ING libra venta forzosa

El grupo tendrá hasta 2015 para devolverle al Gobierno holandés 3,000 mde y una prima del 50%; tendrá hasta 2018 para despojarse de sus operaciones de seguros y gestión de inversiones.

Lunes, 19 de noviembre de 2012 a las 11:21
AMSTERDAM/BRUSELAS (Reuters) — El banco y grupo de seguros holandés ING consiguió más tiempo de parte de reguladores para desprenderse de activos y pagar deuda al Gobierno.

Así, evitó una venta forzosa y quedó bajo supervisión estatal sobre los retrasados pagos de dividendo.

El ente regulador de la competencia de la Unión Europea (UE) acordó este lunes que ING, que recibió 10,000 millones de euros (12,700 millones de dólares) de ayuda estatal en la crisis financiera de 2008, tendrá hasta 2015 para devolver los 3,000 millones de euros restantes, más una prima del 50%.

También dio al banco holandés hasta 2018 para vender o poner a cotizar sus operaciones de seguros y gestión de inversiones, activos cuyas partes deberían venderse con facilidad.

El ente regulador originalmente había determinado que ING debía despojarse del negocio y devolver los fondos estatales para fines de 2013, como condición de aprobación para la ayuda.

Bancos de toda Europa están vendiendo activos y recortando costos en un esfuerzo por recuperarse de la crisis financiera y cumplir con nuevas regulaciones, pero muchos de ellos sufren para concretar acuerdos en medio de una economía global debilitada y mercados financieros inquietos.

El mes pasado, el Royal Bank of Scotland (también bajo presión de reguladores europeos para desprenderse de activos) padeció el colapso de una venta de 316 sucursales al banco español Santander.

"Esto es moderadamente positivo en el sentido de que no tienen que vender en el mercado debilitado. Por otro lado, es un poco negativo porque no van a querer pagar dividendos en el futuro cercano debido a los pagos de devolución de la ayuda estatal", opinó Tom Muller, analista en la banca privada Theodoor Gilissen.

Las acciones de ING subían este lunes 2.6% a 6.679 euros.

"Con todas las prioridades que tenemos, no creo que haya interés de los accionistas en que ahora empecemos a pagar dividendos", señaló el presidente ejecutivo de ING, Jan Hommen.

"A ellos les gustaría ver que le pagáramos al Estado, que devolviéramos el doble apalancamiento", agregó en referencia al capital usado en los sectores de seguros y banca del grupo.

ING dijo que afrontaría algunas restricciones, entre ellas un límite a su capacidad para hacer adquisiciones hasta 2015 o la fecha en que se haya desprendido de más del 50% de sus operaciones de seguros y gestión de inversiones.


Zona de comentarios

Comparte ésta liga: http://exp.mx/n005BO3