Gruma y FEMSA, más riesgos en Venezuela

La devaluación del bolívar decretado por Hugo Chávez podría afectar los resultados de las empresas; Gruma dijo que podría tener dificultades por los insumos importados que necesita para sus procesos.

Por: Enrique Duarte |
Martes, 12 de enero de 2010 a las 13:49
Los cambios políticos y económicos en Venezuela afectarían los resultados de las empresas mexicanas con operaciones en ese país. (Foto: Reuters)
Los cambios políticos y económicos en Venezuela afectarían los resultados de las empresas mexicanas con operaciones en ese país. (Foto: Reuters)
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión.com) — Las operaciones y resultados financieros de las empresas mexicanas, Gruma y Fomento Económico Mexicano (FEMSA) podrían verse afectadas por la devaluación del bolívar, medida que decretó el presidente Hugo Chávez desde el viernes pasado.

"El deterioro de las condiciones políticas y económicas en muchos de los países en los que operamos podría tener un efecto adverso en nuestros resultados financieros y de las operaciones", dijo desde el año pasado FEMSA en su reporte anual de resultados 2008, previendo la inestabilidad que existe en la región de América Latina.

Para esta firma mexicana de bebidas -que acaba intercambiar su división de cervezas a Heineken por el 20% de acciones de la empresa holandesa- Venezuela representa el 5% de sus ganancias antes de impuestos, intereses, depreciación y amortización (Ebitda por sus siglas en inglés), dentro de la región Centro y  Mercosur (Centro y Sudamérica).

Estas últimas regiones americanas representan el 30.1% del Ebitda de FEMSA.

"Está contemplado que pueda haber una nacionalización, incremento en salario obligatorio o una devaluación. No vería una afectación considerable, aunque sí podría haberla, pero la diversificación que tiene FEMSA le va a ayudar a compensar una medida de este tipo", dijo en entrevista la analista de Ixe Grupo Financiero, Ana Paula Pedroni.

FEMSA opera en otros países de América Latina, además de México, como Colombia, Brasil, Argentina y en la zona de Centro América.

El viernes pasado, el gobierno de Hugo Chávez decretó la devaluación del bolívar estableciendo dos tipos de cambio uno de 2.6 bolívares/dólar para sectores como salud y alimentación y otro de 4.3 bolívares/dólar para rubros como el automotriz, comercio y telecomunicaciones.

GRUMA 

Por su parte´la fabricante mexicana de tortillas y harina de maíz, también ha previsto esta inestabilidad cambiaria en Venezuela desde las anteriores ocasiones que las ha sufrido, en 2005 cuando Chávez devaluó la divisa a 2.15 bolívares por dólar y en 2004 cuando pasó a 1.92 bolívares.

En 2008 Venezuela aplicó una "reconversión" monetaria eliminando tres ceros al bolívar.

"La situación financiera y resultados de operación de la compañía pudieran ser afectados negativamente debido a que, una parte de sus ventas están denominadas en bolívares; las subsidiarias en Venezuela elaboran productos que están sujetos a controles de precios; y, pudiera tener dificultades en repatriar dividendos de sus subsidiarias en Venezuela, así como en la importación de algunos de sus requerimientos de materia prima como resultado del control cambiario", dijo Gruma en su reporte anual de 2008.

En ese mismo año las operaciones de Gruma en Venezuela representaron aproximadamente el 19% de sus ventas netas.

Gruma se encuentra en un proceso de investigación en Venezuela, ya que desde el año pasado las autoridades asumieron el control temporal de la firma -por unos 90 días- por la relación que tiene con el banquero Ricardo Fernández Barrueco, investigado por fraude.

Sin embargo, Gruma ha precisado que Fernández no forma parte de los directorios de sus divisiones venezolanas ni de ninguna otra de sus filiales, por ser un socio minoritario.

CNNExpansión.com solicitó comentarios de las empresas con respecto al tema sin tener aún una respuesta.

Empresas mexicanas en Venezuela

Cementos Mexicanos (Cemex) ha sido otra de las empresas nacionales que han tenido encuentros con la política venezolana.

Venezuela decidió nacionalizar al sector cementero en 2008, tomando consigo parte de las operaciones de Holcim y Lafarge, pero aún está pendiente la negociación con Cemex, quien decidiera iniciar un proceso de arbitraje, ya que Chávez pretendía dar a la firma sólo 650 millones de dólares, desde los 1,300 millones que solicita la empresa mexicana.

Al medio día del martes las acciones de Gruma en la Bolsa Mexicana de Valores avanzaban un 0.19%, a 26.91 pesos, mientras que las de FEMSA perdían un 1.52% a 76.29 pesos y las de Cemex retrocedían un 2.21%, a 15.48 pesos.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n00283S