menciona el informe del Tec.

"Si los inversionistas no ven un buen entorno económico, no destinan dinero y no hay empleo. La reforma laboral como la que se tiene no (funciona) para ser un detonante en épocas de desaceleración", puntualiza el académico del Tecnológico de Monterrey.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005OFD