Lee Iacocca, una leyenda automotriz

Salvó Chrysler, protagonizó memorables anuncios y estuvo a punto de ser candidato presidencial.

Por: Alex Taylor III |
Lunes, 19 de noviembre de 2012 a las 06:05
Experto en los cambios
1

Hace un cuarto de siglo, se consideraba a otro CEO exitoso con conexiones con Detroit como material presidencial por su habilidad en el manejo de los cambios corporativos.

Su nombre era Lee Iacocca. Y aunque el auge de 'Iacocca para presidente' fue breve, su carrera como empresario y como aspirante a político contiene algunas lecciones para los líderes de hoy.

Tras haber cumplido 88 años, Iacocca vive tranquilamente su retiro, aunque resurgió la semana pasada para apoyar a Mitt Romney como presidente, diciendo que "el futuro de nuestro país está en juego".

Pocos recuerdan la 'Iacoccamania' que arrasó Estados Unidos en la década de 1980. Después de haber salvado de la bancarrota a Chrysler, protagonizó sus memorables anuncios de televisión, y tras haber escrito una autobiografía de gran éxito, Iacocca estaba a punto de alcanzar una candidatura presidencial.

En 1985, una encuesta de los posibles candidatos a la presidencia demostró que se ubicaba por detrás del vicepresidente George H.W. Bush por apenas tres puntos porcentuales, según la Encyclopedia of World Biography.

Aunque su afiliación política era algo difícil de definir (apoyaba tanto a candidatos demócratas como a republicanos), nadie tenía problemas para definir la postura de Iacocca sobre varios asuntos. Su blanco favorito eran los japoneses.

Se quejaba fuertemente de las restricciones al comercio y de la manipulación de la moneda, y desataba su andanada de quejas característica en el Club Económico de Detroit: "Si a ellos (los japoneses) no les gustan nuestros coches, entonces uno pensaría que pueden tomar algunas autopartes estadounidenses y ayudar a reducir el déficit comercial automotriz. Es curioso, ¿no? Esas partes son lo suficientemente buenas para Mercedes y BMW, pero no lo suficientemente buenas para Isuzu y Daihatsu?"

Detrás de las bravuconerías, Iacocca tenía una extraña habilidad para entender lo que el comprador de automóviles estadounidense deseaba conducir. Como ejecutivo de Ford y Chrysler, creó varios nuevos segmentos de productos y lanzó un notable número de vehículos exitosos (junto con un par de fracasos).

Siguiente: Ford Mustang


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005BN8