AMóvil, sin defensa ante OCDE: expertos

Los análisis que la telefónica encargó para desacreditar al organismo son mala estrategia, dicen; aseguran que el gobierno mexicano debe sostener los estudios sobre la dominancia de la firma.

Por: Edgar Sigler |
Martes, 20 de noviembre de 2012 a las 06:02
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — La confrontación entre la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y América Móvil por la supuesta ineficiencia en el mercado de telecomunicaciones que reveló el organismo en un informe hace 11 meses se reavivó con las apreciaciones de académicos mexicanos y extranjeros. 

En enero de 2012 la OCDE aseguró que la infraestructura deficiente y la concentración en el mercado de las telecomunicaciones en México le habían costado a los consumidores cerca de 25,800 millones de dólares (mdd) anules entre 2005 y 2009 (un total de 125,000 mdd), acusación que refutó América Móvil con dos estudios.

El catedrático de la Universidad de Stanford Roger Norr asegura que Carlos Slim, propietario mayoritario de América Móvil, cometió un error al defender a su empresa con los estudios de Jerry Hausman, director del programa de Investigación en Economía de las Telecomunicaciones del MIT, y a Gregory Sidak, presidente de Criterion Economics.

Hausman y Sidak criticaron las metodologías y las cifras que usaron los expertos de la OCDE para llegar a sus conclusiones sobre las telecomunicaciones en México, con las que pedían regulaciones exclusivas para Telmex y Telcel.

"No me sorprende que alguien que no ha estado aquí (en referencia a Hausman), y que tampoco sabe nada sobre la situación, diga algo como eso", dijo Norr en referencia a Jerry Hausman; "lo que sí me sorprende es que Telmex piense que cualquier mexicano lo vaya a creer. Eso es lo intrigante"

"La estrategia de América Móvil de protegerse a sí misma no es la mejor, porque los hace ver mal ante las personas", consideró el académico en una entrevista después de participar en el foro organizado por TelecomCIDE el jueves pasado.

"La pregunta es ¿cuál es la manera adecuada para medir los precios, cuál es la manera adecuada para medir la competencia, cuál es la manera adecuada para medir la innovación? Y debido a que esos son problemas muy complejos, no lo puedes hacer sólo poniendo ciertos datos por aquí y por allá. De hecho tienes que realizar algo serio, y ellos no lo hicieron. Ese es el fondo del asunto", agregó Norr.

Para Raúl Katz, catedrático de la Univesidad de Stanford, México sí se ha rezagado en los últimos ocho años en comparación a varios países de América Latina.

El director de estrategias de negocios del Instituto de Tele-Información en esa universidad ubica al país en el séptimo lugar entre 18 países de América Latina en su índice de digitalización, un estudio que a través de 24 variables no sólo muestra el grado de accesibilidad a las tecnologías dentro de un país, sino que incluye otros factores como el uso, la confiabilidad y capacidad de redes, además del capital humano.

 

Imagen tomada de la presentación de Raul Katz.

Katz restó peso al hecho de que en México la penetración de la telefonía móvil sea del 86% (que tampoco alcanza los estándares de economías similares donde se llega a más del 100%) o a la cobertura del 65% de la infraestructura de banda ancha; al final esto demuestra que existe un problema con la demanda, que está ligada en cierta medida a los precios.

"Aquí tenemos un problema fundamental que es la brecha de demanda, y todo mundo está de acuerdo", aseguró el catedrático de Stanford.

Katz enumeró una serie de factores que han limitado este proceso de digitalización en México, como la caída en la inversión por usuario de los operadores en los últimos años -que pasó del 38 a 25 dólares- y la cuota de mercado de Telcel, el mayor operador móvil del país.

"El índice de Herfindahl-Hirschman (que mide la concentración en un mercado) para banda ancha fija (4,076) ha mejorado por la participación de la industria de cable. Pero al adicionar la banda ancha móvil, el índice aumenta a 5,233 debido a la cuota de mercado de Telcel en esta última (77.6%)", explicó Katz en su estudio.

Jerry Hausman defendió que la posición de la telefónica de Carlos Slim en el mercado no había impactado en los precios del mercado de manera negativa, e incluso que los usuarios recibieron beneficios por 6,000 mdd con las fuertes bajas de las tarifas de interconexión desde 2011. El investigador del MIT además compara una extensa muestra de países con "condiciones económicas similares" que las tarifas en México son de las más bajas.

Gregory Sidak, en otro estudio pagado por América Móvil, cuestionó desde el punto de vista competitivo la sugerencia de la OCDE para imponer regulaciones asimétricas en temas de interconexión, algo que el Gobierno mexicano ha exigido a Telmex para cambiar su título de concesión y así ofrecer televisión de paga.

"No es que la imposición de una regulación asimétrica cause en general que el sector de las tecnologías de información invierta menos o innove menos. Sí causará que una compañía en particular invierta menos e innove menos", contrastó Roger Norr con la posición de Sidak que opinó que estas normas frenarán el gasto en capital, dañando en consecuencia al mercado.

Norr también subrayó la importancia de que una vez que se declara dominante a una empresa, se debe sostener tanto en la teoría como en la práctica a través de estudios generados por el Gobierno para implementar y defender las regulaciones asimétricas.

"Por eso es importante tener un gobierno inteligente con un regulador que pueda generar datos relevantes sobre el mercado en lugar de dejar a consultores lanzando cifras y estudios hacia ustedes", comentó Norr.

La Comisión Federal de Competencia (CFC) lleva desde 2007 un proceso de investigaciones y resoluciones para declarar a Telmex y Telcel dominantes en diversos mercados de la interconexión, y aunque las ha declarado con esta etiqueta en varias etapas, las compañías han litigado todos los procesos, por lo que han quedado sin efecto para que la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) haya podido aplicar alguna regulación asimétrica.

Si México avanzara en el índice de digitalización a los niveles de Chile, en un año generará ingresos por 18,000 mdd, mientras que generará 500,000 empleos extras, según cálculos del estudio de Katz. Este progreso se dispara cuando se toma como referencia a Noruega, el país mejor ubicado.

Imagen tomada de la presentación de Raul Katz.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005BLQ
recomienda
Patrocinado por