10 consejos para salir de las deudas

¿Quieres controlar mejor tus compromisos crediticios?, aquí te damos sugerencias para lograrlo; limitar gastos con tarjeta de crédito, identificar en qué gastas y llevar un registro, ayudan.

Lunes, 14 de julio de 2008 a las 06:00
CNNMoney
Tiempos difíciles exigen un control estricto del dinero. (Archivo)
Tiempos difíciles exigen un control estricto del dinero. (Archivo)

1. Limita tus deudas en tarjeta de crédito

Parece que comienzan a popularizarse este tipo de deudas, peligrosas cuando la tasa de interés es elevada. De acuerdo a CardWeb.com, por ejemplo, el estadounidense promedio tiene una deuda de crédito de casi 9,200 dólares.

2. Identifica las deudas buenas

Tiene sentido pedir prestado para comprar una casa o pagar los estudios. Sólo tienes que asegurarte de no pedir más de lo que puedes pagar y buscar a conciencia las mejores tasas de interés.

3. Reconoce las deudas malas

No uses tu tarjeta de crédito para pagar cosas que consumirás enseguida, como alimentos o viajes, si no puedes pagar la factura mensual en un par de meses. Pues esa es la manera más rápida de endeudarte.

En lugar de eso, reserva algo de dinero cada mes para ese tipo de gastos, de manera que puedas pagar la factura íntegra. Si hay algo que realmente deseas y es costoso, ahorra durante varias semanas o meses antes de pagarlo con la tarjeta, así podrás evitar los recargos de intereses.

4. Registra lo que gastas

La mayoría de las personas gastan dinero sin pensar bien lo que están comprando. Anota todo lo que gastas en el mes, reduce el consumo de cosas que no necesitas, y empieza a ahorrar el dinero que te sobra o úsalo para reducir tu deuda más rápidamente.

5. Primero paga las deudas con tasas más altas

La clave para salir de una deuda de manera eficaz es primero pagar el saldo de préstamos o tarjetas de crédito que te cobran un interés alto sin dejar de pagar al menos el mínimo requerido en las otras deudas. Una vez que la deuda más grande esté saldada, sigue con la siguiente.

6. No caigas en la trampa del mínimo

Si sólo abonas el mínimo requerido por la institución emisora de la tarjeta, apenas estarás cubriendo los intereses de lo que debes, es decir, no pagas realmente la deuda. Te tomará años pagar tu saldo y puedes terminar pagando cientos de miles más de la cantidad que originalmente cargaste a tu cuenta.

7. Elige bien de donde tomas prestado

Puede parecerte práctico pedir un préstamo contra la propiedad de tu casa o tu plan de ahorro para el retiro, pero es peligroso. Podrías perder tu vivienda o reducir el fondo reunido para tu jubilación. 

8. Espera lo inesperado

Prepara un “colchón” financiero que pueda cubrir tus gastos de subsistencia en un periodo de tres a seis meses en caso de una emergencia. Si no cuentas con un fondo para emergencias –a usarse cuando se descompone el auto o el refrigerador, por ejemplo- tus finanzas se verán afectadas.

9. Calcula los pagos de tu hipoteca

No te apresures a destinar todo tu dinero al pago de la hipoteca si tienes otras deudas. Las hipotecas suelen tener menores tasas de interés que otros préstamos. Si por el contrario tu hipoteca tiene una tasa alta y quieres reducir los pagos mensuales, considera una refinanciación.

10. Pide ayuda

Si las deudas te ahogan, busca ayuda antes de que terminen hundiéndote. Hay muchas agencias consultoras de crédito, en Estados Unidos, que podrían unificar todos tus préstamos (consolidación de deudas) y asesorarte para manejar mejor tus finanzas. Pero no todas las agencias ofrecen un buen servicio de reunificación de deudas, así que pon cuidado en la que elijas.

En México, algunos bancos ofrecen opciones para reprogramar los pagos de la deuda.


recomienda
Patrocinado por